MIKE TRAMP, LUCER – Debaser Strand, Estocolmo (Suecia)

mike tramp stockholm- pic 3

MIKE TRAMP
LUCER
Debaser Strand, Estocolmo

Un nómada por Escandinavia

Tan solo dos días después de editar su nueva obra de estudio, Nomad, Mike Tramp desembarcó en la capital sueca para realizar el tercer concierto consecutivo de la gira de presentación, tras pasar por Copenhague y Gotemburgo. Nomad redondea una trilogía en la que el artista danés destila una esencia más personal fruto de su madurez, que comenzó con Cobblestone Street en 2013 y continuó con Museum en 2014.

El exvocalista de White Lion lleva varios años recorriendo el mundo sin más compañía que su guitarra, ofreciendo conciertos en solitario y en acústico donde su voz y su música se han mostrado de forma cristalina sin ningún tipo de maquillajes. La sorpresa de la nueva gira de Nomad es la decisión de Mike de recuperar la energía acompañándose de una banda y enchufando los instrumentos.

Debaser es uno de los clubes de referencia para los amantes de la música en Estocolmo y dispone de varias salas repartidas por la ciudad. Una de ellas es Debaser Strand, situada en la ribera de uno de los múltiples canales que bañan la capital escandinava. Cuenta con un pequeño escenario y un local diáfano para varios cientos de espectadores, con buena disposición e incluso con algunas zonas con asientos. Sorprendió negativamente la escasísima afluencia de seguidores, que se limitó a unas cuantas decenas, a pesar de que el concierto estaba bien anunciado con carteles, especialmente en la isla de Södermalm, donde está situado Debaser Strand y una de las zonas de más ambiente de la ciudad.

La estrategia de Mike Tramp ha sido embarcar en su gira a la jovencísima banda danesa Lucer, de la que él mismo es uno de los mentores, y ofrecerles ejercer de teloneros y de su propio grupo de acompañamiento, por lo que el joven trío nórdico hizo doblete en Estocolmo, primero sin Mike Tramp y después con él.

A las siete y media en punto y ante un ambiente desolador salieron a escena Lucer, formados por los hermanos Anders y Lasse Bøgemark y el batería Jonathan Nørgaard. Con un EP editado y un álbum de debut prácticamente preparado, tuvieron tiempo para dejar entrever unas buenas hechuras musicales que fluían en torno al rock clásico adornado por guiños pop. Precisamente su imagen recordaba a la de los grupos de brit pop de los noventa. Salvaron la timidez propia de la inexperiencia y entretuvieron a los asistentes con temas como Million Faces o el nuevo single Midnight Sun. Tras media hora de actuación se metieron a los camerinos para volver a salir a escena un cuarto de horas después, en esta ocasión acompañados por Mike Tramp.

Salieron a por todas con un Hungry de entrada, el tema que abría el segundo disco de White Lion, Pride, y el que comenzó a cimentar el verdadero éxito de la banda neoyorquina. Mike Tramp luce melena, pinta de rockero curtido y muestra una forma envidiable a pesar de estar cerca de cumplir 40 años de carrera. Está empeñado en recordarle al mundo que su estilo musical es ‘Mike Tramp Music’ sin más sellos ni artificios y por eso asegura que aunque toque las viejas canciones de White Lion lo hace de un modo actual y personal. Evidentemente los temas sonaban cambiados, pero los fans del grupo liderado por Mike Tramp y Vito Bratta siguen disfrutando con unas canciones muy reconocibles que lucen el sello de su voz original, además de ser interpretadas por uno de sus autores.

Pero Mike Tramp no se dedica a rememorar exclusivamente su etapa en White Lion, su carrera y en especial la estela de sus tres últimos discos ocupa parte importante de sus conciertos. Trust In Yourself, del Museum, y la nueva High Like A Mountain así lo pusieron de manifiesto. Con su inseparable guitarra y con los característicos movimientos que ya efectuaba en los ochenta Mike Tramp mantiene toda la clase por la que un día llegó a ser una de las ‘rock stars’ de la era MTV. Además, se le ve cómodo rodeado por sus jóvenes músicos, los componentes de Lucer, quienes también realizan los coros a la perfección.

Tell Me recuperó nuevamente el Pride de White Lion y la sonrisa en la cara de los fans de este pilar del hard rock melódico americano. El vocalista se explayaba mucho en las presentaciones, fruto de que lleva recorriendo el mundo en solitario durante años. Sus monólogos forman también parte del espectáculo. En Estocolmo se esforzó en hablar en sueco combinándolo con el inglés buscando la reacción de los escasos espectadores. “Llevas una camiseta de David Lee Roth, yo que ahora voy en otra onda y tan solo con verte me devuelves de lleno a aquella época”, le espetó con una sonrisa a uno de los fans. Además, aseguró que iba a dar una noticia bomba; “No me influenciaron ni Vince Neil ni Bret Michaels”, comentó divertido.

Revolution recuperó el disco Cobblestone Street, el que originó esta trilogía intimista, y Who Can You Believe fue una nueva apuesta del flamante álbum Nomad. Tramp contó una divertida historia de Indonesia, el país de su mujer, donde le invitaron a cantar en una boda multitudinaria. Sin embargo, cuando llegó se encontró totalmente fuera de lugar hasta que un invitado se dio cuenta de que se habían equivocado de boda, la suya estaba en otro piso. Fue el paso previo a la interpretación de Cobblestone Street.

Nuevo regalo para los fans de White Lion con Little Fighter, del Big Game. En esta ocasión recordó que una de las ‘mecas’ de cualquier artista es tocar en el Madison Square Garden de Nueva York, como habían hecho Led Zeppelin o Elton John. Él lo consiguió con White Lion pero ahora solo le venía a la mente una discusión que tuvo allí con Vito Bratta. En cambio aseguró que del Debaser Strand, a pesar de la afluencia, se llevaría un grato recuerdo. Recuperó su debut en solitario, Capricorn, con el tema Better Off para enlazarlo con la canción que abre su nuevo trabajo; Give It All You Got.

Sin duda uno de los momentos clave llegó cuando encadenaron dos de los mayores clásicos de White LionBroken Heart y la archiconocida balada When The Children Cry. Cerraron una actuación que había pasado de la hora y cuarenta minutos con More To Life Than This donde los temas de su reciente trilogía y la herencia de White Lion se llevaron la palma. Destacó la profesionalidad de un Mike Tramp que actuó ante una sala desangelada del mismo modo que lo hubiese hecho si hubiera estado llena. No tardó ni cinco minutos en salir a firmar discos y despedirse prácticamente de todos los asistentes ya en plena noche de Estocolmo.

mike tramp stockholm- pic 2

mike tramp stockholm- pic 1

mike tramp stockholm- pic 6