Ghost celebra el domingo de resurrección en un sepulcro reducido

ghost - metal journal 2017 pic 1

GHOST
ZOMBI
Sala Santana 27, Bilbao
16 de abril de 2017

Para unos se trata de la banda puntera que ha tomado el testigo de los grandes en la segunda década del siglo y para otros un mero producto comercial trazado con retazos musicales y visuales prestados de diferentes géneros y artistas. El caso es que no llevan ni una década de trayectoria y los enmascarados Ghost, encabezados por el Papa Emeritus, no dejan a nadie indiferente y se han expandido por doquier codeándose con la crème de la crème del metal internacional. En apenas un par de meses protagonizarán una gira crucial acompañando a Iron Maiden en el tramo norteamericano de su interminable tour mundial ‘The Book Of Souls’.

Tres discos en el mercado, varios EP’s entre los que destaca el que presentan ahora (The Popestar), elogios de algunos próceres del metal y prestigiosos premios como los Grammis suecos o el Grammy americano jalonan una trayectoria siempre ascendente. Ni siquiera los contratiempos, como las demandas que han interpuesto algunos exmiembros de la banda contra su líder, parecen entorpecer la senda de éxito de los escandinavos.

Sin embargo, esta peculiar ‘iglesia’ que coquetea con lo satánico se ha topado en España con la Semana Santa de verdad chocando de bruces y haciendo descarrilar sus optimistas aspiraciones. Dos de los tres grandes pabellones en los que iban a tocar tuvieron que cambiarse en los últimos días por recintos de aforo mucho más modesto. En Barcelona pasaron del Sant Jordi Club a Razzmatazz y anoche sustituyeron el BEC de Barakaldo por la sala Santana 27 de Bilbao.

Inmersos en pleno domingo de resurrección, Ghost tuvieron que conformarse con un ‘sepulcro’ mucho más reducido, lo que lógicamente cercenó un espectáculo previsto para recintos de mayor capacidad. Alrededor de un millar de espectadores desafiaron a los días de asueto y se enfundaron de negro para acoger a las huestes sin nombre y sin rostro que lidera el peculiar Papa Emeritus.

Pero antes concurrieron los teloneros Zombi, un particular dúo de Pittsburgh (Pennsylvania, Estados Unidos), que ellos mismos se autodefinen como una banda instrumental que practica rock espacial progresivo. La unión de un batería y un teclista que alternaba los sintetizadores y un bajo fue toda una sorpresa para buena parte de la audiencia que no conocía su propuesta.

Técnicamente muy competentes se adentraron en vericuetos instrumentales que en vez de caldear los ánimos más bien los aplacaron con largos episodios espaciales, psicodélicos y evasivos, que conferían un ‘chill out’ rockero no apto para todos los públicos. Consiguieron que la Santana 27 se tornara en un remanso de paz dejando el terreno completamente despejado para que Ghost pudieran incursionar a gusto.

zombi - metal journal 2017 pic 2

GHOST

Tras varias intros, los suecos salieron al ritmo del Square Hammer, el único tema que tocaron del EP Popestar que presentan en esta gira. El Papa Emeritus acaparó todas las miradas luciendo una vestimenta en la que destacada la mitra y una ornamentada casulla. El pie de micro servía de báculo al vocalista que muchos asocian a King Diamond simplemente por su maquillaje.

Alrededor del líder pululaban los ‘Nameless Ghouls’, cinco músicos cuya identidad se oculta bajo una máscara plateada y que cumplen su misión con solvencia a pesar de que no puedan aspirar a una fama y un reconocimiento que se queda perdido en el anonimato. Con un escenario elaborado, buenas luces y sonido, Ghost hicieron escala en sus diferentes discos con temas como From The Pinnacle To The Pit, la pegadiza Secular Haze, Per Aspera Ad Inferi o Body And Blood.

En directo los suecos ganan en potencia a la hora de interpretar un caleidoscopio de estilos que van desde los riffs heavies hasta las melodías pop pasando por destellos de rock clásico, influencias de los albores del doom y el metal y todo ello bañado en una actitud de ‘shock rock’ y heavy teatral que a lo largo de la historia han popularizado leyendas como Kiss, Alice Cooper, King Diamond

Tras la instrumental Devil Church alcanzaron los momentos más intensos con Cirice, el tema con el que ganaron el año pasado el Grammy a la ‘Mejor Interpretación de Metal’, y con Year Zero, donde evidenciaron sus fundamentos más heavies. Ghost es una banda de contrastes como se pudo comprobar con el cambio radical que manifestaron con la melosa He Is, precedida del tema de piano Spöksonat.

En pleno repaso de su último disco de estudio, Meliora (2015), apostaron por Absolution antes de que el Papa Emeritus se desmadrase con una arenga en la que prometió un tema “realmente heavy”. Se refería a Mummy Dust. En la recta final viraron la mirada hacia sus dos primeros discos con Ghuleh/Zombie Queen y Ritual con el que dieron por finiquitado el concierto cuando apenas llevaban una hora y diecisiete minutos.

El Papa Emeritus no se hizo de rogar y, sin meterse en camerinos, prometió un tema más al tiempo que interactuaba con las primeras filas y con la balconada en la que había un niño disfrazado también de ‘emérito’ a imagen y semejanza del vocalista sueco. Cerraron con un único bis dedicado al orgasmo femenino; Monstrance Clock.

En total hora y media escasa de concierto que satisfizo sobremanera a la horda de aficionados de Ghost, muchos de los cuales lucían las camisetas de la banda, gracias al sobresaliente sonido y a la buena puesta en escena de los suecos. Otro tema es si fueron capaces de conseguir conversos a su causa entre aquellos que se habían acercado simplemente por el reclamo que genera su nombre en la escena actual.

ghost - metal journal 2017 pic 12

ghost - metal journal 2017 pic 9

ghost - metal journal 2017 pic 3

ghost - metal journal 2017 pic 4

ghost - metal journal 2017 pic 6

ghost - metal journal 2017 pic 13

ghost - metal journal 2017 pic 10

 

Síguenos y dale al "Like":
0