Rock Fest Barcelona, crónica de la segunda jornada

rock fest-ambiente foto 1

Viernes, 24 de julio

Un sol incisivo sería también el invitado para muchos no deseado en buena parte de la segunda jornada de Rock Fest Barcelona. Unos intensos rayos que dejarían paso por la noche a la lluvia y a una fuerte tormenta eléctrica, que se divisaba de lejos desde Sta. Coloma De Gramenet.

Hamlet fueron los encargados de asumir la difícil tarea de inaugurar el segundo día del festival con la misión de presentar su último lanzamiento; La Ira. Tras ellos Entombed AD recrearon precisamente el legado de Entombed con el vocalista LG Petrov al mando. No se olvidaron de algunos de los clásicos por los que se establecieron como uno de los grandes del metal extremo. Temas como Wolverine Blues, Left Hand Path o Serpent Speech no pasaron inadvertidos ante una ya nutrida afición.

rock fest-axxis foto 2

Bajo un sol de justicia, los alemanes Axxis llegaban para presentar los dos volúmenes de Kingdom Of The Night II que salieron el año pasado y destilar su catálogo musical que va desde el hard rock melódico hasta el power metal. La banda liderada por el vocalista Bernhard Weiss y el teclista Harry Oellers, ambos pilares del grupo desde los comienzos, salió precisamente con Kingdom Of The Night II rápidamente contrastada con Little War, perteneciente a su tercer disco; The Big Thrill.

La primera parte del show la dedicaron a los últimos lanzamientos con canciones como Heavy Rain, del Utopia, o las nuevas Living In A Dream y Hall Of Fame. Bernhard se destapó con una enorme chuleta en la que tenía apuntadas frases en castellano y catalán haciendo gala de su cercanía pero perdiendo un tiempo que se podría haber traducido en la interpretación de otro tema. Más curioso fue cuando sacó a escena a un niño de nueve años que se encontraba en las primeras filas. Vestía un pantalón del Athletic Club y se llamaba Jon. Sorprendió con su desparpajo, entendía a Bernhard cuando le hablaba en inglés y se animó a ejercer de frontman arengando a las masas. Tuvo tiempo de tocar la pandereta y de marcar el ritmo hasta haciendo malabares con las baquetas. Todo un figura.

El punto de inflexión claro fue cuando recuperaron el que es uno de los capítulos más brillantes de su trayectoria; Axxis II. Touch The Rainbow y Little Look Back, acompañada por los coros de la audiencia, facturaron los mejores minutos de Axxis. Se despidieron retrotrayéndose hasta su debut con Living In A World y Kingdom Of The Night cerrando una buena actuación que podía haberse superado sin tantos parones.

 

La brutalidad se adueñó del recinto de Can Zam con la llegada de Brujería proponiendo un giro radical en comparación con Axxis. Se inauguraba así una de las fases más agresivas de todo el festival que después se encadenaría con Nuclear Assault y Destruction.

Los enmascarados mexicanos de Juan Brujo y Shane Embury martillearon constantemente a ritmo death y grind percutiendo trallazos como Colas De Rata, Hechando Chingasos (Greñudo Locos II), Vayan Sin Miedo o Sida En La Mente. Es verdad que su propuesta poco tenía que ver con los gustos de unos aficionados cuyo común denominador era el heavy metal clásico. Brujería sirvió para que muchos se sorprendieran con una propuesta diferente y para que otros aprovecharan para tomarse un receso y escapar del calor vespertino.

Ángel De La Frontera, El Desmadre, Marcha De Odio… caían sin remisión en una actuación en la que no dieron tregua. Se despidieron al ritmo de Matando Güeros y Marijuana.

rock fest-nuclear assault foto 2

rock fest-nuclear assault foto 1

Había llegado el momento de unos históricos del thrash crossover; los neoyorquinos Nuclear Assault liderados por el bajista Dan Lilker, quien fuera miembro de los primeros Anthrax. El inicio de los norteamericanos no fue precisamente prometedor, sino más bien deslavazado a consecuencia de algunos problemas técnicos. Ya de entrada colaron varios de sus clásicos como New Song, del Handle With Care, Butt Fuck, de The Plague, o Sin, del Game Over.

Además de Lilker,  Nuclear Assault venían con más miembros veteranos; el cantante y guitarrista John Connelly y el batería Glenn Evans. Completaba la formación el guitarrista Eric Burke. Presentaron la canción nueva Analogue Man In A Digital World en una fase del show mucho más entonada. Y remataron su cometido dando una mejor cara que en el comienzo con temas como Wake Up, My America, del Game Over, y Hang The Pope, cantada por el propio Lilker. Se despidieron de la ciudad condal al ritmo de Trail Of Tears.

rock fest-destruction foto 1

rock fest-destruction foto 4

El thrash metal alemán copó el protagonismo con la llegada de Destruction, quienes realizaron una descarga muy seria de principio a fin siendo uno de los platos fuertes de la primera mitad de la segunda jornada de Rock Fest. Hace tiempo que no sacan disco, pero el trío encabezado por el bajista y vocalista Schmier dispone de material de sobra para resaltar tanto la vieja época de los ochenta como la más actual.

Comenzaron con uno de sus himnos añejos, Curse The Gods, del Eternal Devastation, para dar un salto hasta 2001 con canciones como la declaración de intenciones Thrash Till Death o Nailed To The Cross. Encuerados y con una pose muy heavy el trío había llegado para elevar la intensidad sonora.

Mad Butcher demostró que es pura esencia de Destruction. Los thrashers evidenciaron la importancia de sus últimos lanzamientos, como se vio con Armageddonizer, del Day Of Reckoning. El guitarrista Mike Sifringer siempre ha sido el sostén del grupo y en Barcelona no paró de agitarse mientras trazaba sus solos. Tras Eternal Ban y Life Without Sense Schmier sacó su rabia tirando los pies de micro, paso previo a la interpretación de Carnivore, del último álbum Spiritual Genocide.

El concierto de Destruction no tuvo altibajos brillando de principio a fin con una gran lección de thrash metal continental. En la última fase del mismo tocaron clásicos como Death Trap, Bestial Invasion y The Butcher Strikes Back.

rock fest-powerwolf foto 2

rock fest-powerwolf foto 3

Los alemanes Powerwolf gozaron de una posición de cierto privilegio al salir a las siete y diez de la tarde, poco antes de los platos fuertes de la noche. Concurrían apenas unos días después de editar su último trabajo, Blessed & Possessed, un disco que les sitúa como una de las bandas actuales más interesantes del metal alemán.

Con una iconografía a medio camino entre el black metal y el metal gótico, los germanos salieron con las caras pintadas a una escena que se asemejaba a una iglesia. Ofrecieron sin duda uno de los mejores montajes visuales del día. Sanctified With Dynamite y Coleus Sanctus comenzaron el ritual que pronto alcanzó uno de sus momentos estelares gracias al nuevo single Army Of The Night.

El tono operístico del vocalista Attila Dorn aporta mucha personalidad a la banda alemana. El teclista Falk María Schlegel no podía parar quieto frente a sus teclas. A la mínima oportunidad se marchaba al frontal de la escena para animar a los aficionados. Su alma de frontman no le abandonó en todo el show. Amen & Attack dio paso a su reciente himno Armata Strigoi. “Hemos venido a oficiar una misa de heavy metal”, exponía Attila al tiempo que pedía la constante colaboración de los fans en los coros.

Resurrection By Erection y Werewolves Of Armenia recuperaron su tercer elepé, Bible Of The Beast, mientras el corte homónimo de Blessed & Possessed alcanzó uno de los mayores picos de intensidad.

La despedida de Powerwolf llegó con We Drink Your Blood, In The Name Of God (Deus Vult) y Lupus Dei definiendo nuevamente la esencia de una banda capaz de mezclar el heavy y el power metal con estribillos muy pegadizos y un impacto visual mucho más oscuro que su propuesta musical.

rock fest-angelesdelinfierno foto 3

rock fest-angelesdelinfierno foto 2

Las oportunidades de ver a Ángeles Del Infierno a este lado del Atlántico son escasas, muy espaciadas en el tiempo y generalmente coincidiendo con algún festival de verano. Por eso la tensión parecía cortarse cuando iba a saltar al escenario una de las bandas más grandes del heavy metal cantado en español. El Principio Del Fin fue el primer grito de guerra del grupo que se originó en Gipuzkoa a finales de los setenta.

Liderados por los dos emblemas de la banda, Juan Gallardo y Robert Álvarez, formaban un septeto con tres guitarristas y un teclista. Rocker, Prisionero y Sombras En la Oscuridad fueron sus cartas de peso en un comienzo en el que se notó que a Juan le costó calentar la voz. El sonido tampoco fue un aliado de la banda asentada en América, en ocasiones costaba mucho distinguir las guitarras solapadas por el bajo y la batería.

Contaron con enormes proyecciones durante toda la actuación. Rebajaron la fuerza con las baladas Pensando En Ti y Si Tú No Estás Aquí para después rearmarse gracias a Con Las Botas Puestas y A Cara O Cruz. Álvarez y Gallardo centraban buena parte de las miradas en un show donde destacó especialmente la parte final.

Fuera De La Ley y 666 sirvieron de antesala a la siempre emotiva Al Otro Lado Del Silencio y a Maldito Sea Tu Nombre. El lastre del sonido ensombreció la actuación de los legendarios Ángeles Del Infierno, cuyos himnos son como quedó patente en Barcelona de lo mejor que se ha gestado en el heavy cantado en español a ambos lados del Atlántico.

rock fest-helloween foto 2

rock fest-helloween foto 3

Seguro que da confianza salir de gira cuando tienes que respaldar un buen lanzamiento de estudio. Y esto es precisamente lo que les está ocurriendo a unos Helloween que pueden presumir del extraordinario My God-Given Right, el álbum con el que están celebrando el trigésimo aniversario desde que editaron su primer EP homónimo.

En junio ya recalaron en Villava (Navarra) y A Coruña en plena gira de presentación y, tan solo un mes después, volvían a España para las cruciales citas de Rock Fest Barcelona y de su concierto madrileño con Judas Priest y Krokus el mismo fin de semana.

Eagle Fly Free y Dr. Stein fueron más que suficientes para meterse al público en el bolsillo desde los primeros compases del show. Tan solo necesitaron la cabeza de la estatua de la libertad que aparece en la portada de su nueva obra y una pantalla con el logo de Helloween para ambientar su actuación. El corte homónimo de My God-Given Right enlazó con Straight Out Of Hell y con la también nueva Lost In America.

Andi Deris alternó el castellano y el inglés en las presentaciones y contó con la colaboración del bajista Markus Grosskopf para tomar las riendas del concierto. Los guitarristas Michael Weikath y Sascha Gerstner ocupaban los flancos de la escena completamente volcados en la interpretación.

La melodía de If I Could Fly chocó frontalmente con la fuerza de Power en una fase que los de Hamburgo coronaron con un extenso medley que incluyó Halloween, Sole Survivor, Are You Metal? y Keeper Of The Seven Keys. Ante una total comunión con sus fans precipitaron el final al tener que limitarse a una hora con dos de sus mayores clásicos; Future World y I Want Out. Helloween habían rubricado claramente su nombre entre los mejores en esta edición del festival barcelonés.

rock fest-twisted sister foto 3

rock fest-twisted sister foto 1

La fatalidad se interpuso en el camino de Twisted Sister cuando el pasado mes de marzo su batería A.J. Pero fallecía a consecuencia de un infarto en plena gira con Adrenaline Mob. Esto les ha llevado a pactar su retirada para 2016 no sin antes despedirse con una serie de conciertos para los que están contando con la inestimable ayuda de un amigo personal de la banda y reconocida estrella mundial: Mike Portnoy.

En la jornada del viernes los americanos ejercieron de cabezas de cartel al contar con veinte minutos más que los demás. Tras la intro de It’s A Long Way To The Top (If You Wanna Rock ‘N’ Roll), de AC/DC, arrancaron como una exhalación con What You Don’t Know (Sure Can Hurt You), del Under The Blade, y con The Kids Are Back. Desde los primeros instantes asaltaron el escenario de Sta. Coloma De Gramenet con una auténtica explosión de adrenalina. Y la verdadera mecha no era otra que la de un Dee Snider que se mostró como un frontman de categoría especial.

El vocalista corría de un lado para otro, se tiraba al suelo, insuflaba energía a los miles de espectadores y, además, era capaz de cantar con gran soltura. Stay Hungry y The Beast recordaron precisamente al que fue uno de los discos más exitosos de Twisted Sister. Tanto Snider como el guitarrista Jay Jay French explicaron de forma emotiva el fallecimiento de Pero y el alcance de su falta en el seno del grupo. Portnoy realizó un impresionante trabajo en la sombra sin buscar protagonismo en ningún momento.

You Can’t Stop Rock ‘N’ Roll fue toda una declaración de intenciones y I Believe In Rock ‘N’ Roll fue el marco de un incidente llamativo. Entre tema y tema el vocalista se percató de que los técnicos de sonido de Europe estaban probando en el escenario contiguo. Salió como un exhalación, cruzó la separación de ambas escenas y se encaró directamente con uno de los roadies recriminándole su actitud.“Este es el jodido show de Twisted Sister”, gritó ante los fans que miraban sorprendidos. Sin duda genio y figura y mucho carácter es lo que demostró el torbellino de Dee Snider.

We’re Not Gonna Take It fue el punto más festivo de la noche coronado con la célebre frase en castellano “huevos con aceite” que los mismos Sister animaron a los fans para que la coreasen. The Fire Still Burns sonó épica y The Price emocionante. Completaron la primera fase de su concierto con la potente Burn In Hell.

Había llegado el momento para el recordado A.J. Pero. Las enormes pantallas proyectaron un solo del fallecido batería que sirvió de sincero homenaje y reconocimiento. La impresionante actuación de Twisted Sister alcanzó su cenit con I Wanna Rock y S.M.F evidenciando que se habían convertido en unos de los grandes triunfadores no solo de la jornada sino del festival en general.

Dee Snider, Jay Jay Frech, Eddie ‘Fingers’ Ojeda y Mark ‘The Animal’ Mendoza tienen todavía muchísimo que ofrecer, por lo que no se puede descartar que reconsideren su decisión de retirarse.

rock fest-twisted sister foto 5

rock fest-twisted sister foto 4

Difícil misión la de Europe al tener que salir después de la increíble descarga de Twisted Sister. La bronca de Dee Snider no solo pareció arredrar a los roadies sino también al propio grupo que salió a medio gas. Comenzaron con temas de su nuevo disco War Of Kings, como el corte homónimo, y Hole In My Pocket para pasar directamente a los clásicos con Superstitious y la más heavy Scream Of Anger.

El peso de Europe en directo recae en un Joey Tempest que sí se esfuerza por contagiar el entusiasmo a sus fans. El resto de los integrantes del popular conjunto sueco pecan de un estatismo exagerado sumergiéndose totalmente en sus instrumentos.

Last Look At Eden se enlazó con la nueva Nothin’ To Ya demostrando que, a pesar de que las canciones más actuales de Europe atesoran una notable calidad, en directo distan mucho del impulso de los clásicos. Hay un mundo entre ambas vertientes del sonido de los nórdicos.

Con Ready Or Not y Sign Of The Times reivindicaron su exitoso Out Of This World mientras la traca final sirvió para dejar un buen sabor en sus seguidores; Rock The Night, la nueva Days Of Rock ‘N’ Roll y el himno The Final Countdown que fue su mayor reclamo. Europe se descolgaron del nivel que habían mostrado Helloween y en especial Twisted Sister al ofrecer un show más lento que solo repuntó con sus temas más reconocibles.

 

La incursión de los americanos Hatebreed supuso un cambio radical tras el paso de Twisted Sister y Europe. Reputados como una de las bandas más grandes del metalcore internacional, inundaron la ya incipiente madrugada con una agresividad que nunca pierde la estela de la melodía.

Durante la hora que estuvieron en Can Zam apenas dieron un segundo de descanso. Enlazaban los temas a gran velocidad y tuvieron tiempo de rendir tributo a Jeff Hanneman con la versión del Ghosts Of War de Slayer. Cerraron su participación en Barcelona con  I Will Be Heard  y Destroy Everything.

 

La segunda jornada se completó con Annihilator y la inesperada visita de la lluvia y de una fuerte pero distante tormenta eléctrica. Los canadienses son noticia este año porque regresan con nuevo lanzamiento, Suicide Society, y porque Jeff Waters asume nuevamente el rol de vocalista después de haber pasado muchos años concentrado en la guitarra.

Fue precisamente el tema Secret Society que dará titulo a su próximo disco el que sirvió para arrancar el concierto de Annihilator. Waters aseguró que la audiencia de Barcelona había tenido el privilegio de escuchar por primera vez esta canción en directo.

Desde los primeros compases del show los problemas técnicos además de unos pitidos intermitentes lastraron de forma notable el paso de la banda canadiense por el Rock Fest.

Jeff Waters asumió con paciencia el incordio de esas complicaciones y mostró la mejor de sus caras imitando a su compatriota Lips de Anvil diciendo ‘fuckin’ eh!’.

Apostaron por No Way Out para dar paso a Creepin’ Again, perteneciente a su primera demo. Waters agradeció a España por ser uno de los países que les permitió conseguir su primer contrato discográfico en los ochenta. King Of The Kill, Set The World On Fire y W.T.Y.D. revolucionaron unas primeras filas a las que no parecía importarles que arreciara la lluvia.

En la última fase del show destacaron canciones como Second To None, Phantasmagoria  o Human Insecticide. Fue una pena que la primera parte del concierto de Annihilator quedase deslucida por los problemas técnicos. De no haber sido por ese lastre se hubieran posicionado entre los más destacados de toda la jornada del viernes.

Rock Fest Barcelona, crónica de la primera jornada

rock fest-axxis foto 1

rock fest-destruction foto 3

rock fest-destruction foto 2

rock fest-powerwolf foto 1

rock fest-angelesdelinfierno foto 1

rock fest-helloween foto 1

rock fest-twisted sister foto 2