ENTREVISTA – PEP BONET (FOTÓGRAFO DE MOTÖRHEAD)

Motörhead Los Angeles, California. March 2010. Pep Bonet and Lemmy Kilmister at his home in Los Angeles watching documentaries of the second World War on his couch. Motörhead, originally called Bastard, is a long-lived and iconic heavy metal band from England formed in 1975. They are widely recognized as progenitors of thrash metal, a fusion of heavy metal and what was soon to become hardcore punk. Consequently they influenced countless rock, punk rock, and heavy metal bands that followed. The actual band members are: Lemmy Kilmister- Bass and vocals, Phil Campbell- Lead guitar and Backup vocals and Mikkey Dee at the Drums.

“Con Lemmy aprendí a tener integridad, a decir lo que haces y a pensar lo que dices”

Pep Bonet es un reputado fotógrafo, cineasta y documentalista de Mallorca, cuyo extenso currículo está jalonado con numerosos premios internacionales. Sus reportajes, mayoritariamente relacionados con los derechos humanos y las zonas de conflicto, le han hecho viajar por todo el mundo para capturar con sus objetivos las desigualdades que plagan este planeta.

En 2008 decidió unir su profesión con su pasión por la música eligiendo una banda muy especial para él; Motörhead. Lo que parecía el reportaje puntual de una gira británica desembocó en una estrecha relación profesional y personal con la banda que dura hasta la actualidad.

A mediados del pasado mes de diciembre Bonet fotografió la fiesta del 70 cumpleaños de Lemmy Kilmister en el Whisky A Go Go en Sunset Boulevard en Hollywood. Unas horas antes había departido sus últimas palabras con Lemmy, a quien conocía bien, en el Rainbow Bar And Grill cuando le regaló un gorro militar ruso que había comprado en Crimea.

Pep Bonet ha documentado giras de Motörhead, ha cubierto la grabación del disco The Wörld Is Yours, ha fotografiado a los miembros del grupo más allá de los escenarios y es autor del libro Röadkill, donde se compendia parte de su obra con la banda de Lemmy Kilmister. Entre otros trabajos para el grupo británico, destaca la dirección del último videoclip de Motörhead, When The Sky Comes Looking For You, rodado en Mallorca, y publicado en diciembre.

METAL JOURNAL entrevistó ayer a Pep Bonet, unas horas antes que de saliera en dirección a Los Ángeles para asistir al funeral de Lemmy Kilmister que tendrá lugar mañana, y así descubrir más detalles de la vida de uno de los mayores iconos del rock que falleció el pasado 28 de diciembre. Bonet todavía habla de Lemmy en presente, su pérdida sigue siendo difícil de asimilar.   

Motörhead "Los Angeles"

¿Cómo comenzó tu idilio profesional con Motörhead?
Colaboro con la revista americana Rolling Stone y siempre me encargaban trabajos por los cuales se me conoce: conflictos, derechos humanos, personas desfavorecidas, temas de SIDA, postguerras, etc. Una vez les pedí que me mandaran hacer algo de una banda  de rock. Me preguntaron cuál quería y les dije que Motörhead, la única de la que soy fan desde niño. No les había visto nunca, así que la primera vez que vi a Lemmy fue para darle la mano y presentarme. Rolling Stone me dijo que no les interesaba Motörhead, pero que podían hacer de puente para contactar con su comercial. Al ir por parte de ellos se me abrieron bastantes puertas. Les mandé mis libros y les conocí en octubre de 2008 cuando comenzaban la gira europea, que eran dos semanas en Inglaterra.

Alquilé un coche, había quedado con Steffan Chirazi, que es quien me escribió los textos de Röadkill, el libro de Motörhead que hicimos años después. Conocí a Lemmy. Hablamos muchísimo de la guerra. Le encantan los temas de la guerra, es coleccionista, le gusta todo lo que tiene que ver con la Primera y la Segunda Guerra Mundial. Durante dos o tres semanas les seguí con un coche por Inglaterra en el tour europeo. Había días que nos hacíamos 400 o 500 kilómetros. Ellos se metían en el bus de la banda y yo les seguía con el coche. Así cada día, cuando hacían la prueba de sonido yo estaba allí. Cuando llevábamos dos semanas y pico Phil (Campbell) me dijo que dejara el coche y que me fuera con ellos en el bus de la banda. Allí ya flipé.

Se terminó el tour y escribí un e-mail a Rolling Stone. Les enseñé las fotos y les agradecí porque había hecho realidad mi sueño. Me respondieron que eran increíbles y mandaron a uno de sus mejores escritores para entrevistar a Lemmy. Hicieron un reportaje de ocho páginas que titularon ‘The Vampire Of Sunset Strip’ (El vampiro de Sunset Strip). Recuperé el dinero que había invertido e incluso gané más porque las revistas Rolling Stone de todo el mundo tuvieron que licenciar las imágenes y me pagaron. Para la banda y para Lemmy fue una gran sorpresa, porque cuando Motörhead sacaba un nuevo disco, les hacían una reseña pequeñita en Rolling Stone. De repente se encontraron con ocho páginas en todo el mundo.

En el siguiente tour, que era la gira sudamericana; Colombia, Brasil y Argentina en 2009, para que los promotores locales me pagaran todo y estuviese incluido en el pack me hicieron asistente de Phil; asistente de guitarra cuando yo era fotógrafo. Así pude ser parte del equipo para volar con ellos y estar en los mismos hoteles.

A partir de entonces seguí publicando fotos y se me ocurrió la idea de hacer un libro. Seguí con ellos y en realidad nunca he parado. En 2010 empecé a maquetar el libro, se lo enseñé a la banda por si había alguna foto que no les gustaba o querían censurar algo y la verdad es que no censuraron nada. Nunca firmé un contrato con ellos, me decían que fotografiase todo pero que se lo enseñase antes de sacarlo. Hicimos el libro, Röadkill, que iba a ser en un formato grande pero decidimos hacerlo pequeñito y con tapa blanda para que se pudiese vender como merchandise en los conciertos. La impresión no salió tan bien comparada con otros libros que he hecho.

Motörhead "European Tour"

¿Fue difícil ganarte la confianza de Lemmy? ¿Llegaste a fraguar una amistad con él?
Fue fácil porque Lemmy es una persona que o le caes bien o no le caes bien. Es muy transparente. Necesita su espacio. Me he pasado muchas horas en su camerino a veces hablando mucho y otras veces sin hablar, solo bebiendo, fumando… Le apasiona leer, siempre lleva un montón libros, la gente le suele regalar libros, y está con su máquina tragaperras. Al principio me hice más con Phil Campbell, que era muy accesible. Por aquel entonces Lemmy me impresionaba, no quería cagarla. No pretendía ser muy persistente a la hora de tomar fotos, quería que fuese algo natural. Intentaba no ser un pesado. Al final hubo muchísima confianza. He estado con Lemmy en su casa cuando componía una canción, bebiendo con él, yendo a ensayar… hasta en la grabación de un disco entero. Fueron muchas horas y muchos días. Si no hubiera caído bien, hubiese hecho un tour y fuera. Les gustó mi trabajo y nos empezamos a conocer. También hubo una relación muy buena con todo el equipo, lo que es importante. Es como una familia pequeña.

¿Cómo era la personalidad de Lemmy fuera de los escenarios?
Lemmy es lo mismo dentro que fuera, y en general toda la banda. Todos los días se viste igual, cada día se toma su whisky. Al final como tenía diabetes lo cambió por el vodka con zumo de naranja.

Entre los hobbies de Lemmy se conoce la lectura, las tragaperras…
Si íbamos a un sitio y había casino él salía a jugar. Mi objetivo era fotografiar a la banda, pero el problema es que estaban muy poco tiempo juntos; en las pruebas de sonido y en los conciertos. Por lo demás, son tres personas muy diferentes con hobbies distintos y vidas totalmente independientes. Lemmy siempre se iba al casino, Mikkey es el más sano, solo bebe. Con Phil he pasado más tiempo que con Lemmy, era con el que más hablaba, él fue quien me acercó a Lemmy y quien me metió en el bus de gira.

¿Recuerdas alguna anécdota de Lemmy?
Son muy cachondos. Lemmy cuando entré en el bus me dijo que si me encontraba bocadillos o cosas así, que no cogiese nada. Podían tener algún pelo de los huevos… Hacen muchas putadas graciosas. A Judas Priest también les hacían bromas en el escenario. Lo que yo flipaba con Lemmy era la cantidad de bandas grandes como Metallica que siempre iban a verle al camerino. Él nunca se movía de su camerino. Había una veneración hacia él, es impresionante la cantidad de gente que le quería. He coincido con Slash, Dave Grohl, Zakk Wylde… La última vez que le vi rodeado de toda esta gente fue cuando celebró su 70 cumpleaños en Los Ángeles hace poco más de tres semanas; el 13 de diciembre.

Motörhead "European Tour"

¿Cómo fue la fiesta del 70 cumpleaños de Lemmy?
Justo un día antes era el cumpleaños de mi mujer y como yo tenía que ir allí a fotografiar y Lemmy me había invitado aprovechamos para celebrar los dos cumpleaños a la vez. No era el cumpleaños de Lemmy (lo fue el 24 de diciembre) pero lo celebraron por anticipado. Ese día estuvo en el Whisky A Go Go pero llegó un poco tarde. Habíamos estado tomando copas en el Rainbow Bar And Grill, allí en su esquina con la maquinita, y con un montón de gente. No estaba muy fino ese día. Le di un regalito que le compré en Crimea cuando estuve haciendo un reportaje. Era un gorro de piel de los que llevaban los pilotos rusos de los años cuarenta. Se lo di, me lo agradeció pero apenas le entendía. Él estaba muy cansado, acababa de actuar en Alemania unos días antes. Iba a tocar en la fiesta pero no tocó, salieron Matt Sorum, Slash… todos sus colegas. Estábamos con él en la zona VIP. Allí había un sofá grande. Lo que me sorprendió es que mientras la gente tocaba él seguía leyendo un libro. Era como una actitud de ‘no me toques los cojones que estoy leyendo’. Ese día fui poco donde él porque ya tengo el olfato para saber cuándo hay que acercarse y cuándo no. Le vi mal, muy cansado, iba arrastrando varias cosas desde hace tiempo. Fue volver de Los Ángeles y unos días después me llamaron diciéndome que como era parte de la familia tenía que saber que le habían dado dos meses de vida, por si quería acercarme para despedirme. Tan solo un día y medio después murió.

¿Tus últimas palabras con Lemmy fueron en el Whisky A Go Go o en el Rainbow Bar And Grill cuando le diste el regalo?
Fueron en el Rainbow, ese día estuve cerca de él pero después no hablamos. Había mucha gente y yo no pensaba que iba a ser el último día. Yo estaba fotografiando la fiesta de cumpleaños, tenía que documentar el concierto… Además había músicos que no conocía y me enrollé con ellos, gente como Steve Vai, que me encanta. Estuve haciendo fotos y pasándomelo bien. Y de repente Lemmy tenía que salir a tocar, no salió y después desapareció.

Compartiste con Lemmy la grabación de un disco; The World Is Yours, en Los Ángeles. ¿Cómo afrontaba él las grabaciones?
En ese álbum el problema fue que murió el padre de Phil Campbell, y por eso no pudo grabar en Los Ángeles, lo tuvo que hacer en su propio estudio. Pillaron un guitarra para que hiciese los acordes, no para grabarlos sino para ver cómo sonaban. Era la primera vez que Lemmy no grababa con Phil y estaba un poco así. El productor, Cameron Webb, es una pasada. Es una de las piezas clave de Motörhead. Además, graba con un montón de bandas. Lemmy siempre estaba tranquilo porque sabía que si ellos tocaban bien las canciones, Cameron lo registraría a la perfección. Allí vi lo obsesionado que estaba Lemmy con que la música fuese de su rollo. Phil y Mikkey tocan mucho y a veces le comentaban que podían hacer cosas más rápidas, etc. Lemmy siempre les paraba los pies, pretendía que todo sonara a Motörhead, no quería cosas raras. A mí me gusta mucho el virtuosismo; Satriani, Dream Theater… y Lemmy es todo lo contrario. Para mí lo mejor de Lemmy son las letras, le da vueltas a todo. Por ejemplo, el último disco, Bad Magic, es brutal. Se inspira mucho en la lectura.

Motörhead "Los Angeles"

¿Cuándo advertiste el comienzo de la decadencia de la salud de Lemmy?
Estuve con él en Wacken (2013), donde trabajo cada año documentando el festival. Allí fue la primera vez que Lemmy no terminó un concierto. Cuando le vi en el camerino pensé; ¡Dios! No era el Lemmy que yo conocía, le vi muy delgado, cansado, como un hombre mayor. Ahí ya me preocupé un poco. Pararon ese concierto, la gente preguntaba ¿qué va a pasar con Motörhead? Después coincidí con él en Glastonbury, ahí tenía mejor pinta, no como el Lemmy de hace seis o siete años, pero allí ya me confesó fumando un cigarro que había perdido un poco la ilusión de tocar que tenía antes. Me dijo; ‘Pep, solo hay dos posibilidades; parar o seguir’. Le dije que ya sabía lo que iba a hacer, todos lo sabíamos, no es nada nuevo. Ahí comprobé un poco la decadencia. Vi como la edad y las consecuencias no perdonan. No es una persona que se haya cuidado mucho, sí se ha cuidado a nivel intelectual y a nivel de decir que yo soy así y así seguiré. La verdad es que me encuentro triste, porque son muchos años y muchos días. Hay un momento en el que se pierde el mito y se queda el amigo. Para mí siempre ha sido Lemmy.

Además del trabajo como fotógrafo, ¿pudiste compartir ratos en su casa o en el Rainbow Bar And Grill como amigos?
Sí, de hecho cuando ya había realizado muchas fotos paraba, había momentos en que íbamos a beber, a ver documentales o películas, a charlar. He vivido momentos muy especiales y muy intensos y personales. Un día en Los Ángeles que me contó de primera mano las historias con Jimi Hendrix me emocioné. Es que es verdad, llegó a estar con Hendrix. Me contaba cuando iban a buscar tripis…

¿Su casa era tan caótica como aparecía en las imágenes?
Sí, era un apartamento muy pequeño a dos calles del Rainbow Bar And Grill. El día que fui a su casa me regaló su sombrero, que todavía lo tengo. Es el que usé para rodar el videoclip.

Motörhead "European Tour"

Röadkill, además del libro, también ha sido una exposición itinerante.
Sí, la lanzamos en Vitoria en el Azkena Rock hace unos años. Ha estado en Ámsterdam y el año pasado estuvo en Wacken en el cuarenta aniversario. También ha habido un par de expos un poco más pequeñas. Ahora de momento está todo parado porque como era el aniversario y tengo mucho trabajo nuevo queríamos replantear todo. Aparte del funeral el lunes me tendré que reunir con el manager; Todd (Singerman), con la gente de la compañía y con Steffan para plantear cómo vamos a seguir, qué vamos a hacer, hay mucho material. Yo hace un año que estoy detrás de un proyecto. Se hizo un documental sobre Lemmy y yo quería hacer la película de Motörhead; sobre la banda. Tengo gente detrás que quiere financiarla y distribuirla, además de la discográfica. La putada es que se nos ha ido Lemmy. Yo se lo comenté en Munich, en el último concierto que le fotografié hace un mes. Me dijo que bien y me empezó a soltar nombres de gente con quién tenía que hablar… Le gustó porque la banda también se lo merece; Phil, Mikkey o ‘Fast’ Eddie Clarke. El grupo se merece una película en la que se cuente la historia desde el principio. Está en el aire, no sé lo que va a pasar. Últimamente estoy haciendo más cine y documentales que fotografía pero intento combinar todo.

¿El libro que se anuncia como Victory Or Die es el del cuarenta aniversario de Motörhead?
Está en Amazon, pero de momento está todo parado. Iba a salir este mes, pero hasta que no vuelva de Los Ángeles y decidamos cómo nos vamos a mover… Salir saldrá, pero no sé cuándo. Era el Röadkill en versión grande y con fotos añadidas. Manteníamos los textos de Brian May, Slash, Nicko McBrain y Lemmy. Teníamos pensado meter algunos textos más además de los de Steffan. Con el libro pequeño (Röadkill) me quedé descontento porque la tapa era blanda, el papel era muy fino, no quedaron bien los tonos…

Uno de tus últimos trabajos fue la dirección del videoclip de Motörhead When The Sky Comes Looking For You, perteneciente al último álbum Bad Magic. ¿Seguiste directrices de la banda?
No, a la banda yo se lo enseñé acabado. Cuando le propuse a la discográfica ya les dije que quería hacerlo sin el grupo, porque sabía que era imposible con ellos. Ya sabía cómo estaba Lemmy, no iba a estar por la labor de que les juntara dos o tres días en Mallorca o en cualquier lugar. Planteé un guión sin el grupo, cogí un tema que me gustaba y les pasé unas directrices básicas. Tuve que hacerlo en tiempo récord, porque estaba en Sudáfrica y me dijeron que lo necesitaban ya porque empezaba el tour europeo. Llegué de Sudáfrica y en dos semanas estaba todo disparado; localizaciones, actores, equipo, todo. Fue una movida gorda, pero lo hicimos. Es mi primer videoclip.

¿Cuál fue la reacción de Lemmy?
Se lo enseñé personalmente y le encantó. Me dijo que le gustaba mucho cómo empezaba. La idea era alargar la canción. Siempre le han gustado los vídeos donde no sale la banda. Dieron el visto bueno y lo sacaron. Llevaba un tiempo hecho, pero como pasó lo de París (los atentados en la sala Bataclan el 13 de noviembre) dijeron que el vídeo se parecía un poco a lo que había sucedido allí. Por eso esperamos un tiempo.

¿Cómo se quedan los familiares, compañeros y amigos después de perder a Lemmy? ¿Conoces a su hijo?
Lo conocí en Los Ángeles el día del concierto porque salió a tocar también. Lo había visto en el documental de Lemmy, sabía que existía.

¿Tenía una relación muy cercana con su hijo?
No lo sé, muy cercana no creo, pero no te lo puedo asegurar.

¿Y cómo se han quedado Phil Campbell, Mikkey Dee y el resto del equipo?
Phil lo último que me dijo hace tres días es que todavía no lo había asimilado, la banda no va a tocar más, Lemmy es irremplazable. Debía de estar claro que cuando él muriera no había nada que hacer.

¿Cómo definirías a Lemmy Kilmister en unas palabras?
Para mí fue un maestro, una persona sincera y honesta. Con él aprendí a tener integridad, a decir lo que haces y a pensar lo que dices. Era una persona sabia.
Texto: Pedro Alonso
Fotos de Lemmy: Pep Bonet

Página web de PEP BONET

Motörhead "European Tour"

Síguenos y dale al "Like":
23

Más historias recomendadas