ALMANAC – TSAR

almanac-tsar

ALMANAC
Tsar
Nuclear Blast

Fueron quince años y diez discos mano a mano con Peavy Wagner. Para unos engrandeciendo el sonido de uno de los mayores tótems del metal alemán, Rage. Para otros pervirtiendo la esencia de una banda que ya acumulaba una larga y rica tradición cuando entró él. Lo que está claro es que el guitarrista bielorruso Victor Smolski no deja a nadie indiferente con su particular visión musical.

Animado por el éxito de la Suite Lingua Mortis, perteneciente al disco Speak Of The Dead (2006) de Rage y, sobre todo, por el álbum LMO (2013), Smolski lo tuvo meridianamente claro cuando se emancipó de su compañero de batallas durante tres lustros. Su camino era volver a mezclar el heavy/power metal con la música orquestal y apostar por una banda con diferentes vocalistas.

Así nació Almanac. De LMO reclutó a la cantante Jeanette Marchewka y a la sinfónica Orquestra Barcelona Filharmonia. Smolski fichó a los relativamente desconocidos Armin Alic (bajo), Michael Kolar (batería) y Enric García (teclados) y apostó por dos vocalistas de acreditada solvencia: David Readman (Pink Cream 69) y Andy B. Franck (Brainstorm, Symphorce).

Juntos han dado vida a Tsar, el debut de Almanac, un más que notable lanzamiento donde el metal convive con la música orquestal, el folklore ruso y el particular sonido de la guitarra de un Victor Smolski, que ha sabido iniciar con éxito su nueva vida post-Rage.

Almanac comienza por todo lo alto resumiendo en apenas unos minutos gran parte de su ideario musical: guitarras afiladas, la ampulosidad de la orquesta, coros, el empaste de grandes vocalistas y un estribillo pegadizo. Tsar es una excelente introducción para Almanac, una canción que en definitiva refleja la visión de su mentor, Victor Smolski. Lo clásico choca contra una producción moderna y futurista, que en muchas ocasiones el guitarrista bielorruso impuso en el sonido de Rage de los últimos años. Grandilocuente a más no poder, Tsar es el comienzo ideal y uno de los mejores temas del disco.

La orquesta muestra el camino en Self-Blinded Eyes, el tema que ejerce de single y del que han filmado un videoclip. Coronada por un estribillo épico, es otra excelente canción que da sentido al sonido de Almanac y donde la visión de Smolski se releja nuevamente de forma cristalina.

Tras la instrumental Darkness, endurecen el sonido en el inicio de Hands Are Tied, un tema dominado por tensiones contrapuestas y muchos cambios de ritmo, otra esencia del ADN de Smolski. Unos coros ampulosos introducen Children Of The Future, un ejemplo de la vena más melódica y orquestal de Almanac.

En No More Shadows presentan una pequeña ópera en sí misma con introducción, nudo y desenlace y muchos giros dramáticos. Nevermore se alinea en la vena power metal que también está presente en la concepción musical de esta nueva banda.

Relajan el ambiente en Reign Of Madness, en la que Jeanette Marchewka tiene un papel más protagonista, para acabar con Flames Of Hate y con un tono de celebración en el que destaca, como en todo el disco, la perfecta comunión de los dos vocalistas principales.

Victor Smolski ha demostrado que la separación de Rage no significó su final. Ha sido capaz de rehacerse en tiempo récord y plasmar su universo musical en Almanac, donde él tiene todo el manejo de las riendas. Ahora le toca el tuno a Peavy Wagner para demostrar cómo suenan los Rage de 2016.

almanac pic 1

more recommended stories