Steel Panther, muy lejos de Sunset Boulevard

steel panther bilbao18 metal journal pic 3

STEEL PANTHER
FOZZY
Sala Santana 27, Bilbao
13 de febrero de 2018

Un polígono industrial a las afueras de la ciudad, lloviendo, siete grados y en pleno comienzo de semana no parecía el escenario idóneo para celebrar una fiesta con pedigrí angelino. Las luces de neón de Sunset Boulevard, el hábitat natural de Steel Panther, se adivinaban demasiado lejanas. Al menos en cuanto a distancia, porque anoche los californianos cerraron su periplo europeo en Bilbao dispuestos a embarcarse en un avión rumbo a Las Vegas, donde reanudarán su actividad de directo el viernes.

Unos pocos centenares de espectadores dieron algo de calor a la Santana 27 con una audiencia mayoritariamente masculina para disgusto de Steel Panther, que en esta gira han contado con Fozzy como teloneros.

fozzy bilbao18 metal journal pic 1

fozzy bilbao18 metal journal pic 2

La banda encabezada por Chris Jericho, luchador profesional de la WWE, salió tras una intro muy especial; el War Pigs de Black Sabbath. En la primera parte de la actuación apostaron por su nuevo disco, Judas, con temas como el homónimo, Drinkin’ With Jesus y Painless.

Jericho se mostró como un buen frontman rodeado de unos músicos impetuosos que fraguaron un buen ambiente sobre el escenario. Sonaron melódicos en Spider In My Mouth antes de hacer un guiño al disco y al pop con SOS, la versión de Abba. Si en la primera parte habían apostado por el heavy clásico y el hard rock poco a poco se tornaron hasta en alternativos con programaciones en Lights Go Out y con efectos en Bad Tattoo. Cerraron su actuación de 40 minutos con Sandpaper demostrando una visión musical ecléctica y una buena actitud de directo con un Chris Jericho que sorprendió sobre el escenario de Santana 27.

steel panther bilbao18 metal journal pic 6

STEEL PANTHER

A las nueve en punto salieron a escena los cuatro músicos angelinos al ritmo de Eyes Of A Panther, preludio del primer tema nuevo de la noche; Goin’ In The Backdoor, la canción que abre su última obra de estudio; Lower The Bar (2017). Cuando apenas llevaban unos minutos sobre el escenario comenzaron su verdadero show, una parodia muy divertida para muchos de sus fans y también muy poco políticamente correcta por estas latitudes. Steel Panther es una banda que hace una clara sátira de los días de vino y rosas del glam metal y del hard rock de la década de los ochenta. Años en los que los excesos alcanzaron un paroxismo difícil de asimilar en la actualidad.

Siempre interactuando con los fans, la voz cantante la llevaban el animado guitarrista Satchel y el vocalista Michael Starr. Aunque quienes les habían visto en otras ocasiones se pudieron percatar de que repiten algunas de sus bromas, también es cierto que su ocurrencia es inagotable. Eso sí, su vertiginoso inglés, en ocasiones spanglish, no estaba al alcance de todos los públicos. Mientras tanto, el bajista Lexxi Foxx no dejaba de atusar su ostentosa ‘cabellera’.

En Asian Hooker, Starr no paró hasta que subió al escenario a una chica con rasgos asiáticos para que se sumara a la fiesta. Aunque Steel Panther sea una banda de parodia, también demuestran que cuando se enfrascan en la música pueden ser muy serios. Todo un lema fue Party Like Tomorrow Is The End Of The World. No se olvidaron de que presentaban nuevo disco con temas como Wasted Too Much Time o Poontang Boomerang.

Entre canción y canción no dudaban en ametrallar con su constante y particular despliegue humorístico. Satchel, además de ser el primero en portar la bandera cómica del grupo, también dejó constancia de su clase como guitarrista con un solo en el que no faltó su clásica ascensión a la tarima de la batería, donde seguía el ritmo a golpe de bombo al tiempo que interpretaba riffs clásicos del heavy metal, muy coreados por la audiencia de Bilbao.

La nueva balada That’s When You Came In con partes acústicas fue celebrada por sus seguidores más acérrimos. Fue entonces cuando subieron a una chica al escenario que entró en el juego de los americanos con una mezcla de osadía y timidez mientras ellos interpretaban Weenie Ride con piano incluido. A Michael Starr, todo un vivo reflejo del David Lee Roth de los ochenta, se le notó que la gira ya había resentido mucho su voz.

Steel Panther animaron a todas las chicas posibles para que se sumaran a su fiesta sobre las tablas de Santana 27. Solo consiguieron que subieran once, seis menos de las que requería su festiva 17 Girls In A Row. En plena fase más alocada del show, contaron con la presencia de un Chris Jericho disfrazado de mujer que cantó con ellos y con todas las chicas el tema Gloryhole. Se trataba de una de las típicas excentricidades con la que los músicos suelen celebrar el final de las giras. Steel Panther mostraron su vena más heavy en Death To All But Metal, en cuya presentación se acordaron hasta de Justin Bieber.

Se retiraron a los camerinos y volvieron a completar los bises con una coreada Community Property y con otra declaración de intenciones; Party All Day (Fuck All Night). En total algo más de hora y media de música y comedida por parte de unos Steel Panther que no decepcionaron a sus fans y que entretuvieron a los que se acercaron por curiosidad. Su propuesta es divertida pero su música es muy seria.

STEEL PANTHER SETLIST

Eyes Of A Panther
Goin’ In The Backdoor
Asian Hooker
Party Like Tomorrow Is The End Of The World
Wasted Too Much Time
Poontang Boomerang
Solo de guitarra
That’s When You Came In
Weenie Ride
17 Girls In A Row
Gloryhole
Death To All But Metal

Community Property
Party All Day (Fuck All Night)

steel panther bilbao18 metal journal pic 4

steel panther bilbao18 metal journal pic 1

steel panther bilbao18 metal journal pic 2

21
fb-share-icon0
0