Adolfo García-Sastre sobre la música en directo: ‘Va a volver y con más fuerza que nunca’

728x300_Z23_BANNER ROBAPAG_METAL JOURNAL_b

adolfo garcía-sastre pic 1

METAL JOURNAL ha entrevistado a Adolfo García-Sastre, virólogo, profesor del Departamento de Microbiología y director del Instituto de Salud Global y Patógenos Emergentes del Hospital Monte Sinaí de Nueva York. Además de estos cargos y un currículo impresionante, García-Sastre es un gran melómano. En esta entrevista nos ha ofrecido claves sobre la situación actual de la pandemia, ha analizado su impacto en la música y ha accedido a desvelar sus gustos musicales, los conciertos que más le han marcado y algunas divertidas anécdotas.

Desde hace dos años vivimos en una especie de distopía camuflada con tintes de normalidad, que agita nuestras vidas con cada oleada del virus. Y la sexta ola en España ha sido especialmente virulenta llegando además en un momento en el que parte de la población empezaba a conjugar la pandemia en pretérito. Además del sufrimiento de quienes han perdido seres queridos o de quienes han experimentado en su propio cuerpo los efectos del virus, la pandemia ha generado más consecuencias perniciosas: la polarización de parte de la sociedad, el aumento de enfermedades mentales, serias dificultades económicas en determinados sectores y un agotamiento generalizado.  

Dominados por una incertidumbre que afecta a todos en mayor o menor medida, en METAL JOURNAL hemos querido buscar respuestas a algunas de las cuestiones que nos hacemos al inicio de este año y con las incidencias acumuladas disparadas. ¿Supondrá la variante ómicron un verdadero cambio de tendencia en la pandemia? ¿Cómo es posible que en la sexta ola se hayan multiplicado los contagios como nunca antes en la pandemia con un porcentaje tan alto de la población vacunada? ¿Tienen sentido sanitario los pasaportes Covid más allá de incitar a la vacunación? Y centrándonos en la música; ¿Qué deparará 2022? ¿Se pueden minimizar los contagios en los conciertos? ¿Volverán los festivales en verano? ¿Es imposible unificar criterios en la Unión Europea para favorecer las giras internacionales?

Pedro Alonso es el encargado de efectuar las preguntas. Las respuestas las tiene Adolfo García-Sastre…

MJ: De ómicron se han dicho muchas cosas en poco tiempo; que es más contagiosa, que podría ser más leve, que incluso podría ser la puerta de salida de la pandemia… ¿Podría ser ómicron la variante del virus que significara un cambio de tendencia radical en la pandemia o es prematuro para saberlo?

Adolfo García-Sastre: Todo eso es correcto, es más contagioso y menos virulento. Mucho de ello se debe a que es capaz de infectar a los ya vacunados, con lo cual el número de infecciones aumenta. Pero como los vacunados, aunque se pueden infectar, tienen inmunidad que les protege de enfermedad severa, la mayor parte de las infecciones son leves. Eso es distinto en los no vacunados, donde se siguen viendo la mayor proporción de hospitalizaciones. Pero está claro que ómicron es la primera variante donde vemos un cambio del virus hacia provocar una enfermedad más leve. Menos proporción de enfermedad severa. Pero como ocasiona muchas infecciones, los casos totales de enfermedad severa pueden llegar a ser altos de nuevo si se acumulan muchas más infecciones. Por lo tanto, hay que intentar pasar esta ola reduciendo en lo posible la velocidad de contagio para que los casos severos no se acumulen todos a la vez.

“Está claro que ómicron es la primera variante donde vemos un cambio del virus hacia provocar una enfermedad más leve”

MJ: La atención primaria se ha saturado en parte de España, en buena medida por contagiados asintomáticos o con síntomas leves. ¿Sería importante revertir esta situación para centrar la mayor atención hacia los pacientes más enfermos tanto por el virus como por cualquier otro tipo de patología?

Adolfo García-Sastre: El principal problema es la falta de recursos. Es importante saber cuántos contagiados hay para saber si se necesitan medidas de contención para reducir la velocidad de contagio, ya que los incrementos de contagios se traducen dos semanas más tarde en incrementos en hospitalizaciones. Pero para eso se necesita disponer de la suficiente cantidad de test y de sanitarios de atención primaria. Una proporción de los infectados, aunque baja, tendrá enfermedad severa más tarde. Si sabes que estás infectado puedes intentar evitar contagiar a más gente, y puedes estar alerta a si desarrollas síntomas de tal modo que necesites medicación antes de desarrollar síntomas más severos. Eso da una ventaja en la lucha contra la enfermedad.

“Es importante saber cuántos contagiados hay para saber si se necesitan medidas de contención para reducir la velocidad de contagio”

MJ: ¿Por qué los gobiernos, salvo en Austria y recientemente en Italia, no quieren optar por una vacunación obligatoria y en cambio apuestan por hacer la vida muy difícil a quienes deciden no vacunarse?

Adolfo García-Sastre: Al final las dos cosas son las mismas. Obligas a vacunarse a los que no quieren y si no te imponen penalidades. O no los obligas directamente, pero les impones penalidades si no se vacunan. Esto va a ser solo temporal. Al final la pandemia se acabará incluso si hay gente que no se vacune, porque tarde o temprano se infectarán y adquirirán inmunidad por infección. Pero tienen el problema de que es más fácil que tengan un episodio de enfermedad severa por infección que por vacunación. Y ese problema es el más importante que tienen, independientemente de las sanciones que les puedan imponer los gobiernos.

“Al final la pandemia se acabará incluso si hay gente que no se vacune, porque tarde o temprano se infectarán y adquirirán inmunidad por infección”.

MJ: Cuando se presentaron las diferentes vacunas se hicieron públicos los porcentajes para evitar la gravedad de la enfermedad. Entonces no trascendieron al gran público porcentajes relacionados con una menor transmisión del virus entre los vacunados. ¿Cómo es posible que la transmisión se haya multiplicado en esta sexta ola en España y en otros países alcanzando incidencias acumuladas nunca vistas en la pandemia con un porcentaje tan alto de la población vacunada?

Adolfo García-Sastre: El causante de esto es ómicron. Las vacunas se han aprobado basadas en su eficacia en reducir enfermedad, no infección. Luego se vio que tenían también eficacia en reducir infección y transmisión, aunque algo menor que la eficacia de reducir síntomas. Después se comprobó que su eficacia seguía siendo buena después de 6 meses, pero que se reducía lo suficiente como para recomendarse una tercera dosis. Y entonces se nos echó ómicron, lo suficientemente distinto para poder infectar una gran proporción de vacunados, y con una mayor capacidad de transmisión. Esto ha causado el disparo exponencial de los contagios y el desplazamiento de la variante anterior delta por ómicron. La tercera dosis sigue siendo válida, porque refuerza la prevención de enfermedad severa por ómicron que, aunque en general no ocasiona enfermedad severa, sigue causando cierta proporción de enfermedad, sobre todo en grupos de riesgo.

MJ: Más allá de incitar a la vacunación, ¿el pasaporte Covid tiene claras ventajas sanitarias teniendo en cuenta que las actuales vacunas no son esterilizantes? ¿Podría llegar a ser contraproducente al hacer que los vacunados relajen otras medidas en determinados entornos?

Adolfo García-Sastre: El pasaporte Covid, como todas las medidas, ayuda si es usado junto con medidas adicionales. Pero no es suficiente por si sólo de contener los contagios. Los no vacunados siguen siendo más transmisores que los vacunados, pero los vacunados también pueden transmitir. Así que es importante no confiar únicamente en la vacunación para saber si no vas a ser contagiado o contagiar a alguien porque tienes una infección sin síntomas que no sabías.

MJ: ¿Es aconsejable que la dosis de refuerzo de la vacuna sea del mismo fabricante que las dos primeras dosis?

Adolfo García-Sastre: Es irrelevante para las vacunas de mRNA. Moderna puede ser seguida de Moderna o Pfizer, y Pfizer puede ser seguida de Pfizer o Moderna. Pero es mejor una dosis de refuerzo con vacuna mRNA (Pfizer o Moderna) que con vacuna de adenovirus (Astrazeneca) para los previamente vacunados con Astrazeneca. Esto es debido a que la vacunación con una plataforma basada en adenovirus induce una respuesta neutralizante contra la plataforma, contra el adenovirus, por lo que deja de ser efectiva cuando se usa más de dos veces, pero eso no ocurre con las vacunas de mRNA.

Música en pandemia

MJ: 2020 y 2021 han sido dos años muy duros para el mundo de la música en cuanto a su actividad de directo se refiere. Cautela, esperanza o resignación. ¿A cuál de estas palabras se pueden aferrar tanto músicos como espectadores en 2022?

Adolfo García-Sastre: Esperanza. Cuando aún ni delta ni ómicron habían llegado, había pocos virus circulando en Nueva York y volvieron a dejar hacer conciertos en lugares cerrados, yo fui al primer concierto del Madison Square Garden desde el comienzo de las restricciones, que requería pasaporte Covid. Los Foo Fighters lo llenaron, y la energía del concierto, de toda esa gente que por primera vez en más de un año volvíamos a disfrutar de música en directo, fue increíble. También es verdad que tocaron muy bien. Eso va a volver, y con más fuerza que nunca.

“La energía del concierto, de toda esa gente que por primera vez en más de un año volvíamos a disfrutar de música en directo, fue increíble”

MJ: ¿Es posible minimizar el riesgo de contagio en los conciertos?

Adolfo García-Sastre: Lo más importante es que haya poco virus circulando y que las tendencias de los contagios no estén al alta.

MJ: Las diferentes restricciones dependiendo de las comunidades autónomas en España o de los países en Europa dificultan notablemente las giras nacionales e internacionales. ¿Sería una quimera pensar en normativas similares en toda la Unión Europea?

Adolfo García-Sastre: Las decisiones para contener la pandemia se han politizado tanto que es imposible pensar en normativas comunes, por desgracia.

“Las decisiones para contener la pandemia se han politizado tanto que es imposible pensar en normativas comunes”

MJ: Europa lleva dos años sin celebrar sus grandes festivales de heavy metal de verano en condiciones normales. ¿Podremos vivirlos por fin en 2022?

Adolfo García-Sastre: Espero que sí. Pero nunca se puede saber con toda seguridad.

MJ: Lo hemos visto en algunas intervenciones en televisión vistiendo camisetas de grupos musicales, como The Darkness o Black Sabbath. ¿Podría hablarnos de sus gustos musicales, bandas, estilos…?

Adolfo García-Sastre: Me gusta mucho el rock progresivo y el metal. Con gustos muy variados desde Metallica y los Maiden, pasando por los Chili Peppers, Smashing Pumpkins, los DM, Nick Cave, Jack White… Españoles por supuesto Rosendo, Barón, Siniestro… pero también Fito, Extremoduro, Manolo García… Soy también un fan de Bowie, al que he visto dos veces, la segunda con Nine Inch Nails de teloneros. Fantástico. Y suelo ir a la ópera también.

MJ: ¿Es usted espectador asiduo a conciertos? Si es así, ¿qué bandas le han marcado más sobre un escenario?

Adolfo García-Sastre: Sí, mi último concierto ha sido Rancid y Dropkick Murphys, en el famoso Stone Pony de Ashbury Park, un cuchitril de garaje al aire libre donde han tocado bandas y grupos espectaculares, empezando por el Boss. Fantástico. Me acuerdo mucho del concierto al que fui en Nueva York hace tiempo de los Ramones, cuando aún estaban vivos, hora y media de música seguida sin parar solo puntuada por los one, two, three, four entre cada canción de dos minutos. Los Rammstein en el Garden fueron espectaculares. Me invitó un amigo español fan de ellos que vino a Nueva York sólo para verlos por tercera vez creo. Los Wu-Tang son increíbles, sobre todo por la mezcla tan dispar del público que va a verlos. Antes de venir a Nueva York pude ver a Prince, Bowie, los Rolling (con Ketama de teloneros, una pasada), en Madrid, y a los Cure en Las Ventas. Mi hija es también aficionada, la llevé cuando tenía 15 años a su primer concierto; Volbeat en Brooklyn, y desde entonces vamos juntos a muchos conciertos. Hemos vista a Metallica en Minneapolis, a Iron Maiden en Sevilla, a Anthrax, Pearl Jam, Misfits, Primus, Ministry en Nueva York. Con mi mujer he visto a Neil Young, Muse, a Bruce, los Eagles, la E.L.O., a los Talking Heads, Simple Minds, Pixies, Black Keys, Slayer (a los que por cierto vimos después de una representación de la ópera Turandot en el Met – Metropolitan Opera House). Los Depeche Mode los vi en Berlín durante un aguacero increíble en el que siguieron tocando como si nada mientras la peña estaba totalmente calada de agua, pero gozando. A los Deftones los vi en Coney Island en verano y acabé con un amigo bañándonos en la playa a las 12 de la noche. Bueno un montón de grupos que he disfrutado y que todavía me quedan por disfrutar. Una anécdota graciosa que me pasó es durante la actuación de Less Than Jake, la banda me invitó a subir al escenario durante una canción y luego gente del público que no conocía cuando volví del escenario me invitó a cervezas. Otra graciosa es que después de un concierto de Soundgarden en Nueva York mucha gente me confundió con un miembro de la banda y me pedían autógrafos.

“Slayer, a los que por cierto vimos después de una representación de la ópera Turandot en el Met”

“A los Deftones los vi en Coney Island en verano y acabé con un amigo bañándonos en la playa a las 12 de la noche”

“Después de un concierto de Soundgarden en Nueva York mucha gente me confundió con un miembro de la banda y me pedían autógrafos”

adolfo garcía-sastre pic 2

more recommended stories

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 5; var RightAdjust = 5; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }