Gloryhammer, hijos de la eclosión del power metal

gloryhammer - metal journal 2018 pic 9

GLORYHAMMER
CIVIL WAR
DENDERA
Sala Stage Live, Bilbao
15 de enero de 2018

Más que relevo se puede catalogar directamente como una nueva generación gestada en la época de la eclosión del denominado power metal europeo de los años noventa. Los miembros de Gloryhammer, y sobre todo buena parte de su afición, apenas vivió aquella oleada de metal europeo épico y grandilocuente que recuperó de forma definitiva la por aquel entonces demasiado debilitada salud del heavy metal en el viejo continente.

Gloryhammer encabezaron anoche una de las primeras giras internacionales del año en Bilbao, que se completaba con los suecos Civil War y los británicos Dendera. Un concierto en lunes y con la cuesta de enero en ciernes no ofrecía perspectivas demasiado halagüeñas en cuanto a la asistencia de público se refiere, aunque al final se consiguió un buen ambiente teniendo en cuenta las circunstancias.

dendera - metal journal 2018 pic 2

A las siete y media en punto salieron al escenario los ingleses Dendera, una banda encabezada por el vocalista Ashley Edison, quien desde 2016 también ejerce de frontman en Power Quest, uno de los grupos de power metal con mayor trayectoria en Reino Unido.

Dendera eran conscientes del poco tiempo con el que contaban y no especularon ni un solo segundo. Apostaron por un heavy metal muy potente con aspiraciones técnicas y algunos ritmos progresivos para arropar a un Edison que asumió el papel de frontman clásico destacando sobremanera por una voz contundente y personal. Solo contaron con media hora en la que repasaron buena parte de su último EP, Part One – Blood Red Sky, consiguiendo captar la atención de la audiencia más joven que copaba las primeras filas.

civil war - metal journal 2018 pic 1

Civil War surgió tras un cisma que se produjo en las filas de Sabaton en 2012. Varios de los miembros de la banda sueca decidieron emprender un camino paralelo al de sus excompañeros y montar un nuevo grupo en el que la temática bélica sigue teniendo una gran repercusión. Seis años después los de Falun han consolidado su trayectoria con tres discos de estudio y varios EP’s.

En febrero del año pasado se produjo un cambio crucial en las filas de Civil War. La marcha del clásico vocalista Nils Patrik Johansson (Astral Doors, Lion’s Share…) la suplieron con el cantante americano Kelly Sundown, conocido por haber militado en Adagio, Darkology, Firewind, Iron Mask

Abrieron su actuación en la tarde noche bilbaína con USS Monitor y los aires celtas de Saint Patrick’s Day. Los fans de la banda rápidamente pudieron percatarse de la diferencia notable entre la particular voz de Johansson y la de un Sundown que no buscaba mirarse en el espejo de su predecesor.

Enfundado en sus casacas de soldado, los suecos apoyaron su música en los sonidos de teclados y en unos coros ampulosos. Se remontaron hasta la Guerra Civil estadounidense para recrear Gettysburg antes de apostar por I Will Rule The Universe con la que continuaron ganándose acólitos a su causa.

Sundown presentó Tombstone como un tema lento y romántico aunque no tardaron en pisar el acelerador nada más empezar. Los de Falun recrearon un heavy/power pegadizo y coreable en unos temas fáciles de asimilar hasta para quienes no conocían su propuesta.

Consiguieron sus mejores momentos con el himno Bay Of Pigs antes de despedirse con la épica de Rome Is Falling de su primer disco, The Killer Angels, el que más sonó ayer en Bilbao. Dejaron buenas sensaciones entre los aficionados en la Stage Live aunque su paso fue demasiado meteórico.

gloryhammer - metal journal 2018 pic 2

GLORYHAMMER

Pasadas las nueve y diez de la noche y unos cuantos minutos antes de la hora prevista salieron a escena Gloryhammer, una banda que nació a iniciativa del teclista Christopher Bowes, conocido por ser el cantante de Alestorm. La incorporación del vocalista suizo Thomas Winkler cuajó una banda cuya sede está en Escocia y cuya visión musical parte de un universo propio en el que el power metal, la ciencia ficción, la fantasía y la épica caminan de la mano. Al igual que Civil War, su trayectoria se ha forjado en esta segunda década del siglo XXI.

En esta nueva gira prometían interpretar de forma íntegra su segundo y último disco, Space 1992: Rise Of The Chaos Wizards y así lo hicieron anoche en Bilbao comenzando con una potente Rise Of The Chaos Wizards. Embutidos en los peculiares ropajes que caracterizan los alter egos de cada uno de los músicos, atacaron Legend Of The Astral Hammer con un Winkler que no paró de blandir el enorme martillo que es un icono de la banda. Hasta tuvo tiempo de luchar con un ‘goblin’ que asaltó el escenario. Tras Goblin King Of The Darkstorm Galaxy, el teclista asumió el protagonismo para recrear a Richard Strauss antes de apostar por la coreada The Hollywood Hootsman.

La música ampulosa de Gloryhammer con ínfulas de banda sonora parte del teclado del que emanan las orquestaciones que se empastan con coros grandilocuentes y que consiguió una buena comunión con los jóvenes aficionados de las primeras filas. Victorious Eagle Warfare y Questlords Of Inverness, Ride To The Galactic Fortress! dieron paso a unos de los momentos más intensos de su concierto con Universe On Fire y Heroes (Of Dundee). Cerraron la interpretación de su segundo disco con la extensa Apocalypse 1992 que comenzó con una larga pieza instrumental.

Llevaban cerca de una hora cuando se retiraron del escenario para volver y acometer unos bises sacados de su debut, Tales From The Kingdom Of Fife. La conducción de Gloryhammer fue obra en todo momento de un histriónico y dinámico Winkler que buscaba constantemente la complicidad de sus fans.

Enlazaron The Unicorn Invasion Of Dundee con Quest For The Hammer Of Glory y la solicitada Magic Dragon. Los aficionados se sumaban a los estribillos pegadizos y coros rimbombantes asumiendo plenamente la idiosincrasia de esta peculiar banda. Cerraron  con Angus McFife, uno de los sobrenombres del vocalista, y se despidieron de sus fans brindando con copas y descorchando una botella cerrando una actuación de más de hora y veinte minutos de una forma tan atípica como la propia propuesta de Gloryhammer.

GLORYHAMMER

gloryhammer - metal journal 2018 pic 1

gloryhammer - metal journal 2018 pic 3

gloryhammer - metal journal 2018 pic 4

gloryhammer - metal journal 2018 pic 10

gloryhammer - metal journal 2018 pic 8

gloryhammer - metal journal 2018 pic 7

gloryhammer - metal journal 2018 pic 5

CIVIL WAR

civil war - metal journal 2018 pic 2

civil war - metal journal 2018 pic 4

civil war - metal journal 2018 pic 7

civil war - metal journal 2018 pic 3

civil war - metal journal 2018 pic 5

civil war - metal journal 2018 pic 6

DENDERA

dendera - metal journal 2018 pic 4

dendera - metal journal 2018 pic 5

dendera - metal journal 2018 pic 3

dendera - metal journal 2018 pic 1

GloryHammer A3_low

21
fb-share-icon0
0