Tim Lambesis de As I Lay Dying se disculpa tras haber terminado su condena por haber contratado a un sicario para matar a su mujer

tim lambesis pic 1

Tim Lambesis, vocalista de la banda americana de metalcore As I Lay Dying, ha emitido una carta pública en la que se disculpa tras haber completado su condena por haber contratado a un sicario para matar a su mujer. Lambesis fue sentenciado a seis años de cárcel en mayo de 2014, considerado culpable de haber pagado a un sicario la cantidad de 1.000 dólares para matar a su mujer. El presunto sicario era en realidad un oficial de policía infiltrado al que Lambesis había ofrecido dinero, la dirección de su mujer y los códigos de seguridad. Antes de ese complot, su exmujer le había solicitado disolver el matrimonio.

Aproximadamente dos años y medio después (diciembre de 2016), el cantante se benefició de un régimen de libertad condicional. Hoy, tal como explica Lambesis en el comunicado, ya es totalmente libre.

Comunicado completo de Tim Lambesis

“Las palabras no pueden empezar a expresar lo profundamente arrepentido que estoy por el daño que he causado. No hay defensa para lo que hice, y miro a la persona en la que me convertí con tanto desprecio como el que muchos de vosotros podéis tener.

Lo primero, pedir disculpas a mi exmujer y los extraordinarios niños por mis horrorosas acciones. No pasa ni un solo día en el que no desee poder deshacer el daño que causé, y debido al respeto de sus deseos no discutiré nada más sobre ellos (ni ahora ni en el futuro). También le pido a todo el que lea esto que promueva su cicatrización respetando su privacidad y defendiéndoles de cualquier negatividad o ira que debería ser dirigida hacia mí. Fui el único criminal y el único al que hay que culpar por todo lo que sucedió.

A mi familia, siento el trauma que tuvisteis que encarar y que posiblemente todavía sentís. Es una sentencia duradera que muchos de vosotros cumplís por mi culpa. Lo siento por mis amigos que fueron traicionados por todo lo que les oculté y por todas las dificultades que causé a la gente que trabajaba conmigo. Compañeros de banda, miembros del equipo, managers, abogados, agentes, la gente del sello, y más que tuvieron que sufrir muchos cambios inesperados debido a mis acciones. Mientras tenía que solventar las consecuencias de mi arresto, les respondía a muchos de ellos con una amargura que debería haber dirigido hacia mí mismo. Sé que no puedo deshacer la hostilidad que generé, pero espero arreglar lo que pueda de ahora en adelante. A la gente que me admiraba como artista, os he decepcionado en muchos modos. Traté de mostrar mi mejor cara al público, mientras alimentaba un creciente y horrible monstruo detrás de la puerta. Escribí letras sobre la persona que quería ser en lugar de la persona que era. Estaba viviendo una vida en la que faltaba empatía y veía todo a través de unas lentes emprendedoras.

No puedo decir con certeza cómo va a ser la vida de ahora en adelante ya que ahora todo es tan diferente y todavía estoy aprendiendo. La música siempre ha sido y siempre será parte de mí, y me ha ayudado a atravesar las zonas más oscuras de mi viaje. Sin embargo, esta disculpa no es una parte de promocionar nada. Los rumores circulan y es algo que he aprendido a aceptar, pero esta disculpa es simplemente eso, una disculpa a todo el mundo que me rodea.

Me he mantenido en silencio hacia el público desde que expresé mi arrepentimiento cuando me impusieron la sentencia, porque el tiempo parece el mejor modo de promover la cicatrización. Hoy se da la primera oportunidad para disculparme libremente sin ninguna motivación de ganar indulgencia en la corte, ya que he completado totalmente mi sentencia legal (incluyendo el cumplimiento de todos los requerimientos de la libertad condicional). Dejemos claro que no hay cantidad de tiempo que sirva para validar mis malas acciones. No siento que merezca una segunda oportunidad y no estoy pidiendo la confianza de nadie. El modo en el que mucha gente piensa sobre mí me hace sentir, y solo el tiempo dirá si mis futuras acciones se alinean con mi arrepentimiento, algo por lo que rezo cada día. En los últimos cinco años, el efecto ondular de mis acciones se ha extendido más allá de lo que un comunicado escrito puede reflejar. Por lo tanto, continuaré disculpándome tanto de palabra como de acciones.

Gracias por leerlo, Tim”.

21
fb-share-icon0
0