La aventura rock europea de Marco Mendoza

marco mendoza bilbao pic 4

MARCO MENDOZA
HORA LÍMITE
Sala Mytho, Bilbao
23 de marzo de 2019

El sábado por la noche corrían ríos de gente por el polígono industrial de Bolueta, pero su destino no era la sala Mytho, donde actuaba el reputado bajista americano Marco Mendoza. Se dirigían a unos centenares de metros más adelante; al concierto ‘sold out’ que Soziedad Alkoholika iba a dar en la sala Santana 27 aproximadamente a la misma hora.

Apenas fueron unas decenas de aficionados los que se animaron a presenciar la particular aventura rock de Marco Mendoza, un bajista que se puede arrogar el mérito de haber actuado con bandas de la talla de Blue Murder, Thin Lizzy, Ted Nugent, Whitesnake y un largo etcétera. Actualmente es componente de The Dead Daises y también ha acompañado a Neal Schon en su gira ‘Journey Through Time’ interpretando los clásicos de Journey.

Los teloneros fueron Hora Límite, un grupo de rock de Alcorcón (Madrid) que decidió llevar a cabo la actuación a pesar del problema de salud que afectaba a su vocalista y que mermó notablemente su concierto. Posteriormente la cantante tuvo que ir al médico, como explicó el propio Marco Mendoza, para poder continuar la gira al día siguiente en Vitoria.

Mendoza cuenta con dos músicos británicos para actuar en Europa: el guitarrista Micky Crystal, conocido por tocar en la clásica banda de la NWOBHM Tygers Of Pan Tang, y el joven batería Kyle Hughes. Juntos se han embarcado en una gira de nueve fechas en España para presentar el último disco de estudio de Marco Mendoza; Viva La Rock.

Y fue precisamente con el tema que da título a este trabajo con el que arrancaron en Bilbao. Mendoza, acreditado bajista y buen vocalista, lideró al trío que viró hasta el primer disco en solitario del americano; Live For Tomorrow, con el tema Let The Sun Shine.

La primera versión de la noche fue la de Hey Baby de Ted Nugent que también aparece en el disco Viva La Rock. Desde el principio Mendoza planteó el concierto como un show y se mostró muy comunicativo con los fans. “Estamos disfrutando de la música, disfrutando de la vida”, espetó el bajista al tiempo que lanzaba púas a algunos de los espectadores. Además, reconoció que el próximo mes de septiembre cumplirá 32 años sobrio “gracias a Dios”, tras una época de excesos en su juventud.

Apostaron por Sweetest Emotions del último disco con un protagonismo creciente del guitarrista Micky Crystal que, además de dejar constancia de su clase, también apoyó en los coros. La esencia más rock de Mendoza se complementó con abundantes experimentaciones e improvisaciones que evidenciaron su carácter de fusión.

“¿Conocéis a Neal Schon?”, preguntó Mendoza. Este tema lo grabé con él. Se refería Hole In My Pocket, una versión que extendieron con Give Peace A Chance, todo un himno escrito por John Lennon. El bajista descendió del escenario para entremezclarse con sus fans y cantar juntos el famoso estribillo.

Pasaron del último disco con Rocket Man hasta el primero con Look Out For The Boys antes de apostar por el jazz fusión de Lettin’ Go, un tema muy extenso en el que Mendoza también se apoyó en sonidos con la boca en un tramo de improvisación. Antes de la canción había solicitado una amplitud de miras musicales y no ceñirse exclusivamente al rock.

Ya en la recta final del concierto llegó uno de los mejores momentos de la noche con la intensa balada Still In Me. En total cerca de hora y media de una actuación que divirtió y entretuvo a buena parte de los aficionados. Eso sí, sorprendió que no tocaran ninguna versión de Thin Lizzy, una banda con mucho predicamento por estos lares.

marco mendoza bilbao pic 3

marco mendoza bilbao pic 1

21
fb-share-icon0
0