Carlos Prats: “Estamos ante una de las ediciones más multitudinarias del Leyendas”

Carlos Prats es el responsable de comunicación de Leyendas Del Rock, y como no podía ser de otra manera es de Villena, la localidad que cada año acoge uno de los festivales heavies con más tirón en España. Afirma que no estaba en el canal heavy antes de unirse a la organización del festival, aunque sí era muy festivalero. Dirigir El Periódico de Villena le llevó a conocer al alma máter de Leyendas del Rock, Marcos Rubio, y a unirse a las filas del festival. METAL JOURNAL le entrevista para conocer más detalles sobre la próxima edición de Leyendas Del Rock.

Con Rosalía Sairem y Thomas Vikström, de Therion
Carlos Prats en el centro junto con Rosalía Sairem y Thomas Vikström de Therion.

¿Cuáles son los tres principales reclamos que tenéis este año del festival? Los puntos fuertes…
Tengo uno clarísimo que no pasa por el cartel. Yo creo que Leyendas tiene ese encanto especial de no ser un festival muy grande y tampoco chiquitito, todo el mundo se conoce. Hay un sentimiento de comunidad o de familiaridad muy grande. Quien ha estado en Leyendas lo sabe. Ese es nuestro principal reclamo ahora y siempre. Es un punto de encuentro con amigos de todas partes del país y en algún caso venidos de otros países de Europa o América, que son habituales. Y ese es un punto muy fuerte independientemente del cartel que pueda haber cada año. Hay gente que va a venir sí o sí, que compran las entradas a ojos cerrados y les da lo mismo quién venga, que sean dos días, que sean cuatro, que sea mejor o que sea peor la propuesta artística. Y súmale a ello las instalaciones del Polideportivo, las piscinas, el césped, la comodidad de tener la zona de acampada a 50 metros, la hospitalidad de Villena… todo ello hace de Leyendas un evento imprescindible más allá de que el cartel guste más o guste menos.

También cuenta que es un festival con un precio muy atractivo…
Sí, somos también un festival muy barato en relación calidad-precio a nivel de entradas, de precios en barra, a nivel de servicios. Y eso la gente lo valora también. Aunque evidentemente para un porcentaje importante de público está el cartel también. No se puede negar que nosotros nunca vamos a destacar por ser la propuesta más bestia y con los nombres más grandes, pero sí que intentamos hacer siempre una propuesta muy equilibrada y muy potente, con una calidad enorme en los escenarios. En nuestro caso creo que se conforma una clase media muy potente y permite a la gente disfrutar de bandas muy conocidas por un lado, pero también bandas que tampoco son tan fáciles de ver en España. En algún caso Leyendas es su única parada. Siempre hay alguna perlita por ahí y eso se suele agradecer mucho también.

¿Qué estimación de público esperáis este año?
El dato objetivo es que a día de hoy tenemos vendidas más entradas que nunca a estas alturas. Falta el arreón final, que eso es siempre un poco incierto porque depende de muchas circunstancias: gente que a última hora se apunte porque consigue vacaciones, que le cambian un turno en el trabajo o que tiene su entrada para otro festi en junio o julio, no cuentan con venir, pero cuando queda una semana se vienen arriba y dicen: ‘qué leches, vamos para allá’. Y eso es más difícil de estimar. Sí que sabemos seguro que va a ser una edición con mucha afluencia con lo que llevamos vendido hasta ahora. En nuestro caso ha habido muy pocas devoluciones, tenemos un público muy fiel, pero en cualquier caso, cualquier evento que se haga este verano en medio mundo va a reventar porque la gente lo está deseando después del parón de la pandemia. Las expectativas son buenísimas.

¿Te atreves a dar una cifra?
Pues hablaremos en agosto porque sí que es cierto que el chorro va en aumento, es un goteo diario. Ya según ese último mes acabaremos hablando de 15, 17 o 18. Depende del goteo final. Ya veremos. Estamos ante una de las ediciones más multitudinarias del Leyendas, al menos desde que se celebra en Villena. Si no la que más. No recuerdo ahora las cifras que tuvimos en 2017, el año de Megadeth, que fue enorme. Pero a nada que a última hora la cosa se caliente un poquito más podemos estar ahí.

¿Cómo ha cambiado la organización del festival debido a la pandemia? También en la relación con las bandas y los contratos. ¿Ha habido un antes y un después a la hora de planificar todo?
En ambos casos el asunto viene marcado por la pandemia. Sabemos que, a nivel logístico, en cuanto a vuelos, traslados y estas cosas… ha habido problemas obviamente. Hemos tenido restricciones aquí que pueden ser diferentes a las que hay en Francia o en Inglaterra. Y por el medio ha habido también un Brexit con lo que dificulta eso a las bandas británicas. Y en ese sentido, por salvaguarda de los intereses de todos, sí que se están incluyendo nuevas cláusulas que facilitan la cancelación siempre sujeta a una legislación superior, que los Gobiernos o la Unión Europea prohíban la movilidad o la restrinjan en un modo o en otro. Ahora parece -y toco madera- que la cosa se va normalizando, pero cuando te planteabas reformular un cartel hace un año, en plena pandemia, no sabías realmente si te iban a dejar coger un avión a un mes vista. O algo tan simple como que cualquier músico de cualquier banda a tres días de un concierto pudiera pillar el covid y tener que suspender. En ese caso hay cláusulas que intentan salvaguardar la tranquilidad de todo el mundo obrando de buena fe y sabiendo que estamos viviendo una etapa de nuestra vida que ninguno habíamos vivido antes y que se ha intentado afrontar del mejor modo posible.

Con más de 60 bandas confirmadas, ¿qué es lo más difícil de hacer para que todo funcione?
Lo más complicado, al menos para mí, es siempre la logística. Al final estamos hablando efectivamente de casi 70 bandas. En un elevado porcentaje internacionales, y eso significa depender de aviones, aeropuertos, de traslados desde el aeropuerto. Nadie está exento de un pinchazo, de un atasco en la carretera… Y realmente coordinar todo eso para que todas las bandas lleguen a su hora y salgan a su hora sin que haya ningún problema es un trabajazo enorme del departamento de logística, que viene funcionando ya desde hace meses para encajar todo. Y durante el festival funciona a piñón durante las 24 horas del día, trabajando a turnos. Al margen de eso, nunca estás libre de tener algún problema. Recuerdo que en la última edición no pudo estar Dee Snider por un problema de vuelos desde Estados Unidos. Eso es algo que siempre puede suceder. Rara es la edición en la que no se acaba cayendo alguna banda.

¿Estáis preparados siempre para un plan B?
Si te avisan con una o dos semanas puedes reemplazar una banda. A lo mejor no una banda internacional por la dificultad y porque las giras están cerradas, pero siempre puedes tirar de alguien nacional intentando que sea del mismo estilo, del mismo corte o caché similar. Cuando el aviso se produce prácticamente con horas de antelación, como fue el caso de Dee Snider, es imposible. Entonces lo que nos tocó fue reajustar la parrilla moviendo al escenario principal a una banda que en principio tocaba en el Mark Reale y subiendo al Reale a un grupo del escenario del camping… Fue una solución de urgencia, pero cualquier cosa antes que dejar el hueco libre.

¿Cómo salió el cambió?
Nos salió bastante bien porque teníamos a Beast In Black en el escenario pequeño y el público de hecho se estaba quejando de que iba a faltar espacio porque muchísima gente tenía ganas de verlos, y fue un conciertazo en el escenario grande ocupando el slot de Dee Snider. ¿Salió bien? Entiendo que sí. Evidentemente mucha gente tenía ganas de ver a Dee Snider y fue una pena no tenerlo, pero se intentó resolver de la mejor forma posible y el público así lo entendió y lo aceptó.

También habréis vivido sorpresas positivas…
Lo mejor es que transcurra todo con normalidad y no pase nada, y según se está cerrando el último concierto la última jornada nos damos todos un abrazo y nos quedamos con una cara de buf… Vale, ya está. Prueba superada. Pero siempre hay sorpresillas gratas… Por ejemplo, en la última edición que vinieron Thin Lizzy. Venían con Troy Sanders, bajista de Mastodon, y sin esperarlo vino con ellos Brent Hinds, también miembro de Mastodon, y estaba el hombre por aquí y la gente estaba alucinando. ¿Pero este tío qué hace aquí si no toca? Ojalá lo hagan algún año.

¿Tenéis preparada alguna traca final para esta edición?
Nos quedan pocas cosas por anunciar ya, aunque parece que este goteo no se acaba nunca. Queda poquito y ya está casi toda la carne en el asador, pero quedan algunas bandas del Mark Reale. Tenemos que anunciar todavía las bandas que tocarán en el camping y también los conciertos acústicos de la Plaza Mayor, que los hacemos gratuitos por la mañana. Y en teoría con eso estaría.

¿Eso significa que no pueda pasar nada?
Pues yo no pongo la mano en el fuego porque todos sabemos que algún año, con todo cerrado, ha habido sorpresas: ‘Se ha puesto esto a tiro y aquí estamos’. Yo te tengo que decir que no porque no quiero generar falsas expectativas más allá de esas bandas por anunciar que decía antes. En teoría cerraríamos con eso. En la práctica otros años ha habido sorpresas. Quién sabe.

¿Por qué habéis recuperado la fiesta de bienvenida?
Pues por un lado por la respuesta del público. Veníamos con un buen nivel de ventas, no estaba prevista esa fiesta, pero sobre todo cuando llega la pandemia y se plantean las devoluciones y vemos que fueron cuatro contadas fuimos una vez más conscientes por enésima vez del cariño y la confianza que la gente tiene en Leyendas Del Rock. Fue en ese momento en el que empezamos a plantearnos la posibilidad de ampliar el festival. Se vuelven a lanzar entradas a la venta de cara a una segunda edición que volvió a ser aplazada otra vez por la pandemia, pero lo que vemos es que la gente sigue comprando entradas y entonces vimos que efectivamente iba a venir mucha gente, así que cabían más grupos.

Alguna banda que os ha costado mucho conseguir este año…
Hay de todo. Normalmente nos conocemos todos, se trabaja casi siempre con las mismas agencias y se suele cerrar todo sin problemas, más allá de alguna negociación en plan ‘no me gusta donde me ubicas en el cartel, debo estar más arriba, a la altura de’, pero no es lo habitual, al menos en mi experiencia. Realmente ha ido bastante fluida la cosa, excepto algún detallito de estos. De hecho, la mayoría de bandas en el cartel, casi todas, son las que estaban anunciadas para 2020 y luego para 2021. Ha habido muy poca variación en el cartel que estaba previsto inicialmente. Más que nada ha sido tema de cuadrar agendas, que ha sido la complicación de la pandemia. Cancelar dos veces, reordenar dos veces… pero ha ido todo bastante fluido.

Alguna banda en la lista de deseos que no hayáis podido cristalizar todavía.
Yo sé cuál es el sueño de Marcos, un sueño que ha hecho realidad. Su banda es Iron Maiden. Obviamente se escapa de las posibilidades de un Leyendas. Los llevó a Lorca Rock en su día. Aquello sí que fue una verdadera locura, y luego tuvimos el Wanda. Tuvimos el honor de hacerlo allí, el concierto más grande de la historia de Iron Maiden en España. Pero para una banda como Maiden necesitas un recinto mucho más grande que el de Leyendas, porque si no el precio de la entrada sería prohibitivo. Aparte de eso siempre hay alguna banda con la que sueñas… Hay una que ha llegado a estar cerrada, firmada y que luego cancelaron el contrato porque se fueron a tocar a otro sitio que les daba mucho más dinero. Esa dolió mucho en su día y espero que tengamos la ocasión de verla próximamente en Leyendas.

Pues ya estamos en la cuenta atrás para un nuevo Leyendas del Rock…
Así es. Y solo queda dar las gracias a nuestro público por su confianza, a Metal Journal por esta oportunidad y reiterar la invitación a todo el mundo, porque estamos deseando volver a abrir las puertas. Son casi tres años sin trabajar, y aquí detrás no hay una multinacional, no hay una gran empresa, esto es prácticamente una familia con unos cuantos allegados que viven de esto y que lo han pasado muy mal durante la pandemia. Por eso volver a trabajar va a ser una celebración. La edición más feliz de todas, seguro. Y no os la podéis perder.

Cartel-actualizado-751x1024