Bryan Adams triunfa en el BEC con un espectáculo sobrio y dos horas cargadas de hits

bryan adams-bec pic 1

Alrededor de 9.500 personas se dieron cita anoche en el Bizkaia Arena del BEC en Barakaldo para ver la actuación de Bryan Adams en plena gira de presentación de su último disco, Get Up. Suponía además el regreso del artista que precisamente inauguró el BEC como recinto de conciertos hace ahora once años. Pero el idilio de Bryan Adams con los escenarios vizcaínos se remonta mucho tiempo atrás. En junio de 1988 llenó a reventar el pabellón de La Casilla en Bilbao en la gira de Into The Fire. Tres años después volvería al mismo recinto. En aquella ocasión con un nuevo disco bajo el brazo; Waking Up The Neighbours.

Durante los noventa Adams prefirió recalar en la vecina San Sebastián, pero con el nuevo siglo recuperó Bizkaia como parada obligatoria a su paso por Euskadi. La gira peninsular de Get Up comenzó en Granada el pasado domingo, después se dirigió a Portugal para hacer escala en Lisboa y Gondomar, y posteriormente regresó a España para rematar en Madrid, Barakaldo y culminar mañana en Barcelona.

Llamó la atención la presencia de un público mayoritariamente ‘mainstream’ con una indumentaria escasamente rockera, pero que a la postre demostró un amplio conocimiento de la carrera del vocalista y guitarrista nacido en Kingston (Ontario, Canadá).

El Bizkaia Arena puede variar su capacidad simplemente moviendo el escenario. El espacio acotado anoche para el concierto de Bryan Adams prácticamente se llenó con una audiencia que esperó pacientemente hasta que la banda tomó posiciones a las 21.47 horas.

El rubio canadiense eligió uno de los temas nuevos para comenzar el show; Do What Ya Gotta Do para acto seguido marcarse un Can’t Stop This Thing We Started, del Waking Up The Neighbours, que desató el BEC a las primeras de cambio con un público que tuvo que entrar en calor de inmediato y casi sin esperar que brotaran los hits de forma tan rápida. Fue curioso escuchar unos coros masivos donde predominaban las voces femeninas.

Un amplio escenario con una enorme pantalla central y dos laterales era el único atrezzo escénico con el que contaba Bryan Adams. Ni siquiera las luces fueron excesivamente espectaculares, lo que daba al show un carácter sobrio y dejaba a la música como la protagonista absoluta. El sonido sí jugó a favor de una banda uniformada que apostó por un inicio espectacular. Se aferraron de entrada a Reckless, el cuarto trabajo editado en 1984, auténtico súper ventas y propulsor de la carrera del cantante canadiense. Interpretaron seguidas She’s Only Happy When She’s Dancin’ con un Bryan Adams que encaró el filo del escenario y Run To You con melodías de guitarra dobladas.

“Mi nombre es Bryan y estoy feliz de volver a Bilbao”, espetó el vocalista a modo de presentación. Go Down Rockin’, del nuevo trabajo, espoleó su vena más rock and roll mientras Heaven, la archiconocida balada compuesta por Adams y Jim Vallance y uno de sus mayores éxitos, puso al BEC en pie con una ovación que estalló desde los primeros acordes. El pabellón en pleno coreó el estribillo en otro de los momentos álgidos que se sucedían en los primeros compases del concierto.

Del yin al yang con Kids Wanna Rock, la canción más heavy de la noche, que cerraron con un pequeño solo de batería de Mickey Curry. It’s Only Love fue el tercer tema consecutivo que tocaban del Reckless, y el quinto en lo que iba de concierto. Bryan Adams y el guitarrista Keith Scott derrocharon complicidad, mientras este último se destapó con un potente solo.

This Time inauguró el recuerdo al tercer disco, Cuts Like A Knife, en otro momento de buena interrelación entre la banda y su público. Bryan Adams presentó el nuevo disco Get Up al tiempo que introducía You Belong To Me nuevamente con un tono muy rockero. El canadiense se mostró comunicativo con la música sin perder demasiado tiempo en peroratas ni en los tópicos habituales. Su mensaje lo transmitió cantando y con la guitarra.

El clímax de la noche llegó con Summer Of ’69 y esa nostalgia por un tiempo pasado, que se convirtió en plenos ochenta en uno de los mayores hits de Bryan Adams. El público de las gradas se puso en pie y el pabellón vibró al unísono. De la tempestad a la calma con una acústica When You’re Gone, perteneciente a On A Day Like Today, y que también fue muy coreada.

(Everything I Do) I Do It For You fue otro de los grandes hits del Waking Up The Neighbours que sonó en Barakaldo, y logró una de las mayores ovaciones. No estaba en el guión porque no la habían tocado en otras ciudades, por eso sorprendió la inclusión de Let’s Make A Night To Remember. Bryan aseguró que unos fans que sostenían carteles con el título de la canción le habían servido de inspiración.

Es habitual en sus shows y no falló en el Bizkaia Arena. Adams pidió a una bailarina entre el público para que amenizara If Ya Wanna Be Bad Ya Gotta Be Good. Tuvo que orientar al técnico de luces para que fijara un enorme foco en la grada en búsqueda de la candidata ideal. Le costó atinar y decidirse hasta que se decantó por una chica que se convirtió en protagonista en las pantallas durante toda la canción. Fue el único momento del concierto en el que se perdió un poco de tiempo, el resto no tuvo prácticamente un segundo de tregua.

Here I Am dio paso a Somebody, el séptimo tema del Reckless que sonaba en el BEC, mientras los ánimos volvían a caldearse sobremanera. Supieron alternar los temas más rockeros con los melódicos o incluso acústicos, como fue el caso de I’ll Always Be Right There, interpretada por Bryan Adams y Keith Scott.

Have You Ever Really Loved A Woman? incidió en el material de los noventa, muy presente en esta fase del concierto. Cuts Like A Knife fue un giro brusco a los ochenta con un solo muy heavy y un Bryan Adams que solicitó los coros de los fans. Se extendieron en la fase instrumental y culminaron subiéndose a la tarima de la batería mientras Curry aporreaba con fuerza.

El disco 18 Til I Die, de 1996, dominó la recta final del show con el corte homónimo y The Only Thing That Looks Good On Me Is You. Llevaban una hora y cuarenta minutos cuando se retiraron a los camerinos. Los bises comenzaron con energía con el tema nuevo Brand New Day, coronado por la versión de Eddie Cochran, C’mon Everybody. En ese momento Bryan Adams despidió definitivamente a su banda para quedarse solo con su guitarra en el escenario y afrontar los tres últimos temas de forma acústica.

Enlazó She Knows Me con Straight From The Heart en la que también tocó la armónica. Cerró con All For Love, el tema que cantó en los noventa junto con Rod Stewart y Sting. En total dos horas y tres minutos de concierto que habían colmado la mayoría de las expectativas de los fans.
Aunque Bryan Adams practica un rock de estadio con mayúsculas, la sobriedad de su show desnudaba la música de una banda que podría haber triunfado también en una pequeña sala. Y esa escasa necesidad de apoyarse en artificios externos da más valor si cabe al directo del grupo liderado por el vocalista canadiense.

En Barakaldo encadenó los mayores hits en la primera parte del concierto, lo que descompensó su recital remarcando una tendencia de más a menos. Quizás un cambio en el orden del setlist podría haber logrado un mejor balance en el show. Pero es un simple pero a un concierto sobresaliente en el que Bryan Adams triunfó con una gran voz, lideró a unos músicos de contrastada calidad y consiguió una gran complicidad con sus fans gracias a larga retahíla de clásicos que sonaron en el BEC.

BRYAN ADAMS SET LIST

Do What Ya Gotta Do
Can’t Stop This Thing We Started
She’s Only Happy When She’s Dancin’
Run To You
Go Down Rockin’
Heaven
Kids Wanna Rock
It’s Only Love
This Time
You Belong To Me
Summer Of’ 69
When You’re Gone
(Everything I Do) I Do It For You
Let’s Make A Night To Remember
If Ya Wanna Be Bad Ya Gotta Be Good
Here I Am
Somebody
I’ll Always Be Right There
Have You Ever Really Loved A Woman?
Cuts Like A Knife
18 Til I Die
The Only Thing That Looks Good On Me Is You

Brand New Day
C’mon Everybody
She Knows Me
Straight From The Heart
All For Love

bryan adams pic 2

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }