Sacred Reich, una locomotora desde Arizona

sacred reich - metal journal 2019 pic 1

SACRED REICH
NIGHT DEMON
Sala Santana 27, Bilbao
23 de noviembre de 2019

21:37 horas. La locomotora de Sacred Reich arribó hasta el escenario de la sala Santana 27 de Bilbao nada más concluir la intro The Boys Are Back In Town de Thin Lizzy. 22:47 horas. La afición había experimentado una descarga que destacó tanto por su intensidad como por su brevedad. 70 minutos de puro thrash con el particular sello groove de la banda de Arizona, junto con Flotsam And Jetsam uno de los puntales del género en Phoenix.

Sacred Reich es una banda que no se ha prodigado mucho por estos lares. Con excepción de los veteranos que recordaban un concierto legendario con Sepultura en Bergara en junio de 1991 y de quienes los han visto en los festivales europeos, para una buena parte de la audiencia era la primera vez que veían a la banda de Arizona.

Los americanos venían a presentar su reciente disco, Awakening, el primer trabajo de estudio que editan en 23 años. Justo los mismos años que tiene el nuevo guitarrista, Joey Radziwill, quien hizo gala de su juventud con un continuo headbanging durante la hora y diez minutos de actuación.

Al mando de la locomotora un Phil Rind al bajo y a la voz al que se le veía muy cómodo y disfrutando en el escenario. El auténtico impulso llegaba desde la batería de Dave McClain, quien el año pasado volvió al seno de la banda cual hijo pródigo, después de más de dos décadas marcando el ritmo de Machine Head. Los más nostálgicos también recuerdan algunos de los capítulos previos de la carrera de McClain, como su paso por S.A. Slayer o su etapa junto con Mark Reale en Narita, una banda que surgió en un parón que realizaron Riot antes de reactivarse con Thundersteel.

Y completando la formación, Wiley Arnett, alternando su labor como guitarrista solista con riffs y ritmos demoledores, mano a mano con Radziwill, llenando con un sonido potente la sala Santana 27 ante una audiencia entregada frente al escenario.

Los americanos alternaron temas nuevos como Manifest Reality, Divide & Conquer o Awakening con clásicos como The American Way o Love…Hate. Phil Rind se mostró muy cercano con la audiencia, a quienes aconsejó seguir sus propios designios sin esperar nada de gobiernos ni religiones. Sin embargo, destacó las virtudes de la música, como la capacidad que tiene de unir a gente muy dispar.

Sacred Reich descargaban los temas con un contagioso groove que desató el headbanging entre muchos fans, que agradecieron clásicos como Free o Crimes Against Humanity. Mostraron su cara más melódica en Who’s To Blame con sus referencias a Ozzy y Judas Priest y ametrallaron con Ignorance con una batería brutal y una banda sacudiéndose al unísono.

Llamó la atención la buena acogida del tema nuevo Salvation, que empalmaron con Independent y Killing Machine, quinta canción nueva que interpretaban en Bilbao. La traca final llegó con Death Squad y Surf Nicaragua, en la que buena parte de la sala se desmadró al ritmo de los de Arizona.

sacred reich - metal journal 2019 pic 2

En esta gira Sacred Reich cuentan con Night Demon como invitados, una banda que ya había descargado previamente en Bizkaia. La última vez en esta misma sala en enero del año pasado, entonces como teloneros de Accept. Muy lejos del estilo de los cabezas de cartel, los también americanos practican un heavy metal clásico y son conocedores de buena parte de los arcanos de la NWOBHM, a pesar de provenir de una latitud y una generación muy diferente.

Salieron a por todas enlazando temas de sus dos discos de estudio; Welcome To The Night, Full Speed Ahead y Dawn Rider introducida por Overkill de Motörhead. Y precisamente la banda de Lemmy es una de sus influencias en cuanto a su actitud de directo se refiere. Los de California están liderados por Jarvis Leatherby (bajo y voz), que actualmente también es miembro de Cirith Ungol.

Encadenaron Hallowed Ground con The Howling Man, una extensa pieza con diferentes tensiones y una entrada que recordaba a los primitivos Iron Maiden. El lado más intenso de la balanza se decantó en el himno Heavy Metal Heat.

A Jarvis le secundaban el batería Dusty Squires y el guitarrista Armand John Anthony, capaz de ejecutar los solos al mismo tiempo que se sacudía en un continuo headbanging. Prosiguieron con Curse Of The Damned y Screams In The Night, también de su debut, que redondearon con los potentes riffs de The Chalice en la que contaron con ‘la muerte’ (o una figura diabólica como detalla la letra) como invitada especial en escena y enarbolando un cáliz. El cambio de tendencia llegó con una pieza compleja como Darkness Remains, con un inicio baladístico y diferentes tensiones alterando demasiado el ritmo del concierto y encima en una fase crucial. Cuando parecía que ya habían acabado volvieron al escenario para despedirse al son de su himno Night Demon.

ight demon - metal journal 2019 pic 1

SACRED REICH

sacred reich - metal journal 2019 pic 4

sacred reich - metal journal 2019 pic 8

sacred reich - metal journal 2019 pic 11

sacred reich - metal journal 2019 pic 6

sacred reich - metal journal 2019 pic 7

sacred reich - metal journal 2019 pic 12

sacred reich - metal journal 2019 pic 10

sacred reich - metal journal 2019 pic 14

sacred reich - metal journal 2019 pic 3

NIGHT DEMON

ight demon - metal journal 2019 pic 3

ight demon - metal journal 2019 pic 2

ight demon - metal journal 2019 pic 4

 

 

Comparte en tus redes sociales:

Más historias recomendadas