Danny Bowes (Thunder): ‘Sueno como un cantante de rock, pero me gustaría ser un cantante de soul’

thunder 2021 pic 2

Thunder es patrimonio del hard rock británico desde hace tres décadas. Una banda que no tiene miedo en adentrarse en otros estilos y personalizar su propuesta siempre con clase y elegancia. All The Right Noises (BMG) es su nuevo disco de estudio y su modo de combatir una pandemia que les ha alejado de su hábitat natural sobre los escenarios.

METAL JOURNAL contactó con el vocalista Danny Bowes, uno de los grandes referentes de la banda británica junto con el guitarrista Luke Morley. Conversador agradable, el cantante traza muchas de las claves tanto del nuevo disco como de la propia esencia de Thunder. Desde cómo una mentira adolescente puede cambiar una vida y la curiosa forma en la que conoció a Luke hace casi medio siglo, hasta las increíbles vicisitudes que ambos vivieron en un viaje a Estados Unidos a finales de los ochenta, y que sirvieron para erigir la que entonces fue su nueva banda.

Pero Danny también se adentra en temas más escabrosos, como su clara postura sobre el Brexit o cómo está viviendo la pandemia. Asimismo, el cantante detalla todas sus influencias, define la música como una droga única y profundiza en los avatares que vivieron para poder actuar en el festival Monsters Of Rock de Donington en 1990, uno de los puntos álgidos de sus comienzos. Todo esto y mucho más en una intensa entrevista de más de media hora.

Entrevista realizada por Pedro Alonso

¿Cómo ves la situación actual de la pandemia y cómo esperas que sea el futuro con las vacunas?

Obviamente ha sido un año realmente terrible para la gente de todo el mundo. Personalmente no ha sido demasiado malo para mí. Tengo una buena casa con un bonito jardín y muchos espacios abiertos cerca de donde vivo. He podido hacer la mayoría de cosas. Tampoco he sido nunca el tipo de persona que necesite ir a la tienda cada cinco minutos, por lo que no me he preocupado demasiado. Pero lo siento por esa pobre gente que ha tenido que vivirlo con niños pequeños. Yo también tengo hijos, pero ya han dejado la casa. Para la gente con niños pequeños que viven en pisos o apartamentos sin espacios verdes tiene que ser muy duro. Y para la gente mayor, que también tiene que ser muy duro. Ha sido horrible, pero soy optimista pensando que ahora tenemos las vacunas. Esperemos que los Gobiernos se pongan finalmente las pilas y consigan que estas vacunas lleguen a los brazos de la gente. Cuanto antes lo hagan antes volverá la normalidad al mundo.

“Personalmente no ha sido demasiado malo para mí. Tengo una buena casa con un bonito jardín y muchos espacios abiertos cerca de donde vivo. He podido hacer la mayoría de cosas”

Habéis aplazado vuestras fechas en Reino Unido hasta la primavera de 2022. ¿Crees que podréis tocar algún concierto ‘normal’ en 2021?

Esa es la pregunta de los 64.000 dólares. Ojalá lo supiera. Nos encantaría realizar conciertos. Este disco es genial para tocarlo y cantarlo. Si podemos, estaremos ahí. Tenemos que esperar a que las cosas vuelvan a la normalidad y que haya confianza para que la gente se pueda reunir en grandes grupos. Que puedan acudir a conciertos y sentirse seguros haciéndolo. Simplemente tenemos que esperar.

All The Right Noises se compuso antes de que la pandemia golpeara el mundo y se iba a editar en septiembre del año pasado. ¿Cómo podrías describir este disco que incluye canciones muy variadas?

Es muy difícil describirlo musicalmente. Es típico Thunder, pero Thunder ofreciendo su mejor versión. Para mí las canciones son muy potentes. Como has dicho, hay una composición muy variada. Probablemente tiene una de las mejores baladas que hemos compuesto, y grandes canciones para los fans. También algunos de los temas más heavies que hemos hecho. Son ‘todos los ruidos adecuados’ (All The Right Noises). Nos han dicho que es el mejor disco que hemos hecho. No sé si será verdad, pero lo acepto. Estoy muy feliz de aceptarlo. Después de más de 30 años haciendo discos, a la mayoría de bandas no les dicen que su último disco es el mejor, así que estoy bastante feliz de recibir este cumplido.

“Después de más de 30 años haciendo discos, a la mayoría de bandas no les dicen que su último disco es el mejor, así que estoy bastante feliz de recibir este cumplido”

thunder - all the right noises pic 1

El primer impacto es la portada. ¿Por qué decidisteis apostar por una foto de la escultura ‘Singing Ringing Tree’?

Viene en relación con el título del disco. Empezamos a buscar en Google instrumentos musicales inusuales. No sabíamos qué íbamos a poner en la portada, pero sí sabíamos que queríamos incluir una imagen de un instrumento musical inusual. Buscamos en Google y dimos con el ‘Singing Ringing Tree’. Nunca habíamos oído nada al respecto, pero pensamos que era una imagen muy inusual. Es realmente extraña, es una escultura y está en Reino Unido, lo que era importante. Por eso decidimos en aquel mismo momento que teníamos que fotografiarla. Desafortunadamente y a causa de la pandemia tuvimos que esperar unos meses, pero fuimos allí. Nuestro amigo Jason, que es fotógrafo, lleva haciendo fotos de la banda desde hace años. Lo enviamos allí y Luke fue con él. Tomaron fotos durante un período de dos días. La foto que ves en la portada se disparó a las 3:30 de madrugada justo cuando el sol empezaba a salir. Y hacía un frío helador. Dos minutos antes de que se tomara la foto todo estaba negro. En cuanto empezó a salir el sol Jason obtuvo la fotografía. Una vez que tuvieron la foto volvieron al hotel a entrar en calor. No hay Photoshop en la portada. Lo que se ve es tal como era a las tres y media de la mañana el pasado mes de julio. Es bastante imponente.

“No hay Photoshop en la portada. Lo que se ve es tal como era a las tres y media de la mañana el pasado mes de julio”

El primer single fue Last One Out Turn Off The Lights. Ha habido gente que pensaba que estaba relacionado con la pandemia, pero ya estaba escrito antes. En realidad, trata sobre el Brexit…

Estás absolutamente en lo cierto. Trata sobre el Brexit. Hay unas canciones en este disco en las que Luke estaba realmente enfadado cuando las escribió. Muchos temas tristes. Pero él compone sobre lo que cree y sobre lo que siente. Y el día que compuso este tema estaba muy frustrado por nuestro Gobierno británico. Estuvieron muy equivocados por darle a la gente de Reino Unido una oportunidad para decidir dejar la Unión Europea. Se pasaron 30 años culpando a la UE por todo lo que estaba mal. Si le das a la gente la oportunidad de votar el salir, lo van a coger. Y no había que culpar a la Unión Europea por todas las cosas. Quizás por algunas sí, pero no por todas. Es muy fácil cuando eres el Gobierno culpar a alguien que está lejos. Nosotros estábamos muy frustrados, no solo por esta decisión que pensábamos que era una locura. También estábamos muy decepcionados y enfadados por el tiempo en que se hizo un trato tan terrible. De ahí es realmente de donde viene toda la tristeza. Hay mucha indignación en esa canción. Cuando me la tocó por primera vez le dije que tenía que ser la apertura del disco. Tenía que ser la número uno. De este modo, si alguien piensa que Thunder nos hemos convertido en suaves, que quizás seamos viejos y que ya no podemos rockear, esta es la prueba para demostrarles que están equivocados.

“Estuvieron muy equivocados por darle a la gente de Reino Unido una oportunidad para decidir dejar la Unión Europea. Se pasaron 30 años culpando a la UE por todo lo que estaba mal”

¿El Brexit es un problema especialmente para una banda que gira por todo el mundo como Thunder?

Va a ser un gran problema, sí. Demasiados trámites burocráticos y papeleo, mucho coste y mucho tiempo… Todo malgastado haciendo cosas que deberían ser más simples. Para nosotros no es tan malo, porque tenemos un buen negocio, buenos fans… Pero algunas bandas jóvenes no van a poder tocar en Europa si esto continúa de este modo. Creo que es una verdadera pena.

El segundo single, Going To Sin City, trata sobre la primera vez que Luke y tú fuisteis a Estados Unidos antes de formar Thunder y la escena tan diferente que os encontrasteis allí…

Fue una aventura. Pasamos una semana en Nueva York. Conseguimos que no nos mataran porque hablamos con unas prostitutas en la calle sin saber que eran prostitutas. Después fuimos a Los Ángeles. Tuvimos un accidente de coche la primera noche y un episodio con la policía. Entraron a robar en nuestro motel, que era muy barato, y se llevaron mucho dinero y el billete de avión. Esto fue una tragedia, como te puedes imaginar. Pero musicalmente fue una gran aventura porque vimos toda la escena que emergía de California y especialmente de Hollywood. El Sunset Strip y todos esos clubes. Los chicos eran más guapos que las chicas, llevaban mejores maquillajes, mejores peinados… Era increíble. En Londres nosotros sentíamos que éramos bastante guays, habíamos tocado en el Marquee en Wardour Street, el legendario club, teníamos una banda… Cuando vimos todo lo que estaba saliendo de Los Ángeles, pensamos que parecíamos los chicos que venían a arreglar las tuberías. Allí parecíamos muy comunes. Nos quedamos con toda esa imagen y nos la llevamos de vuelta. Y Thunder se formó como resultado de aquel viaje. Unos meses después nació Thunder. Intentamos poner todo ahí. Bandas como Mötley Crüe, Guns N’ Roses, Aerosmith, que estaba resurgiendo, Poison… Todas aquellas bandas. Había una gran energía y nos encantó.

“Los chicos eran más guapos que las chicas, llevaban mejores maquillajes, mejores peinados… Era increíble”

¿Tuvisteis la oportunidad de ver a algunas de aquellas bandas cuando estuvisteis en Los Ángeles?

No teníamos dinero, éramos muy pobres. Necesitábamos tener reuniones con las compañías discográficas. Pensábamos que nos íbamos a quedar con un chicho que nos dijo que era nuestro amigo y que nos podíamos quedar en su apartamento. Nos comentó que tenía un gran apartamento. Cuando llegamos allí resultó que no era un muy buen amigo y fue un mentiroso. Su apartamento no era muy grande. Más bien era como una caja en la que pones los zapatos. No había espacio suficiente, por lo que no nos pudimos quedar con él. Así que tuvimos que gastar todo nuestro dinero en un hotel muy barato. Y eso significó que no nos quedó nada de dinero. Sí tuvimos algunas reuniones con sellos discográficos, fuimos a clubes… Sí vimos a algunas bandas, pero no recuerdo quiénes eran. Ha pasado mucho tiempo y, tengo que ser honesto, probablemente estaría borracho.

 

Uno de los secretos de All The Right Noises es que tenéis una formación muy estable. Quitando un par de cambios de bajistas en los noventa, permanecéis los mismos desde los principios de la banda. ¿Cómo habéis fraguado esa estabilidad?

Es algo en lo que solemos pensar muy a menudo. Creo que somos muy afortunados. Como individuos y personas, somos muy buenos amigos. Nos llevamos bien. Todos tenemos un sentido del humor muy similar. No somos iguales y tenemos personalidades muy diferentes, pero compartimos un muy profundo entendimiento sobre lo que está bien y lo que está mal tanto con la música como con estar en la banda. Somos muy afortunados, nos pasamos la mayor parte del tiempo riendo. Todos somos buenos en lo que hacemos, todos podemos tocar y cantar. Es una banda en la que es bastante fácil estar. No peleamos, ni discutimos, ni discrepamos. Hay muchas bandas que no se gustan entre ellos. Discuten y están preocupados por ser el más famoso de la banda. No tenemos nada de eso en la nuestra. Todo el mundo sabe lo que está haciendo.

“No somos iguales y tenemos personalidades muy diferentes, pero compartimos un muy profundo entendimiento sobre lo que está bien y lo que está mal tanto con la música como con estar en la banda”

Especialmente Luke Morley y tú sois una de las parejas icónicas de guitarrista/cantante en la escena del hard rock. ¿Cómo habéis mantenido una relación musical tan sólida desde que erais prácticamente niños?

Nos conocimos… Esto realmente va a ser escalofriante. Necesito que me prometas que no te vas a caer de la silla cuando te diga esto. Luke y yo en septiembre hará 50 años desde que nos conocimos. Es verdad. Nos conocimos en septiembre de 1971 cuando los dos acudimos a la misma escuela. Él vivía cerca de la escuela y yo muy lejos. Era una escuela selectiva en la que tenías que pasar una prueba para acceder. Yo no tenía en mente acudir a esa escuela, pero el profesor de mi colegio les dijo a mis padres que debería ir allí. Yo no quería ir porque todos mis amigos iban a una escuela diferente, pero estoy contento de haber ido. El primer día que llegué tenía una entrevista y tenía que pasar una prueba. Yo tenía el pelo muy largo, pero me lo había cortado una semana antes. Mi madre me obligó a cortármelo porque me dijo que no iba a acceder si tenía el pelo tan largo. Y como no quería hacer llorar a mi madre me corté el pelo. No quería hacerlo, pero me lo corté para no disgustarla. Así que fui con mi pelo corto y me senté en la recepción esperando mi entrevista. Sentado enfrente de mí estaba Luke. No nos conocíamos. Él tenía un pelo rojizo muy largo. Miré su pelo y miré a mi madre. Ella me dijo en voz muy baja: ‘No entrará en la escuela por su pelo’. Finalmente yo ingresé. No sabía sí él había accedido, pero yo estaba determinado en buscarlo. Así que cuando llegó septiembre y comenzamos la escuela mi misión aquel día era buscar al chico del pelo negro y rojizo. Y estaba allí, había entrado. Cuando fui a casa aquel día mi madre me preguntó: ‘¿Cómo ha ido tu primer día?’. Y yo le respondí: ‘El chico del pelo ha entrado’. Es todo lo que le dije. Cuatro años después me di cuenta de que estaba en una banda. Él tocaba la guitarra en un grupo y yo no cantaba. Fue cuatro años después, en 1975. Fui a su casa, un largo camino, porque vivía muy cerca de la escuela. Había un kit de batería y era la cosa más brillante e increíble que había visto. Nunca había visto un kit de batería en la vida real. Me senté al lado y me dejó alucinado. Estaba convencido de que había ángeles cantando y que el sonido salía de ese kit de batería. No pude pensar en nada más durante el resto del día. Decidí que, si tenía dinero y podía comprarme un instrumento para aprender a tocar si tenía tiempo, necesitaba que fuera el kit de batería. Al día siguiente le dije a Luke que era cantante, y él me dijo que no lo era. ‘Si fueras cantante ya lo sabría’, me contestó. Yo le repetí que sí lo era, él que no y así toda la tarde. Al final en mi desesperación le aseguré que tenía un micrófono, lo que era mentira. Cuando escuchó que tenía un micrófono me dijo: ‘Ok, ven a mi casa después de la escuela, te voy a dar unas canciones para aprender, vuelves el domingo por la mañana y te voy a ofrecer una audición. Si eres un cantante lo sabré’. Y eso es lo que sucedió. Así es como entré en la banda con él. Aprendí las canciones, volví, las canté y él me ofreció el trabajo. Y he estado con él en una banda desde entonces.

“Al día siguiente le dije a Luke que era cantante, y él me dijo que no lo era. ‘Si fueras cantante ya lo sabría’, me contestó. Yo le que repetí que sí lo era, él que no y así toda la tarde. Al final en mi desesperación le aseguré que tenía un micrófono, lo que era mentira”

Volviendo a Thunder, cuando editasteis vuestros primeros discos a comienzos de los años noventa, ¿era difícil competir contra toda la ola de bandas grunge que se multiplicaban desde Seattle?

No pensábamos mucho en eso. Nosotros éramos muy afortunados, nos pasaron muchas cosas de forma muy rápida. Pasamos de tocar ante 30 personas a 5.000 en un solo año. Fue increíble. Realmente fue unos años después cuando pasó lo del grunge y las cosas empezaron a cambiar para nosotros. De repente nadie parecía estar interesado en bandas como nosotros. Ya solo se preocupaban por las bandas grunge. Aquello fue duro, no solo para nosotros sino también para muchas bandas como la nuestra. Muchas desaparecieron, no pudieron competir más. Nosotros fuimos bastante afortunados por aquel entonces porque todavía teníamos una audiencia que quería vernos tocar. Pero fue muy difícil competir en aquel tiempo. Ahora llevamos mucho tiempo, tuvimos un par de parones en los que hicimos otras cosas. Pero fue fácil volver a hacerlo, porque es una banda en la que es muy fácil estar y muy difícil no estar. Afortunadamente para nosotros, la audiencia todavía está ahí. Compran nuestros discos y nuestras entradas, y siguen siendo muy entusiastas por lo que hacemos. Y durante los últimos cinco o seis años es todavía más que en mucho tiempo. Es algo por lo que estamos muy agradecidos.

En aquel tiempo tocasteis en el festival Monsters Of Rock de Donington en 1990 y 1992. ¿Consideras aquellos conciertos como puntos álgidos de los comienzos de Thunder?

Aquellos conciertos en el Monsters Of Rock fueron absolutamente increíbles. El primero especialmente. Había cerca de 90.000 personas allí. No podías ver la parte trasera de la audiencia. Les pedías que dieran palmas y sucedía como una ola. Llevaba mucho tiempo hasta que el sonido llegaba a la parte trasera de la audiencia. Fue un concierto increíble. Casi no llegamos a hacer el primero, porque perdí mi voz tres días antes. Teníamos un nuevo conductor y el aire acondicionado arruinó mi voz. No tenía voz para cantar en absoluto. Tuve que ir a un médico. Me trató con esteroides. Me puso una gran inyección en el culo. Dijo que era un doctor, espero que lo fuera. Tres días después no me dejaban hablar ni cantar y no tenía ni idea de si podría realizar el concierto. Cuando llegamos allí había un montón de presión. Circulaba un gran rumor de que no podríamos actuar, pero salimos al escenario. Si ves el vídeo de aquel concierto comprobarás cómo cambia mi cara cuando acometí la primera nota alta. Fue entonces cuando finalmente me di cuenta de que iba a salir bien. Mi voz estaba de vuelta. Aquella fue una gran parte de la razón por la que fue un concierto tan importante. Entonces se propagó mucha adrenalina. Todos nos dimos cuenta de que iba a estar bien. Estuvimos corriendo como locos. Un gran concierto. Y obviamente el resto es historia. Ha entrado en la leyenda de Thunder como uno de los mejores conciertos de los viejos tiempos. Y realizamos un montón de grandes conciertos, por lo que fuimos afortunados.

“Fue un concierto increíble. Casi no llegamos a hacer el primero, porque perdí mi voz tres días antes. Teníamos un nuevo conductor y el aire acondicionado arruinó mi voz. No tenía voz para cantar en absoluto”

Tu voz sigue sonando igual que hace 30 años. ¿Cuál es tu secreto?

No fumo, no bebo demasiado… Creo que esto es una gran parte de ello. Como bien y me cuido. No es que lo intente demasiado, nunca di clases de canto ni seguí material técnico. No tengo lo que se denomina un estilo de cantar mecánico. Soy muy consciente de que mi voz funciona, sé cuándo funciona y cuándo no. Sé cómo hacer que funcione y cómo hacer que vuelva cuando no funciona. Tengo mucha práctica. Así es como es por ahora. Abro la boca y surge… Soy afortunado.

¿Cuáles son tus cantantes preferidos y tus influencias?

Diría que mi inspiración para cantar fue Paul Rodgers. Cuando era un crío y vi a Free por primera vez en directo me quedé alucinado. No podía creer que alguien que tuviera una voz tan potente como esa al mismo tiempo sonara con tanta alma y tan bluesy. Y eso es lo que yo siento por la música. Tomé mucho ejemplo de Paul Rodgers en mis principios. Pero entonces escuché a Stevie Wonder, Marvin Gaye, Otis Redding… Y pensé, ‘Ok, de aquí es de donde lo coge Paul Rodgers’. Y también de Muddy Waters y ese tipo de chicos. Y de repente ese es el camino que seguí. Estoy dividido en términos de influencias entre el rock y el soul. Me gusta la música soul, el blues y también un poco de rock. Sueno como un cantante de rock, pero realmente me gustaría ser un cantante de soul.

“Estoy dividido en términos de influencias entre el rock y el soul. Me gusta la música soul, el blues y también un poco de rock. Sueno como un cantante de rock, pero realmente me gustaría ser un cantante de soul” 

Después de tanto tiempo en el negocio de la música. Más de 30 años con Thunder, otra década con Terraplane en los ochenta… Más de cuatro décadas de trayectoria. ¿Qué sentimientos te aporta la música?

Es algo único relacionado con interpretar música. Algo que es casi imposible sentir si no interpretas música. Cuando estás en una banda y estáis todos juntos tocando una canción sucede algo muy especial. Es como una droga. No lo puedes conseguir de otro modo. Como una droga única. Y como he dicho antes, estar en Thunder es estar en una banda en la que es muy fácil estar y muy difícil no estar. Es muy divertido. Cuanto más lo hacemos más mejoramos. Y hemos mejorado y mejorado. Honestamente siento que seguimos avanzando. Creo que ha sido un aprendizaje muy lento y que ahora estamos en una situación en la que podemos hacer nuestro mejor disco. No sé si será este o quizás el próximo. Tendremos que descubrirlo.

“Cuando estás en una banda y estáis todos juntos tocando una canción sucede algo muy especial. Es como una droga. No lo puedes conseguir de otro modo. Como una droga única”

thunder 2021 pic 3

¿Los bonus tracks de este disco los grabasteis en las mismas sesiones que el resto del álbum o durante el confinamiento?

Son cuatro canciones de estudio que fueron grabadas durante las mismas sesiones que el disco. Grabamos 15 canciones e hicimos tres sesiones. Una en el verano de 2019, otra en noviembre de 2019 y la última en enero de 2020. Y durante el curso de esas tres sesiones grabamos 15 canciones de las que elegimos 11. Dejamos estas cuatro. El sello discográfico quería realizar un CD bonus, pero pensamos que solo con cuatro canciones no iba a ser un CD de mucho valor para los fans. Así que decidimos acudir y regrabar algunas de las canciones en directo. Contamos con vocalistas femeninas y un teclista que también canta y trabajamos en las canciones durante dos o tres días para crear arreglos de directo. Y después simplemente las grabamos. Las tocamos en directo. No había sonidos agregados. No volvimos atrás para hacerlas de nuevo, simplemente las tocamos y grabamos. Son ocho versiones en directo que aparecen en el CD bonus y que grabamos el pasado verano entre el primer y el segundo confinamiento.

También habéis sacado el disco en versión casete.

Y en vinilo. El álbum en vinilo tiene un ‘Singing Ringing Tree’ desplegable que cuando abres el disco sale como si te amenazara con darte en la cara. Es genial.

Recientemente falleció Lou Ottens, el inventor de los casetes, a los 94 años. ¿Te gustaba escuchar casetes en la época?

Me encantan los casetes. Es el mejor invento. Sonaban terrible, pero creo que es la cosa más mágica. Puedo recordar muy claramente la primera vez que alguien me mostró un casete en una caja. El chico que me lo enseñó me dijo a ver si lo podía sacar. Y yo no sabía cómo abrir la caja. Me llevó unos diez minutos. Era la cosa más increíble. Ya sé que ahora parece muy simple, pero nunca había visto uno igual. Para mí fue como una cosa mágica. El hecho de que lo puedas poner, pulsar el ‘play’ y escuchar música… Y además podías grabar música, lo que me dejó alucinado. Me encantó.

¿Y de qué banda era aquel casete?

No era de ninguna banda. Era un casete blanco con una grabación de una charla de un Dj de radio.

¿Habéis compuesto más canciones durante los confinamientos?

Creo que Luke ya ha empezado a componer canciones. Todavía no he escuchado nada de lo que ha hecho, pero creo que empezó a escribir y el plan es volver al estudio durante este año. Definitivamente vamos a grabar realmente pronto. Como no hay conciertos tenemos que hacer algo para no aburrirnos.

“Definitivamente vamos a grabar realmente pronto. Como no hay conciertos tenemos que hacer algo para no aburrirnos”

Entonces es posible que el año que viene haya un nuevo disco de Thunder.

Nunca se sabe. Ojalá volvamos a la normalidad lo antes posible y así podamos ir a España y beber algunas de vuestras encantadoras cervezas y disfrutar algo de vuestro maravilloso tiempo.

Más información y pedidos:

https://thunderband.lnk.to/ATRNOB

thunder - all the right noises pic 3

thunder - all the right noises pic 2

thunder 2021 pic 1

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }