Iron Maiden, la historia la escriben los más grandes

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 1

IRON MAIDEN
GOJIRA
SABATON
Estadio Wanda Metropolitano, Madrid
14 de julio de 2018

Texto y fotos: Pedro Alonso

 Apoteosis de Iron Maiden en el Wanda Metropolitano

El heavy metal en España vivirá un antes y un después de la apoteosis que supuso el concierto de Iron Maiden ayer en el Estadio Wanda Metropolitano. Más de 50.000 espectadores acudieron a la casa del Atlético de Madrid para ver a una banda que hasta la fecha no había conseguido reunir a 30.000 fans en un concierto propio en España, un país con el que le une un fuerte idilio desde sus primeras visitas a comienzos de los años ochenta.

Cifras de récord absoluto para una banda de heavy metal clásico, que ayer se puso al nivel de los grupos ‘mainstream’ número uno que se nutren de una audiencia variopinta. Los que anoche prácticamente abarrotaron el Wanda Metropolitano eran sin embargo heavies venidos de toda España, una legión que también engrosaron aficionados extranjeros.

Nadie podía esperar semejante éxito cuando este impresionante órdago se hizo público en noviembre del año pasado. Entonces parecía una locura destinada a naufragar. Más si cabe teniendo en cuenta que 2018 está siendo el año con un mayor número de grandes festivales de heavy metal en España, por los que están desfilando una pléyade de bandas top del hard rock y el metal como Kiss, Ozzy Osbourne, Guns N’ Roses, Judas Priest, Megadeth, Helloween, Avenged Sevenfold, Marilyn Manson y un largo etcétera. Todo esto pone más en valor lo que ayer se vivió en Madrid, una ciudad que se convirtió en el epicentro del heavy metal de toda Europa.

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 3

Iron Maiden se encuentran inmersos en plena gira europea de ‘Legacy Of The Beast’, un tour en el que como suelen hacer cuando terminan las presentaciones de sus nuevos discos vuelven a dar un mayor protagonismo a los grandes éxitos que jalonan su impresionante carrera. El clásico Doctor Doctor de UFO cortó la respiración de miles de fans que esperaban nerviosos y expectantes la llegada de sus ídolos.

El famoso discurso de Churchill coincidió con el vuelo de un bombardero sobre el escenario y el inicio de las hostilidades al ritmo de Aces High. Cuando ya estaban sus compañeros estratégicamente posicionados, Bruce Dickinson salió como una flecha vestido de piloto de guerra y dio un soberbio salto ante la locura de sus seguidores.

Steve Harris retumbaba con su bajo mientras no paraba de agitarse en una puesta en escena que es toda una lección de heavy metal. El característico juego de tres guitarras funde los estilos dispares y melódicos de Dave Murray y Adrian Smith y el más rockero de un siempre motivado Janick Gers. Y por encima de todos se sitúa la batería de un Nicko McBrain tan contundente como de costumbre.

El sonido había mejorado sobremanera en comparación con las dos bandas teloneras. Where Eagles Dare fue todo un regalo para los fans de uno de sus discos más clásicos; Piece Of Mind, del que ayer llegaron a tocar hasta cuatro canciones. El comienzo no podía haber sido mejor. Lo rubricaron con un 2 Minutes To Midnight impulsado por un público que rugía con la potencia de un reactor.

Harris siempre ha sido un hombre de convicciones. No quiere dejar en el olvido la etapa en la que Blaze Bayley fue el vocalista de la banda en los años noventa. Con Bruce Dickinson al mando The Clansman alcanzó una nueva dimensión. Parece mentira que el carismático vocalista haya superado un cáncer de lengua. Su condición física y su voz le sitúan claramente en uno de los mejores momentos de su carrera. Además, ayer cuidó su imagen escénica al máximo cambiando constantemente de vestuario a gran velocidad.

Madrid enloqueció con The Trooper, en la que apareció un Eddie que luchó contra un Bruce, que entre su interminable lista de ocupaciones también ha destacado la esgrima. El cantante ondeó la bandera española como muestra de su triunfo. La gira ‘Legacy Of The Beast’ está destacando por una cuidada producción. La parte trasera del escenario se asemejaba a una gran catedral con vidrieras incluidas. En medio sobresalía una enorme pantalla en la que se podían ver imágenes relacionadas con los temas que estaban tocando.

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 7

Revelations es otra de las grandes bazas de esta gira. Vestido elegantemente de negro, Bruce volvió a evidenciar su clase mientras Steve Harris no paraba de sacudirse además de ‘ametrallar’ a sus fans con el bajo. Nueva lección musical la que generaron con el extenso For The Greater Good Of God, del A Matter Of Life And Death, la canción más moderna que tocaron anoche en Madrid.

Los coros resonaron con fuerza en The Wicker Man, antes de que Steve Harris arrancara la intro de bajo de Sign Of The Cross, el segundo tema de la era ‘Blaze’ que tocaron en el Wanda Metropolitano. Bruce salió con una capa mientras los fuegos emergían con fuerza en la trasera del escenario. El cantante asió una cruz que se iluminaba en una de las canciones más teatralizadas y que contó hasta con fuegos de artificio.

Uno de los grandes momentos del show de Iron Maiden llegó con Flight Of Icarus en la que contaron con un inmenso ángel  alado (que representa a Ícaro). Bruce se apostó en la parte alta del escenario provisto de dos pistolas lanzallamas que no paró de accionar en todo el tema. El fuego había cobrado mucho protagonismo en la segunda parte del show apoderándose hasta del propio Ícaro.

En Fear Of The Dark fueron los fans los que generaron el espectáculo encendiendo las linternas de sus móviles y creando un ambiente estelar. Los tonos rojizos se apoderaron en una escena infernal idónea para The Number Of The Beast, uno de los mayores emblemas de la banda que ayer generó una gran comunión con sus fans. Y a modo de despedida una vuelta a las raíces con Iron Maiden, un tema que todavía sigue transmitiendo la magia de quienes otrora eran unos aspirantes dispuestos a comerse el mundo. Un ‘Eddie’ gigante y con cuernos presidió la canción que da nombre a la banda, que se despidió con un Janick Gers totalmente desatado.

Todavía quedaban unos bises que comenzaron con esas melodías que emanan principalmente de las guitarras de Dave Murray y Adrian Smith y que han definido todo un género. The Evil That Men Do dio paso a una soberbia Hallowed Be Thy Name con una afición entregada. El adiós llegó con Run To The Hills en la que Bruce literalmente corría perseguido por el fuego y con un Wanda Metropolitano que dio el último aliento a sus héroes. Se despidieron de sus fans, prometieron volver y poco a poco desaparecieron del escenario. Nicko fue el último en agradecer a Madrid con una reverencia.

Ayer los aficionados sabían que no habían presenciado un concierto más de Iron Maiden. Dos horas que se pasaron como un suspiro que se tradujeron en la actuación más grande de la banda británica en España y a buen seguro que en una de las más importantes de toda su trayectoria. Muchos necesitaron varias horas para procesar lo que habían vivido. Sin duda un concierto histórico, uno de esos que solo pueden escribir los más grandes.

SABATON Y GOJIRA

Antes de Iron Maiden y cuando las colas saturaban los accesos llegó el turno de unos Sabaton que tuvieron que amoldarse a un papel de teloneros. Sin artificios ni un sonido muy destacado, los suecos supieron jugar las bazas de sus canciones pegadizas y consiguieron animar a los espectadores más tempraneros que ya abarrotaban buena parte de la zona delantera de la pista. Enlazaron de entrada temas como Ghost Division, Winged Hussars, Swedish Pagans y Carolus Rex.

Joakim Brodén anunció que era un placer tocar con Gojira y Iron Maiden, a quienes calificó como la mejor banda de heavy metal del mundo. Sonaron pegadizos en The Last Stand y Night Witches antes de abordar uno de sus mayores clásicos; Primo Victoria. Cerraron su actuación de algo más de cuarenta minutos con Shiroyama y To Hell And Back.

Desde Iparralde llegaban Gojira, una banda que se afianza paso a paso a base de un imaginativo metal extremo que bebe de influencias variopintas. Ayer tuvieron una buena oportunidad de darse a conocer ante un público que mayoritariamente estaba poco familiarizado con su propuesta. Siguen haciendo especial ahínco en su último disco hasta la fecha, Magma, en un concierto que lideró el cantante y guitarrista Joe Duplantier, quien tildó a Iron Maiden como “una gran institución”. Celebraron el cumpleaños del bajista y ofrecieron buena cuenta de la amplia gama de estilos que se fusionan en su música. No contaron con el mejor de los sonidos, pero a buen seguro que ganaron adeptos a su causa en un caladero a priori muy difícil para ellos.

IRON MAIDEN SETLIST

Aces High
Where Eagles Dare
2 Minutes to Midnight
The Clansman
The Trooper
Revelations
For the Greater Good of God
The Wicker Man
Sign of the Cross
Flight Of Icarus
Fear of the Dark
The Number Of The Beast
Iron Maiden

Encore:

The Evil That Men Do
Hallowed Be Thy Name
Run to the Hills

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 5

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 4

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 6

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 12

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 10

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 13

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 9

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 8

iron maiden - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 14

SABATON

sabaton - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 3

sabaton - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 2

sabaton - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 4

sabaton - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 5

sabaton - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 6

sabaton - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 1

GOJIRA

gojira - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 2

gojira - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 1

gojira - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 3

gojira - wanda metropolitano metal journal 2018 pic 4 

 

21
fb-share-icon0
0