Opeth, todas las edades de la evolución

728x300_Z23_BANNER ROBAPAG_METAL JOURNAL_b

opeth - metal journal bilbao 2022 pic 1

OPETH
VOIVOD
Santana 27, Bilbao
24 de noviembre de 2022

No hay que recurrir a Darwin, sino a Mikael Åkerfeldt para conocer la teoría de la evolución de Opeth. Y ayer se pudo comprobar en una lección magistral de dos horas y cuarto en la que la banda sueca evidenció su calidad fuera de serie, gracias a unos músicos eruditos y concentrados al máximo para ofrecer un espectáculo con una precisión milimétrica.

Anoche llegaron Opeth a Bilbao para celebrar su trigésimo aniversario como banda, aunque en realidad ya han cumplido 32 años. Un retraso motivado, como tantas otras cosas, por una distopía pandémica que ha puesto en jaque a todo el mundo y que ha sido un agujero negro del que todavía no tenemos la perspectiva necesaria como para comprenderlo en profundidad.

Y lo han hecho inmersos en una gira muy especial: ‘Evolution XXX, Opeth By Request’. Un tour en el que han dado voz y voto a sus seguidores para que sean ellos quienes elijan un repertorio que recoja todos y cada uno de los 13 capítulos, traducidos en discos, de la evolución de Opeth. Una evolución muy acusada especialmente en una banda, siempre comandada por la genialidad de Mikael Åkerfeldt, que ha transitado desde los terrenos oscuros e intensos del death metal hasta los diferentes matices del rock progresivo. Y en medio una paleta con una gama de colores muy diversos que han hecho de los suecos uno de los grupos punteros del rock y el metal en Europa.

En esta gira han colgado el cartel de ‘sold out’ en un buen número de ciudades demostrando la gran base de fans que tienen los de Estocolmo en el viejo continente. Las buenas entradas de Barcelona, Bilbao y Madrid también han servido para evidenciar el tirón que tienen Opeth en España. Especialmente teniendo en cuenta que sus visitas son habituales en los últimos años: Rock The Coast 2019, Leyendas Del Rock 2022

Antes del inicio de esta gira especial de aniversario, el pasado mes de septiembre, Opeth sorprendió a sus fans con el fichaje del nuevo batería, Waltteri Väyrynen, quien se incorporó a la banda apenas dos días después de anunciar oficialmente que dejaba su puesto en Paradise Lost, donde se había pasado los últimos siete años y medio. Un curioso movimiento más habitual en los mercados de fichajes de los clubes deportivos que en los traspasos entre bandas de música. Väyrynen sustituyó a Sami Karppinen, quien a su vez fue el reemplazo temporal de Martin Axenrot desde el otoño de 2021.

Los suecos arrancaron con Ghost Perdition y Demon Of The Fall. “Soy Papá Noel”, anunció Mikael haciendo gala de su particular sentido del humor. Tuvo buenas palabras para Bilbao y hasta presumió de haber aprendido algo de euskera. “¿Haizea es viento?”, preguntó a los fans. El frontman explicó cómo iba a ser el concierto, gustara o no a los espectadores. Trece canciones: una de cada uno de los discos que han publicado, donde volcarían estilos como el death, el prog rock, la psicodelia y, ya con su habitual tono, el country, el hip, hop… “Bueno estos no”, espetó Mikael.

Eternal Rains Will Come sobresalió por unas hermosas melodías y por unos coros perfectos. Todo un contraste con Under The Weeping Moon, del primer disco (Orchid, 1995), donde irrumpió el particular death metal de los noventa cargado de progresiones y distintos ambientes. Muchos fans estaban deseosos de escuchar los growls de Åkerfeldt. El cantante y guitarrista recordó sus inicios y llegó a decir que vomitó en la mesa de mezclas en el estudio durante la grabación de su debut.

Mikael reconoció que algunos de los temas de esta gira no los habían tocado en 10 o 15 años, o incluso nunca. “Soy muy perezoso. No me gusta ensayar. Me gusta estar en casa sin hacer nada. Ojalá algún día paguen por no hacer nada, aunque no creo que sea pronto”, comentó el frontman con su clásico sentido del humor. Fue en la introducción de Windowpane, donde destacaron ambientes psicodélicos y el buen tratamiento de las guitarras, perfectamente trenzadas por Fredrik Åkesson y Mikael Åkerfeldt. Pero en la sinfonía de Opeth suman todos. Fundamental el trabajo del teclista Joakim Svalberg y de la sección rítmica compuesta por Martín Méndez al bajo y el nuevo batería Waltteri Väyrynen.

“Ahora otro tema suave de un disco más duro. Igual se me olvidan las letras. Si es así, salvadme el culo”, les pidió Mikael a los fans en la introducción de Harvest del Blackwater Park. Una canción que sonó verdaderamente emotiva. “¡Miguelito, Miguelito!”, le llamaba los fans y Mikael contestó: “Sí, ese soy yo, tengo muchos nombres, hasta Satán. La próxima no es sobre Satán, trata sobre la bella y la bestia. Es una canción romántica y larga, muy larga. Os daría tiempo a ir a la ciudad, tomar una pinta y seguramente seguiríamos tocándola cuando volváis. Pero no lo hagáis. Y si no habéis ido al baño ahora aguantad”, bromeó Mikael en la presentación de Black Rose Immortal. Sin duda uno de los grandes retos de esta gira. El tema perteneciente a su segundo disco, Morningrise (1996), fue toda una montaña rusa de emociones. Desde el death metal y los guturales hasta los más diversos pasajes tuvieron cabida en los 21 minutos que duró este opus.

Y cuando acabó lo enlazaron con Burden, donde destacó el sonido del teclado, las voces y las guitarras dobladas. “¿Queréis más? Pues The Moor”, introdujo el frontman iniciando un tema potente con growls y un extenso interludio melódico con voces dobladas, donde sobresalió Åkesson en su faceta de cantante.

La vena prog se acentuó en The Devil’s Orchard antes de Allting Tar Slut, en la que Mikael pidió a los fans que pretendiesen que era la última canción, aunque supieran que no lo era. En este tema volvió a llamar la atención el tratamiento de las voces con un Åkesson soberbio. Los bises llegaron con Sorceress, una de las canciones que más agitó a la audiencia, y la extensa Deliverance.

En definitiva, todo un recital de dos horas y cuarto en el que Opeth sentó cátedra y demostró la gran evolución de su sonido, aunque su particular sello ha estado rubricado en todos y cada uno de los discos que han publicado en estas tres décadas. Desde Orchid hasta In Cauda Venenum.

voivod - metal journal bilbao 2022 pic 1

VOIVOD

Voivod volvían a un escenario que ya pisaron en el ‘Deathcrusher Tour 2015’ junto con Carcass, Obituary, Napalm Death y Herod. Ayer lo hicieron en calidad de invitados de Opeth dentro de una gira especial que también requería un telonero particular.

Y a particulares a Voivod pocos les ganan. Los de Quebec medraron en plenos años ochenta adscritos a la emergente escena del thrash metal, aunque su estilo y su concepto siempre se salieron de los cánones más ortodoxos. Su personal tratamiento del thrash metal se mezcla con el progresivo y otros estilos como banda sonora a un mundo de ciencia ficción que pergeñó algunos de sus discos más conocidos.

Ayer en Bilbao comenzaron recreando sus temas clásicos: Experiment y The Unknown Knows recuperando sus discos Dimension Hatröss y Nothingface respectivamente, ambos de finales de los ochenta. “Para quienes no nos conozcáis, somos Voivod y llevamos unos cuantos años haciendo esto”, presentó el vocalista Denis Bélanger (Snake).

Pero Voivod no viven exclusivamente del pasado. Siguen editando discos. El último; Synchro Anarchy (2022), dio pie ayer al tema homónimo y a Holographic Thinking. En The Prow Snake apeló al rock and roll y en Planet Eaters prometió un viaje especial. “Os vamos a llevar de vacaciones a Marte con todos los gastos pagados”.

Los canadienses mostraron su thrash técnico con cambios de ritmo, distintas progresiones y con ausencia de estribillos pegadizos. Verdaderamente particulares y un tanto anárquicos, como Snake moviéndose de una forma muy peculiar. Marcando el ritmo; el batería Michel Langevin (Away), junto con el propio Snake son los componentes clásicos que perduran desde los ochenta. Cerraron su actuación de tres cuartos de hora con Fix My Heart y la versión de Pink Floyd, Astronomy Domine, y dejaron su sello personal. El sello de Voivod.

OPETH REPERTORIO

Ghost Of Perdition
Demon Of The Fall
Eternal Rains Will Come
Under the Weeping Moon
Windowpane
Harvest
Black Rose Immortal
Burden
The Moor
The Devil’s Orchard
Allting Tar Slut

Encore:

Sorceress
Deliverance

VOIVOD

voivod - metal journal bilbao 2022 pic 2

voivod - metal journal bilbao 2022 pic 5

voivod - metal journal bilbao 2022 pic 6

voivod - metal journal bilbao 2022 pic 4

voivod - metal journal bilbao 2022 pic 7

voivod - metal journal bilbao 2022 pic 3

OPETH

opeth - metal journal bilbao 2022 pic 6

opeth - metal journal bilbao 2022 pic 3

opeth - metal journal bilbao 2022 pic 5

opeth - metal journal bilbao 2022 pic 4

opeth - metal journal bilbao 2022 pic 2

opeth - metal journal bilbao 2022 pic 7

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 5; var RightAdjust = 5; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }