Bernie Tormé, una guitarra en libertad

bernie torme signed pic

*Reportaje/entrevista realizado por Pedro Alonso en 2001 para la revista Kerrang!

La guitarra de este rubio irlandés ha sido una de las fuentes más ricas que ha alimentado el heavy metal británico en las tres últimas décadas. De los clubes de su Dublín natal pasó a recorrer el mundo con Ian Gillan, jalonando de éxitos la carrera en solitario del vocalista de Deep Purple. El reconocimiento a escala internacional que había alcanzado Bernie Tormé a comienzos de los 80 le llevó a ocupar el puesto del malogrado y genial Randy Rhoads en la banda de Ozzy Osbourne. Pero al igual que Randy, el gran negocio que rodea al rock le sobrepasó impulsándole a adentrarse en la trastienda de un circo que no iba con él. Armado con su guitarra, ha vivido en un underground que le ha revestido de honradez y credibilidad.

“Nací en Dublín, Irlanda, y viví allí hasta que me trasladé a Londres en busca de fama y fortuna a mediados de los 70. Conseguí mi primera guitarra acústica a los once años pero durante seis meses no realicé grandes progresos. Tuve la suerte de hacerme con una pequeña Hofner eléctrica y un amplificador, gracias a que mi padre tenía una tienda de artículos de segunda mano. A los 12 o 13 años ya admiraba a Jeff Beck”. Bernie había comenzado a amar las seis cuerdas que en un futuro se convertirían en el sustento de su vida.

“A comienzos del 67 era un gran fan de Cream. Los vi en el ‘Top Of The Pops’, donde también actuaba otro chico: Jimi Hendrix. Nunca he escuchado ni he visto a nadie como él. Es difícil imaginar hoy en día el impacto que causó aquel sonido tan heavy de acordes distorsionados. Hizo que los Cream pareciesen flojos y un poco aburridos. Me quedé enganchado al sonido ruidoso de guitarra que la gente comenzó a llamar heavy metal en el 68/69. Entonces también se oía hablar muy bien en Dublín de Rory Gallagher, así que aproveché para ir a verle en el Countdown Club. Allí estábamos 20 personas, incluidos mis tres amigos, y me quedé fascinado de que un guitarrista irlandés pudiese tocar de esa manera”.

Bernie ya se había percatado de las buenas vibraciones musicales que se percibían en su cuidad natal. “Vi a Gary Moore en otra sala de Dublín con Skid Row, donde Phil Lynott era el cantante. Tocaban versiones y eran sorprendentes. Asimismo seguí la formación de Thin Lizzy con Lynott y Eric Bell hacia 1969. Yo era unos años más joven que todos esos chicos y podía aprender mucho sobre cómo tocar con solo ver a los guitarristas en las actuaciones. Dublín era un gran sitio para aprender a manejar la guitarra. En 1968 escuché el primer material que recibía el nombre de heavy metal: Vanilla Fudge y Jeff Beck. Me encantó. Después llegaron Led Zeppelin, Black Sabbath y Deep Purple”.

Tras varios años sintiendo y aprendiendo lo entresijos del negocio musical había llegado la hora de tomar un paso definitivo. “En 1969 formé mi primera banda con varios amigos. Solíamos tocar en bailes, fiestas y algunos festivales de heavy rock y blues. Nos llamábamos Wormwood. ¡Terrible! Un año después nuestro bajista nos dejó y no encontramos un reemplazo, lo que acabó con el grupo. A partir de ahí me uní a Urge, un conjunto con bastante reputación en Dublín, en 1970 o 1971. Actuábamos tres veces a la semana y teloneamos a Thin Lizzy cuando volvieron de Inglaterra. Allí aprendí muchísimo. Aunque no éramos una banda de heavy, sí teníamos material potente a lo Purple o King Crimson. Al de un año echaron al batería, que era mi amigo, y me fui en protesta. Ya no pude encontrar un buen grupo con el que tocar en Irlanda”.

Sin otro remedio, Bernie tuvo que preparar las maletas en busca de nuevas metas en el complicado mundo del rock. “En 1974 me fui a Londres al igual que otros músicos irlandeses, debido a los problemas que había en el norte de mi país. Allí hice audiciones para muchas bandas, pero no me gustaba ninguna de ellas ya que eran de rock, pop o country. ¡Demasiado blandas! Yo quería tocar heavy metal, así que organicé mi propio combo: Scrapyard y actué por los clubes del sudeste de Inglaterra durante unos años. Por aquella época le hice una audición al bajista John McCoy (con quien toqué después en Gillan). Estuvo con nosotros seis meses. Él decidió que la banda obtendría más conciertos bajo el nombre de McCoy, y el batería se puso de su parte, así que yo me fui. Cogieron a Paul Samson para reemplazarme y por ahí existe un disco en directo grabado en un club de Reading que es muy bueno. Por supuesto que hubiera sido mejor conmigo, je, je”.

Aquel batacazo no socavó la ilusión de Bernie que rápidamente se puso manos a la obra. “Me quedé bastante mal después de que McCoy robase mi grupo, así que monté otro con Phil Spalding al bajo y Mark Harrison a la batería, y lo llamé Bernie Tormé Band. Ellos eran músicos de jazz, y yo me pasaba todo el tiempo pidiéndoles que tocasen más fuerte. Fue entonces cuando descubrimos a Sex Pistols y nos volcamos hacia el heavy/punk. Giramos sin descanso y editamos un disco. Tal vez nuestras canciones no eran maravillosas, pero sí lo era nuestra actitud”.

gillan pic 1

Un impulso para Ian Gillan

La fama ya estaba a la espera de Bernie, un guitarrista por cuya sangre siempre ha corrido un verdadero amor por su trabajo. “De ahí pasé a Gillan, que no atravesaba por un buen momento y quería reemplazar a su guitarrista Steve Byrd. Pensaban que era demasiado jazzy y poppy, y totalmente alejado del estatus de guitar hero. McCoy le aconsejó a Ian que llevase a mi banda como telonera en un par de shows. Entonces convenció al teclista Colin Towns para que me viese y después a Ian, aunque yo no lo sabía. Dos semanas más tarde Ian me telefoneó para pedirme que me uniera a su grupo. ¡Pegué un salto enorme! Era un gran héroe para mí”.

En pocos años Bernie Tormé, junto con Colin Towns, John McCoy y Mick Underwood relanzaron la carrera de Ian Gillan con discos de la talla de Mr. Universe (1979), Glory Road (1980) o Future Shock (1981). “Siempre recuerdo esta anécdota. Durante el primer tour con Gillan, nada más salir ‘Mr. Universe’, estábamos en un pequeño hotel en un lugar llamado Carlisle, al norte de Inglaterra pegando con la frontera de Escocia. Estaba helado y nos encontrábamos deprimidos. Entonces sonó el teléfono y preguntaron por alguno de la banda Gillan. Era nuestra oficina para informarnos de que ‘Mr. Universe’ había entrado directamente en las listas en el puesto 11. ¡Wow! ¡Menudo subidón!”

gillan pic 2

Los éxitos se sucedieron hasta que las chispas comenzaron a saltar en el seno de la banda. “Fue como una ráfaga, pero todo lo bueno nunca es duradero. Ian nos prometió muchas cosas al principio cuando aún no podía pagarnos adecuadamente. Creo que él no pensaba que íbamos a tener tanto éxito y así no tendría que cumplir su palabra. Una vez que despuntamos ya no podía mantener lo prometido e involucró al propio management, que se negó a aceptar las primeras condiciones. Nos engañó, lo que hizo que la banda y la música dejasen de ser prioritarias. La atmósfera se enrareció, comprendí la situación y decidí marcharme. Realmente me siento feliz de haber tocado en un conjunto tan grande y ante audiencias enormes. Me creó un nombre en el negocio y estoy eternamente agradecido a Ian por ello. Llevo sin verle desde hace cinco o seis años, pero estaría encantado de tomar algo con él. Suelo hablar a menudo con Colin, Mick y John, aunque no tienen buena relación entre ellos. Asimismo, entiendo que no tengan contacto con Ian, hay mucho rencor por medio, es una pena”.

ozzy bernie

El cetro de Randy Rhoads

La cara y la cruz de Gillan no mermaron las ganas de Bernie de seguir ofreciendo lo mejor de sí mismo. “Después formé Electric Gypsies con Everton Williams y Frank Noon (ex Def Leppard) y editamos ‘Turn Out The Lights’  y ‘Electric Gypsies’. Mientras tanto recibí la propuesta de sustituir a Randy Rhoads en Ozzy Osbourne. No quería hacerlo porque pretendía alejarme de las grandes giras, pero me hicieron una propuesta que no pude rechazar. Reemplazar a Randy fue muy difícil, no conocía el material del todo, tenía muy poco tiempo para aprenderlo y Randy era un gran guitarrista. Adoro aquellos discos aunque no los había escuchado antes de que me llamaran”. Solo un genio podía haber tenido el privilegio de suceder al mito Randy Rhoads. “Creo que hice un buen trabajo, Ozzy y los demás eran muy amables y me ayudaban mucho. Pero no quería pasarme el resto de mi vida tocando las partes de otro en grandes estadios. No era mi estilo, así que lo dejé”.

“Por aquella época hice un par de tours y un disco (‘Headline News’) con Atomic Rooster. Fue muy divertido y adoraba a Vincent Crane y Paul Hammond. Fue terrible cuando fallecieron. Vincent se suicidó y Paul murió de una sobredosis unos meses después, un suceso que también podría haber sido suicidio. Además salió otro disco en directo: ‘Atomic Rooster Live In Germany ‘83’. Tras esto me junté con Phil Lewis (ex Girl, L.A. Guns) en Tormé e hicimos un par de elepés”.

Como muchos otros músicos británicos, Bernie también cruzó el Atlántico en busca de nuevos retos. “Me mudé a Estados Unidos para trabajar con Dee Snider en el disco de Desperado, donde tocaba la batería Clive Burr (ex Iron Maiden). Un álbum genial. Todavía mantengo el contacto con Dee, quien ha usado siete u ocho canciones más en su nuevo trabajo. Asimismo, también él ha cantado un tema en mi último disco, ‘White Trash Guitar’. Después de Desperado estuve bastante tiempo enfermo y me tomé un descanso de la música, un negocio que siempre he odiado ya que solo es dinero. Para ganar dinero me hubiera metido a trabajar en un banco. Aquel parón fue muy largo, sobre ocho o diez años. Una mañana me desperté y quise volver a mi primer y mejor amor: la música. Grabé un disco llamado ‘Wild Irish’ con mi propio sello. El siguiente paso era tocar en directo, lo que he conseguido de forma regular en los últimos años en Inglaterra, Holanda y Alemania. Para 2001 tengo planes de ir a Italia, Alemania y Estados Unidos. Mi banda actual se llama Electric Gypsies. Editamos otro disco titulado ‘White Trash Guitar’ y en breve aparecerá un álbum en directo”.

Bernie Tormé ha demostrado, gracias a su honradez, que respira la música con autenticidad. “Estoy contento de seguir vivo y relativamente sano. Muchos de mis amigos están muertos o locos. Afortunadamente tengo tres hijos maravillosos, Jimi, Eric y Tallulah, que me mantienen en la línea que separa la locura de la realidad. Y, por supuesto, adoro hacer lo que siempre me ha gustado; tocar heavy con mi guitarra”.

Una curiosidad

“Led Zeppelin originalmente se llamaron New Yardbirds, después de que Page hubiera reemplazado a Jeff Beck en la banda. El batería Mick Underwood, con quien toqué posteriormente en Gillan, estaba en el grupo Herd con Peter Frampton. Lo dejó y recibió una llamada de Peter Grant, representante de New Yardbirds, para unirse al nuevo conjunto. Por aquel entonces Mick quería hacer un parón en el negocio de la música y rechazó la oferta cerrándose el camino para entrar en Led Zeppelin. Historia real”.

bernie tormé pic 1

21
fb-share-icon0
0

more recommended stories