Deep Purple en Rock Fest Barcelona 2017

deep purple - rock fest 2017 pic 1

Sábado, 1 de julio de 2017 – 21:05 – Stage Rock

Casualidad se conmemoraba una curiosa efeméride. También un uno de julio de 1994 Deep Purple ofreció un concierto en el estadio El Plantío de Burgos. Unos meses antes Ritchie Blackmore había puesto punto final a su relación con la banda púrpura, al parecer tras una pelea que se produjo en pleno concierto. Deep Purple tuvo que suspender parte de la gira europea de 1993 dejando a los seguidores con las entradas en la mano. Unos meses después, ya en 1994, volvieron para cumplir sus compromisos con la ayuda del guitarrista Joe Satriani.

Han pasado más de dos décadas pero Deep Purple siguen en la brecha y hasta editando discos, como el último InFinite, publicado el pasado mes de abril. La legendaria banda británica, crucial en la evolución del hard rock, había insertado su paso por Rock Fest Barcelona entre dos conciertos como cabezas de cartel en Barakaldo y Madrid.

El sábado era el día de las grandes leyendas con décadas de éxitos a sus espaldas. Junto con Blue Öyster Cult, Alice Cooper o Saxon, Deep Purple configuraban un cartel fuera de serie para los fans clásicos del hard rock y el heavy metal. Los británicos comenzaron con Time For Bedlam, uno de los temas con más gancho del nuevo disco, para encadenar una fase sobresaliente de entrada con Fireball, Bloodsucker, una sorpresa del In Rock, y Strange Kind Of Woman. Los fans de Deep Purple que habían llenado buena parte del recinto acogieron con énfasis este comienzo impactante.

La primera duda que había que despejar era el estado de voz de un Ian Gillan que en agosto cumplirá 72 años. Aunque hace mucho tiempo que tuvo que amoldar su registro, como se ha comprobado en los propios discos de estudio, en Barcelona sorprendió gratamente teniendo en cuenta sus limitaciones actuales. Evidentemente no pudo acometer las partes más exigentes de Bloodsucker.

Buena parte de la dimensión del sonido de Deep Purple proviene de una de las mejores secciones rítmicas que ha dado el rock. El bajista Roger Glover y el batería Ian Paice, recuperado tras sufrir un mini derrame cerebral hace un año, volvieron a dar una lección en Can Zam sustentando la base de unos Purple musicalmente en plena forma. Johnny’s Band, uno de los nuevos temas del que han filmado un videoclip, sirvió de transición hacia una nueva fase del show.

Con Uncommon Man, perteneciente al anterior Now What?!, cambiaron diametralmente su registro. Se adaptaron al tono más pausado que han popularizado en sus últimos años. Comenzó el guitarrista Steve Morse con un solo, siempre brillante y siempre discreto. En el tema nuevo The Surprising sonaron elegantes, buscando una distinción que aporta su madurez y adaptándose a un sonido que les permite seguir adelante. Ian Gillan no puede cantar los temas que requieren un mayor esfuerzo y sabe perfectamente que tiene que sacrificar una parte de los favoritos de los fans. Es también verdad que muchos espectadores se aburrieron con la propuesta más actual de la banda, a pesar de la innegable calidad de la misma.

Don Airey dio la entrada con un solo a uno de los grandes clásicos del Machine Head; Lazy. Gillan volvió a acaparar la atención tocando la armónica. En Birds Of Prey, otra de las canciones de InFinite, sonaron a todas luces excesivos con muchos pasajes instrumentales, paso previo a la más potente Hell To Pay. Don Airey, quien asume la imposible misión de sustituir a Jon Lord, dejó constancia de su clase con un extenso solo con reminiscencias espaciales y con un guiño a Cataluña con la interpretación de ‘Els Segadors’.

El solo de Airey fue la antesala de un celebrado Perfect Strangers, el tema que puso banda sonora a la reunión de Deep Purple en 1984. En Space Truckin’ Gillan supo cómo salvar la canción sin adentrarse en terrenos de riesgo antes de que Morse diera la entrada del riff clásico por antonomasia; Smoke On The Water.

Los ingleses volvieron con los bises que comenzaron con Hush, el mismo tema que había tocado Gotthard unas horas antes, que alargaron con un medley en el que rivalizaron Steve Morse y Don Airey. Glover sorprendió con un solo de bajo previo a un final por todo lo alto con Black Night y los fans coreando al unísono.

Deep Purple había dado un gran concierto que satisfizo plenamente a los seguidores que conocen su evolución actual, pero que en fases fue un tanto aburrido para quienes no están tan familiarizados con su última etapa. A excepción de Steve Morse, que tiene 62 años, el promedio de edad de los otros cuatro músicos asciende a 70 años y todavía siguen al pie del cañón. Son conscientes de que no pueden realizar interpretaciones salvajes de Highway Star o Child In Time, pero tienen todo el derecho a afrontar su madurez en la carretera.

DEEP PURPLE –  SETLIST                                                                         

Time For Bedlam
Fireball
Bloodsucker
Strange Kind Of Woman
Johnny’s Band
Uncommon Man
The Surprising
Lazy
Birds Of Prey
Hell To Pay
Solo de teclado
Perfect Strangers
Space Truckin’
Smoke On The Water

Hush
Black Night

deep purple - rock fest 2017 pic 7

deep purple - rock fest 2017 pic 3

deep purple - rock fest 2017 pic 3

deep purple - rock fest 2017 pic 5

deep purple - rock fest 2017 pic 4

deep purple - rock fest 2017 pic 2

deep purple - rock fest 2017 pic 8

21
fb-share-icon0
0