Ozzy Osbourne en Rock Fest Barcelona 2018

ozzy - rock fest pic 1

Fotos cedidas por Rock Fest Barcelona

Marzo de 1992. Ozzy Osbourne actúa en la sala Zeleste de Barcelona con Love & Hate en la presentación de No More Tears. Por aquella época tenía 43 años y su entorno ya había pergeñado una gira de despedida que denominaron ‘No More Tours’. Sin duda uno de los grandes precursores en esta estrategia en cuanto al hard rock y el heavy metal se refiere. Julio de 2018, 26 años más tarde, Ozzy Osbourne reedita esa gira con el mismo nombre ‘No More Tours Vol. 2” y vuelve a Barcelona para encabezar la primera jornada del Rock Fest. Ni que decir tiene que en este cuarto de siglo ha estado muy activo tanto con su banda como con Black Sabbath. Eso sí, ahora con 69 años la perspectiva de una retirada lógicamente es más verosímil que antaño. Tras haber recorrido unos cuantos países de Europa y después de su paso por Download Festival Madrid, el madman llegó a Barcelona como uno de los grandes cabezas de cartel del Rock Fest.

Los primero que vieron los fans en la gran pantalla fue la cara de Ozzy cuando era niño seguida de otras imágenes icónicas de su carrera. Una enorme cruz sobresalía en la parte trasera del escenario al tiempo que la mítica intro de Carl Orff elevó los brazos de la multitud de fans. Bark At The Moon fue la mejor entrada posible con un Ozzy con unas condiciones mejores que lo que muchos esperaban. Lógicamente su movilidad y su voz tienen limitaciones, pero ha tenido giras bastante peores como saben sus incondicionales. En diciembre cumplirá 70 años, una edad en la que la gran mayoría de los mortales tiene su salud como una de las preocupaciones principales.

Mr. Crowley y I Don’t Know completaron un arranque de concierto extraordinario con un Zakk Wylde al que se le quedaba literalmente pequeño el escenario. “¡No puedo oíros! ¡Más alto!”, gritaba el madman constantemente. Fairies Wear Boots fue el primer recuerdo a Black Sabbath antes de emprender un Suicide Solution en el que Zakk Wylde se marchó al escenario contiguo para acometer el solo. Y Ozzy hasta tiró un cubo de agua a sus fans, un ritual que echaron de menos sus seguidores de Praga hace unas semanas.

Ozzy y Zakk cuentan con un respaldo que depositan en las manos del bajista ‘Blasko’, el teclista y segundo guitarra Adam Wakeman, hijo del mítico Rick Wakeman, y del sensacional batería Tommy Clufetos, que también ha actuado con Black Sabbath en la gira ‘The End’. Como realmente este tour de Ozzy es una prolongación del de 1992, los temas de No More Tears cobran un especial protagonismo, como demostraron enlazando el que da título al disco con Road To Nowhere.

La llamas se apoderaron de la enorme cruz y de buena parte del escenario en War Pigs, un tema de Black Sabbbath que desembocó en el solo de guitarra más largo de todo el festival. El madman aprovechó para tomarse un larguísimo respiro mientras Zakk Wylde asumió todo el protagonismo con un solo eterno que en buena medida ejecutó en diferentes partes del foso junto a sus fans. Con la guitarra en la cabeza, tocando con los dientes…  Wylde no tiene límites como conocen los seguidores de Black Label Society. Hasta llegó a insertar de forma instrumental varios temas de Ozzy: Miracle Man, Crazy Babies, Desire y Perry Mason.  Lo que a unos les entusiasmó a otros les acabó cansando. Todos sabían que era un clara estrategia para que descanse el madman, pero lógicamente supuso un punto de inflexión claro en una actuación que había sido soberbia en su primera parte. Tommy Clufetos remató con un gran solo de batería.

De nuevo con Ozzy en escena volvieron al No More Tears con I Don’t Want To Change The World antes de sentenciar con Shot In The Dark y Crazy Train. Quedaban dos bises: Mama I’m Coming Home y el obligatorio Paranoid de Black Sabbath.

Los fans de Ozzy Osbourne salieron muy satisfechos con el regreso de su ídolo a Barcelona. La primera parte del concierto había sido especialmente destacada. En el resto hubo división de opiniones sobre todo por el interminable solo de Zakk Wylde, que se erigió en el gran protagonista de la noche. También se echaron de menos algunos temas claves de la carrera de Ozzy que no fuesen de Blizzard Of Ozz, No More Tears  o Black Sabbath, fuentes de las que se nutre la mayoría de su repertorio en esta gira de despedida. Ahora solo queda una pregunta: ¿Habrá una próxima vez?

OZZY OSBOURNE SETLIST

Bark At The Moon
Mr. Crowley
I Don’t Know
Fairies Wear Boots
Suicide Solution
No More Tears
Road To Nowhere
War Pigs
Solo de Zakk Wylde
Miracle Man – Crazy Babies – Desire – Perry Mason
Solo de batería
I Don’t Want To Change The World
Shot In The Dark
Crazy Train

Mama, I’m Coming Home
Paranoid

ozzy - rock fest pic 2

21
fb-share-icon0
0