WSS_728x90px_EU
728x90-Rocknrock26-02-2017---copia
Publicado: 15 marzo, 2017

Battle Beast, un ciclón llamado Noora

battle beast - metal journal 2017 pic 1

BATTLE BEAST
MAJESTY
GYZE
Sala Tótem, Villava (Navarra)
14 de marzo de 2017

Justo ahora que la otrora floreciente escena heavy finesa comienza a languidecer en detrimento de estilos opuestos como el rap, tal como reconocen los propios músicos del país, es cuando más refulge una de sus promesas hecha realidad; Battle Beast. En 2015 se enfrentaron a la marcha del guitarrista Anton Kabanen, máximo compositor y absoluto pilar del grupo, pero no solo supieron capear la adversidad sino que consiguieron salir reforzados.

La edición de Bringer Of Pain (Nuclear Blast, febrero de 2017) ha sido un fuerte golpe sobre la mesa de una banda que sigue empeñada en ascender sin miedo en el escalafón metálico europeo. Anoche evidenciaron su madurez en la sala Tótem de Villava ante una entusiasta audiencia navarra que tuvo que desafiar el calendario para vestirse de sábado y olvidar la cruda realidad de un martes.

Es precisamente en una época en la que los grandes héroes lamentablemente llenan los obituarios del hard rock y el heavy metal, dejando cada vez más huérfana la escena, cuando más se necesita el siempre cacareado relevo generacional. Anoche se pudo comprobar que ya hay una gran estrella en ciernes capaz de brillar con luz propia. La vocalista Noora Louhimo reclama el cetro que todavía mantienen los grandes cantantes de los años setenta y ochenta.

battle beast - metal journal 2017 pic 2

Noora tiene el talento necesario, una fuerza arrolladora sobre el escenario, una personalidad convincente y, sobre todo, una voz extraordinaria con la que defiende con holgura los temas en directo. Hay pocos vocalistas, masculinos o femeninas, en la escena heavy continental que puedan rivalizar con la finlandesa, que anoche se convirtió en protagonista absoluta en Villava.

Algunos seguidores se habían quejado de que los nórdicos se habían escorado deliberadamente hacia territorios hard rock en Bringer Of Pain, un disco en el que en ocasiones los teclados fagocitan a las guitarras y en el que abundan hasta los guiños techno. Si bien todo eso es cierto, también hay que reconocer la gran calidad de unas composiciones que anoche coparon buena parte del concierto de Battle Beast. Los finlandeses llegaron a tocar un total de nueve de los diez temas que componen el nuevo disco.

Y fue precisamente con tres canciones de su reciente álbum con las que abrieron en Villava; Straight To The Heart, Bringer Of Pain y el single Familiar Hell. Apoyados por unas luces y un sonido de calidad, tan solo tuvieron que salvar algunos problemas pertinaces en el micrófono, que de vez en cuando amenazaba con quebrarse.

Noora despuntó desde los primeros compases del show, siempre bien respaldada por una banda muy activa y entregada. Tras Into The Heart Of Danger, convencieron a los fans al ritmo de su flamante himno We Will Fight. Acto seguido volvieron a recuperar su segundo disco, Battle Beast, con Let It Roar y Black Ninja, uno de los grandes emblemas de los fineses.

El bajista Eero Sipila se encargaba de buena parte de las presentaciones liderando a una banda en la que destacó el engranaje de los guitarristas Juuso Soinio y Joona Björkroth, la pegada del batería Pyry Vikki y las melodías que emergían del teclado portátil de Janne Björkroth.

battle beast - metal journal 2017 pic 3

En la balada Far From Heaven volvió a sobresalir una Noora Louhimo que no parecía tener límites. Oscurecieron su propuesta con Lost In Wars en la que la cantante salió encapuchada y portando un cetro. La versión más heavy de Battle Beast se destapó con Iron Hand, todo un contrapunto a la más discotequera y bailable Touch In The Night.

Al igual que buena parte de sus coetáneos, los finlandeses también abusan de pregrabados de sintetizadores para reforzar su apuesta de directo. Tras la pegadiza Bastard Son Of Odin alcanzaron la cima de la actuación con Enter The Metal World, en la que los fans no paraban de corear, y con Out Of Control.

Llamó la atención tanto la falta del público más joven como el hecho de que seguramente la media de edad de la audiencia fuera superior a la de los componentes de la banda, lo que es muy difícil de ver. Quedaban los bises que comenzaron con una broma. El bajista Eero Sipila amagó con arrancar una versión de Manowar para después interpretar un trozo del Last Christmas de Wham!

Completaron los bises con el también single King For A Day, una de las mejores canciones del nuevo disco, y con la épica Beyond The Burning Skies cerrando una actuación más que sobresaliente por parte de una banda que no solo son presente del heavy metal europeo sino que también están perfectamente preparados para conjugar en futuro.

battle beast - metal journal 2017 pic 5

battle beast - metal journal 2017 pic 4

Pero Battle Beast no tocaron solos anoche en Villava. Estuvieron acompañados por dos interesantes y variopintos teloneros; los japoneses Gyze y los alemanes Majesty. Apenas había unas decenas de seguidores cuando salieron a escena los nipones. Sin desalentarse comenzaron su descarga de death metal melódico en la que destacó el guitarrista y vocalista Ryoji, quien recordaba absolutamente en todo a Alexi Laiho de Children Of Bodom. Tanto en su estilo, como en la forma de coger la guitarra, y hasta en las uñas pintadas quedaba claro quién era la verdadera referencia del músico japonés. No obstante, destacó por una sólida formación y una técnica fuera de serie en un repertorio de apenas 25 minutos en el que llamó la atención la colección de melodías que adornaban sus temas de death metal. Presentaron su último disco, Northern Hell Song, y entretuvieron a los pocos espectadores presentes a esa hora en la sala Tótem.

gyze - metal journal 2017 pic 2

gyze - metal journal 2017 pic 1

Los segundos en salir a escena fueron Majesty, una aventura metálica del vocalista Tarek Maghary que a pesar de haber sufrido una trayectoria discontinua se ha mantenido activa durante dos décadas. Respaldado por una banda joven con una estética muy heavy, Maghary salió dispuesto a demostrar su fe inquebrantable en su personal visión del heavy metal.

Partiendo del referente claro de Manowar tanto en imagen como en música, el estilo de Majesty difiere al incorporar estribillos muy pegadizos y colchones de teclados. Los alemanes destilaron todos los clichés que se puedan imaginar del género, se movieron acompasados como si todo el show partiera de una coreografía y no pararon de posar orgullosos. Su propuesta puede causar hilaridad a quienes repudian todos estos clichés, unas críticas a las que los germanos están acostumbrados y de las que pasan olímpicamente.

Anoche se mostraron entusiastas, animados y, lo que es más importante, supieron contagiar su ímpetu a buena parte de la audiencia que seguramente no tenía ningún disco suyo. Presentaron su nuevo álbum, Rebels, con temas como Die Like Kings, Yolo HM, en la que Maghary pidió la colaboración del público, o la balada Across The Lighning. Recuperaron temas antiguos como Hail To Majesty y Metal Law para triunfar con Heroes In The Night, el tema con el que más reaccionó la audiencia.

Cerraron a ritmo de Thunder Rider y los nuevos Rebels Of Our Time y Fighting Till The End completando casi una hora de heavy metal en la que Majesty sobresalió por su entrega y por su cuidada puesta en escena.

majesty - metal journal 2017 pic 2

majesty - metal journal 2017 pic 1

BATTLE BEAST SETLIST

Straight To The Heart
Bringer Of Pain
Familiar Hell
Into The Heart Of Danger
We Will Fight
Let It Roar
Black Ninja
Far From Heaven
Lost In Wars
Iron Hand
Touch In The Night
Bastard Son Of Odin
Enter The Metal World
Out Of Control

King For A Day
Beyond The Burning Skies

banner-leyendas-336x280