Annihilator, thrash a ritmo infernal

annihilator - metal journal 2019 pic 2

ANNIHILATOR
ARCHER NATION
Santana 27, Bilbao
31 de octubre de 2019

Hay sentimientos que son difíciles de fingir. Y después del vendaval de thrash metal llamado Annihilator que arrasó anoche la sala Santana 27 de Bilbao, los fans pudieron presenciar a un Jeff Waters en plenitud e irradiante de felicidad. Además de derrochar su personal estilo a la hora de tocar la guitarra y de espolear a toda la audiencia con una interpretación al máximo de revoluciones, el músico canadiense demostraba que está disfrutando como nunca encima del escenario.

Annihilator pasó como una apisonadora ante una sala que presentaba un buen ambiente en plena noche de ‘Halloween’. Una hora y media en la que hicieron una retrospectiva de parte de su extensa carrera y en la que Waters se retroalimentó de la energía de sus jóvenes compañeros. Un concierto de hora y media que hubiera sido perfecto si no lo hubieran finiquitado abruptamente sin interpretar Alison Hell dejando a buena parte de los fans con un regusto agridulce. El propio Jeff Waters explicó que la sala iba a abrir como discoteca poco después del concierto, y que tenían restricción de tiempo.

El comienzo del concierto fue toda una batería de trallazos de thrash a un ritmo infernal. Betrayed, el clásico King Of The Kill, No Way Out y One To Kill, el primer destello de For The Demented (2017), el que todavía sigue siendo último disco de la banda canadiense. Aunque en su día fue un álbum totalmente rupturista, Set The World On Fire siempre ha sido uno de los preferidos para muchos de los fans de Annihilator. Ayer se pudo comprobar una vez más cuando tocaron el tema homónimo.

Jeff Waters es capaz de cantar, tocar la guitarra con su particular destreza, y corretear por el escenario, siempre bien secundado por sus compañeros; el también guitarrista Aaron Homma, el bajista Rich Hinks y el batería Fabio Alessandrini. Además, se mostraba muy comunicativo y cercano con los fans llegando en varias ocasiones a tocar pegado a los seguidores de la primera fila.

“¿Queréis thrash?”, espetó Waters en la introducción de Ultraparanoia, que representaba al disco Refresh The Demon. Esa energía venía bien, tal como explicó el frontman, para bajar la grasa. Contó que se quería quedar a vivir por estos lares porque le había gustado mucho la comida. “La siguiente es una canción muy difícil de interpretar para mí, pero me han animado mis compañeros”, señaló Waters en la introducción de The Trend, de la que tocaron la parte instrumental.

annihilator - metal journal 2019 pic 3

La locura se desató cuando enlazaron con Schizos (Are Never Alone) Part I & II en la que surgió un circle pit entre los aficionados más entusiastas. El solo de batería de Fabio Alessandrini sirvió de transición hacia uno de los temas más pegadizos de la noche; Knight Jumps Queen, segundo que tocaban de Set The World On Fire, y que Waters dedicó a las chicas.

El frontman volvió a mentar el thrash en la introducción de Twisted Lobotomy, el tema de apertura de For The Demented. Tuvieron tiempo también de adelantar una canción de su próximo lanzamiento de estudio, Ballistic, Sadistic, que saldrá a la venta en enero. Se trataba de Psycho Ward, para la que Waters se ha inspirado en el clásico Stonewall. Sorprendió al explicar la letra: “En la vida intentamos ser buenas personas con todo el mundo, pero siempre hay una persona a la que odias y quieres que la atropelle un coche”.

“Este tema no tiene nada que ver con ‘Halloween’”, bromeó Jeff Waters con Aaron Homma, al que le dejó presentar Tricks And Traps, un título muy propicio para esa noche y que rescató el disco Remains, en su época un trabajo controvertido por su orientación más industrial. Waters explicó que en 2020 van a celebrar el trigésimo aniversario de Never, Neverland, un disco muy especial para él. Lo harán en una gira en la que lo interpretarán entero y en la que contarán con alguno o algunos de los componentes que lo grabaron. Aunque ese álbum tendrá todo el protagonismo en la próxima gira, anoche quisieron recrear el que catalogaron como su tema favorito; Phantasmagoria, ante el delirio de sus incondicionales.

Sin prácticamente perder tiempo para hacer un corte antes de los bises, Waters llegó a señalar a dos de sus influencias; Van Halen y Slayer, y explicó que la última parte del concierto estaba dedicada al debut de Annihilator: Alice In Hell, que en 2019 ha celebrado su 30 aniversario. De hecho, tenían pensado conmemorarlo en esta gira, pero la muerte del vocalista Randy Rampage, que iba a acudir como invitado especial, abortó todos esos planes.

Waters recordó la figura de Randy Rampage, un cantante muy vinculado al hardcore y al punk y a quien el rock le parecía muy comercial, tal como explicó su antiguo compañero antes de catalogarlo como “una leyenda”. Para rendirle homenaje tocaron uno de los temas que más le gustaban; Burns Like A Buzzsaw Blade.

El frontman explicó que tenían el tiempo acotado porque la sala iba a abrir como discoteca y que no podían tocar todos los temas. Preguntó a los fans qué preferían; W.T.Y.D. o Alison Hell. Parecía una clara estrategia para espolear el ánimo de los seguidores antes de tocar los dos clásicos. Sin embargo, la sorpresa llegó cuando cortaron el concierto de forma abrupta tras el intenso W.T.Y.D. dejando a los fans sin uno de los grandes estandartes de la banda: Alison Hell y con un pequeño regusto amargo después de un gran concierto de hora y media.

archer nation - metal journal 2019 pic 1

Antes de Annihilator salieron a escena los californianos Archer Nation, un trío que curiosamente ya había tocado con Annihilator en esta misma sala en octubre de 2015. Aunque por aquel entonces se denominaban simplemente Archer. Ayer presentaron su tercer disco, Beneath The Dream (2019), y evidenciaron una gran evolución con respecto a su anterior visita.

Liderados por el guitarrista/vocalista Dylan Rose, los americanos fueron capaces de alternar temas rayanos al thrash con partes más melódicas y heavies. Se mostraron muy activos sobre el escenario y resueltos técnicamente, bien comandados por Rose, que estaba secundado por una sección rítmica muy intensa. El batería Keyhan Moini no paraba de sacudir su cabeza al más puro estilo de Tommy Aldridge. A sus temas le faltó algo de gancho para captar más adeptos a su causa, aunque dejaron un sabor mucho mejor que en su anterior visita.

ANNIHILATOR SETLIST
Betrayed
King Of The Kill
No Way Out
One To Kill
Set The World On Fire
Ultraparanoia
The Trend
Schizos (Are Never Alone) Part I&II
Solo de batería
Knight Jumps Queen
Twisted Lobotomy
Psycho Ward
Tricks And Traps
Phantasmagoria
Burns Like A Buzzsaw Blade
W.T.Y.D.

ANNIHILATOR

annihilator - metal journal 2019 pic 1

annihilator - metal journal 2019 pic 7

annihilator - metal journal 2019 pic 8

annihilator - metal journal 2019 pic 9

annihilator - metal journal 2019 pic 6

annihilator - metal journal 2019 pic 5

annihilator - metal journal 2019 pic 12

annihilator - metal journal 2019 pic 11

annihilator - metal journal 2019 pic 4

ARCHER NATION

archer nation - metal journal 2019 pic 6

archer nation - metal journal 2019 pic 5

archer nation - metal journal 2019 pic 4

archer nation - metal journal 2019 pic 2

archer nation - metal journal 2019 pic 3

archer nation - metal journal 2019 pic 7

archer nation - metal journal 2019 pic 8

21
fb-share-icon0
0