Helloween exhibe músculo en Madrid, uno de sus mayores bastiones en Europa

helloween pumpkins united - metal journal pic 1

HELLOWEEN ‘PUMPKINS UNITED’
WiZink Center, Madrid
9 de diciembre de 2017

No fue baladí la decisión de filmar el concierto de anoche en el WiZink Center de Madrid. La reunión de Helloween con Kai Hansen y Michael Kiske, denominada ‘Pumpkins United’, consiguió que la capital de España fuera ayer el verdadero punto neurálgico del heavy metal. Miles de aficionados llegados de prácticamente todos los puntos del país confluyeron en un pabellón de deportes que presentaba un aspecto espectacular. Los propios Helloween habían cifrado la asistencia en 14.000 personas siendo hasta el momento el concierto más multitudinario que han dado en Europa y el segundo de la gira por detrás de Sao Paulo (Brasil).

Desde varias horas antes del inicio del concierto los aledaños del WiZink Center congregaban una auténtica marea negra, como las que se veían antaño en las grandes citas del género. Y no era para menos. Volver a ver a Hansen y Kiske junto a sus viejos compañeros era un verdadero sueño para varias generaciones de heavies que no pudieron vivir el auge de la banda de Hamburgo en la segunda mitad de los años ochenta. Los más veteranos sí recordaban su puesta en escena en la gira del Keeper Of The Seven Keys Part I cuando telonearon a Dio en la presentación de Dream Evil en 1987 o el Monsters Of Rock de 1988 ya con el Keeper Of The Seven Keys Part II bajo el brazo.

Kai Hansen se fue de Helloween en 1989 para abrir la página de un nuevo capítulo en la historia del metal europeo con sus Gamma Ray y Kiske hizo lo propio en 1993 para perderse en un ostracismo que duró varios años en los que parecía renegar del género. Cuando ya muchos habían perdido la esperanza y tras un progresivo acercamiento del vocalista al estilo de música que le dio la fama, en parte gracias a Avantasia, saltó la noticia de una reunión que para muchos saldaba una cuenta pendiente.

La gira ‘Pumpkins United’ no comenzó con buen pie el pasado mes de octubre. La banda utilizó voces de apoyo para Michael Kiske, que había llegado enfermo a México, y el enorme patinazo quedó grabado en vídeo para el desconcierto de su legión de seguidores. Los alemanes han tenido que acarrear con la penitencia e ir paso a paso buscando la redención de sus fans.

helloween pumpkins united - metal journal pic 3

Tras una sesión de DJ y sin teloneros de por medio Helloween se subieron al escenario del WiZink Center a las ocho y media de la tarde. Tras descolgar el telón los fans pudieron percatarse de la enorme pantalla central que iba a jugar un papel determinante en todo el concierto. Para empezar a lo grande habían seleccionado un extenso Halloween de entrada con los siete músicos sobre el escenario y con muchas lecturas claras desde el inicio.

Los alemanes plantean su actuación como un show multimedia en el que combinan la música con diferentes proyecciones desde la pantalla trasera mientas las dos laterales quedan para retransmitir y acercar el concierto a los fans. El papel tanto de Kiske como de Hansen es crucial, como no podía ser menos, ocupando ambos una posición estelar sobre el escenario. También fue llamativa la química que reflejaban ambos vocalistas (Andi Deris y Michael Kiske), derrochando guiños y buscando una clara compenetración y no una competencia.

Con la mastodóntica Halloween se ganaron a unos fans que estallaron cuando escucharon la entrada de Dr. Stein, uno de los grandes favoritos de sus seguidores. Fusionaron ambos capítulos de los ‘Keepers…’ redondeando el inicio con I’m Alive. La acústica era impecable con una importante cuota para las tres guitarras (Weikath, Hansen, Gerstner) que ejercieron de columna vertebral del sonido de la banda. Cada vez que Hansen y Weikath hermanaban sus melodías los fans recordaban uno de los capítulos más grandes que ha dado el metal alemán.

Los germanos presentaron a ‘Seth’ y ‘Doc’, dos personajes de dibujos animados en forma de calabazas que entretuvieron entre tema y tema durante todo el concierto. Llegó el protagonismo para un Deris que realizó las presentaciones en castellano y que no paró de llamar ‘Miguel’ a Kiske. If I Could Fly y Are You Metal? fueron sus primeras apuestas en las que sorprendió con un gran nivel de voz demostrando un alto grado de autoconfianza.

Kiske asumió el liderazgo con Rise And Fall, otra de las imprescindibles del Keeper II, y volvió a dar el testigo a Deris para que asumiera Waiting For The Thunder, el tema más nuevo de la noche (Straight Out Of Hell, 2013). Ataviado con sombrero de copa y bastón, Deris se convirtió en un Perfect Gentleman obteniendo la ayuda de Kiske al final del tema.

helloween pumpkins united - metal journal pic 2

Los focos se situaron sobre un Kai Hansen que anunció que iban a repasar los comienzos de la banda. Tomó la voz cantante y acometió Starlight a la que fusionó Ride The Sky y Judas recuperando los ecos de unos años en los que incluso llegaron a ser encasillados como thrash metal. Aunque su estilo quedó muy claro entonces y ayer con toda una declaración de intenciones: Heavy Metal (Is The Law) con un Kai Hansen que al igual que Deris también excedió las expectativas en cuanto a su voz se refiere.

Colocaron dos sillas altas en la prolongación del escenario, lo que anunciaba que se avecinaba una balada. Deris y Kiske unieron fuerzas en Forever And One (Neverland) del The Time Of The Oath. Kiske además de no tener problemas en cantar un tema de cuando ya no estaba en la banda, estrechó con su brazo el hombro de Deris demostrando su gran sintonía. En esta canción fue el guitarrista Sascha Gerstner quien asumió un protagonismo que fue in crescendo a lo largo de la actuación.

Kiske avanzó que llegaba un tema del Keeper I, de cuando tenía largas melenas rubias. “Entonces quería parecerme a Elvis y he acabado pareciéndome a Rob Halford”, espetó el alemán. Había llegado el turno para A Tale That Wasn’t Right, sin duda la gran balada de Helloween. En la segunda parte del concierto Kiske experimentó más problemas para alcanzar los en ocasiones inalcanzables tonos de los viejos temas llegando a veces demasiado forzado.

Deris tomó el testigo con I Can antes de que las miradas se centraran en la batería de Dani Löble, dispuesto a comenzar su solo. Tras el primer embate la pantalla central mostró imágenes de Ingo Schwichtenberg, el batería clásico de Helloween que falleció en 1995. Lo más sorprendente es que emitieron un viejo solo de Ingo al que luego se sumó Löble marcando ritmos paralelos desde dos mundos diferentes en un extraordinario tributo que consiguió una de las mayores ovaciones de la noche.

Michael Kiske volvió al escenario para cantar Livin’ Ain’t No Crime que rápidamente fundieron con A Little Time para alegría de la nutrida afición.  El desparpajo de Deris volvió a relucir con Why? y Sole Survivor, el primer tema del Master Of The Rings, tal como inquirió. El himno Power contagió a los miles de seguidores que lo coreaban al unísono. Fue otro de los momentos álgidos de la noche.

helloween pumpkins united - metal journal pic 8

Cerraron el primer núcleo del concierto con una extraordinaria interpretación de How Many Tears con el protagonismo de las tres voces y de las tres guitarras. No le gusta buscar los focos, prefiere quedarse en un segundo plano pero el sonido de su guitarra delata la importancia que siempre ha tenido Michael Weikath en esta banda. Su inseparable compañero, el bajista Markus Grosskopf, es otro de los grandes activos del directo de Helloween. Se retiraron del escenario tras dos horas y siete minutos.

El primer bloque de bises comenzó con otro de los temas esenciales; Eagle Fly Free y un Kiske que tuvo que dar todo lo que tenía antes de presentar la segunda epopeya de la noche; Keeper Of The Seven Keys en la que su voz se fundió con unas guitarras soberbias. Al final de la extensa canción también apareció Deris para culminar el tema con la despedida uno a uno de los componentes de la banda. En su turno Kai Hansen tuvo un recuerdo a los músicos fallecidos; Ronnie James Dio, Freddie Mercury, Janis Joplin, Lemmy, Malcolm Young… El último que se quedó para despedirse apoyado por los coros de los fans fue un Sascha Gerstner que mostró más galones de los esperados.

Se hicieron de rogar pero volvieron a escena con un solo de Kai Hansen que llegó a interactuar con las imágenes de la pantalla. Future World puso el WiZink Center patas arriba y abrió el camino para la traca final con un I Want Out que amenizaron con decenas de globos y balones que lanzaron desde varios puntos del pabellón. Estalló el confeti y se tomaron todo el tiempo necesario para despedirse de sus fans.

Después de más de tres horas Helloween habían completado una actuación histórica, seguramente uno de los conciertos más grandes de su carrera en cuanto a poder de convocatoria se refiere, sin contar los festivales y ejerciendo ellos de cabezas de cartel. Habían conseguido ensamblar las tres etapas de la banda en una fiesta audiovisual que satisfizo las expectativas de su legión de seguidores y que podrá quedar para la posteridad gracias a la filmación del concierto.

HELLOWEEN ‘PUMPKINS UNITED’ SETLIST

Halloween
Dr. Stein
I’m Alive
If I Could Fly
Are You Metal?
Rise And Fall
Waiting For The Thunder
Perfect Gentleman
Starlight / Ride The Sky / Judas
Heavy Metal (Is The Law)
Forever And One (Neverland)
A Tale That Wasn’t Right
I Can
Solo de batería + Ingo Tribute
Livin’ Ain’t No Crime / A Little Time
Why?
Sole Survivor
Power
How Many Tears

Invitation
Eagle Fly Free
Keeper Of The Seven Keys

Solo de Kai Hansen
Future World
I Want Out

helloween pumpkins united - metal journal pic 7

helloween pumpkins united - metal journal pic 9

helloween pumpkins united - metal journal pic 4

helloween pumpkins united - metal journal pic 5

helloween pumpkins united - metal journal pic 6

WE THINK

helloween - madrid cartel pic 1

21
fb-share-icon0
0