Aerosmith en Rock Fest Barcelona 2017

aerosmith - rock fest 2017 pic 4

Domingo, 2 de julio de 2017 – 23:00  – Stage Fest

‘Aero-Vederci Baby!’ Con tan efusivo título venía precedida la supuesta gira de despedida de los colosos americanos Aerosmith, cuyo adiós parece ahora que quieren prolongar lo máximo posible, al igual que otros ilustres del género. Además de su paso por Madrid y Tenerife, Rock Fest Barcelona iba a ser testigo de una banda que ha marcado varias épocas en el hard rock y que ha sabido reinventarse y adaptarse a los tiempos como muy pocos han podido conseguir.

Steven Tyler, Joe Perry, Tom Hamilton, Joey Kramer y Brad Whitford son los cinco músicos que han trazado la impresionante aventura que Aerosmith, un viaje que arrancó a comienzos de los setenta y que prosigue en la actualidad después de un auténtico carrusel que les ha llevado en varias ocasiones a la cima. Iconos del rock ‘n’ roll americano de los años setenta y héroes de la era ‘MTV’ a finales de los ochenta y comienzos de los noventa, los de Boston lo han sido todo en el rock y pueden presumir de haber mantenido intacta, salvo en breves períodos, su formación clásica.

Con Deep Purple y Alice Cooper, Aerosmith completaban una terna de bandas legendarias y pioneras que han dado lustre a esta cuarta edición de Rock Fest Bacelona. Había llegado el momento decisivo; las 23:00 horas del domingo, una guinda muy apetecible tanto para sus fans de toda la vida como para el resto de asistentes al festival, conscientes de estar a punto de presenciar la actuación de una banda histórica como pocas.

Las primeras miradas fueron para un llamativo Steven Tyler que lucía un modelo de brillos y lentejuelas con reminiscencias psicodélicas y unas gafas de piloto. No faltaban los clásicos pañuelos colgados del pie de micro. A su lado emergió el guitarrista Joe Perry; mucho más clásico con camisa blanca, chaleco, abrigo y sombrero negro. Juntos abordaron Let The Music Do The Talking marcando una clara diferencia entre ambos y el resto de la banda.

Tyler y Perry convirtieron la pasarela en su territorio dejando el escenario principal para el batería Joey Kramer, el bajista Tom Hamilton, que el año pasado estuvo en Rock Fest con Thin Lizzy, y el guitarrista Brad Whitford, otros tres grandes bastiones del sonido Aerosmith, habituados a que los focos pasen más de refilón sobre ellos. Contaban con la presencia del teclista Buck Johnson, que también apoyaba en los coros.  Los de Boston arrancaron fuerte su concierto con Nine Lives y los hits Love In An Elevador y Livin’ On The Edge, representantes de la época de finales de los ochenta y comienzos de los noventa cuando Aerosmith protagonizaba buena parte del papel cuché de la prensa especialista y hasta de la generalista.

El vibrante comienzo también se benefició de una intensa Rag Doll con un Steven Tyler que hizo uso de un altavoz y un Joe Perry que destacó por su solo slide. La enorme pantalla trasera también daba mucho juego, hasta el punto de que uno de los cámaras ocupaba parte del escenario como si fuera un músico más. Tyler era el que posaba constantemente para que todos los fans pudieran verlo de cerca. La divertida Falling In Love (Is Hard On The Knees) sirvió de transición hacia una de las fases más instrumentales del show.

Aerosmith va mucho más allá de ser una banda de súper éxitos, siempre les ha gustado profundizar en las raíces del rock. En muchas ocasiones giraron su mirada hacia las bandas británicas que habían bebido de fuentes americanas para influenciarse de un sonido que había cruzado el Atlántico por partida doble. No extrañó que centraran su foco en Fleetwood Mac con una versión del Stop Messin’ Around, incluida en el disco Honkin’ On Bobo, en la que Joe Perry asumió la voz cantante y Steven Tyler la armónica, y con Oh Well en una fase donde desplegaron todo su potencial instrumental, una auténtica orgía de sonido que enganchó a los seguidores de Aerosmith desde sus orígenes y que pilló a contrapié a quienes les conocen por su material tipo Pump o Get A Grip.

Los americanos siguieron apostando por versiones, en esta ocasión Remember (Walking In The Sand) del grupo pop de los años sesenta The Shangri-Las, que Aerosmith grabó en el disco de 1979; Night In The Ruts. Volvieron a su material propio con Chip Away The Stone. Steven Tyler presentó al teclista Buck Johnson para comenzar uno de los momentos más especiales de la noche con la balada I Don’t Wanna Miss A Thing, perteneciente a la banda sonora de Armageddon y uno de sus mayores éxitos.

En esta gira están tirando mucho de versiones, como volvieron a evidenciar con Come Together de The Beatles en la que se pudo ver a Tyler y Perry abrazados. Su relación a lo largo de las décadas ha sido en ocasiones fraternal y en otras de total distanciamiento, como reconoce el propio guitarrista en sus interesantes memorias (Rocks – My Life In And Out Of Aerosmith). Sin embargo, independientemente de cómo sea su situación actual son sabedores de que son intérpretes y que en el escenario tienen que ofrecer una cercanía necesaria para el buen devenir del concierto. Todo lo contrario a lo que se pudo ver en el reciente paso de Guns N’ Roses por España con un Axl Rose y un Slash que prácticamente se ignoraron.

Recuperaron el material de los setenta con Sweet Emotion, del Toys In The Attic, que sirvió para el lucimiento tanto de Tom Hamilton con un solo de bajo como de Joe Perry que realizó otro de ‘talk box’. Para muchos uno de los momentos culminantes llegó con una fase ‘Get A Grip’ que comenzó con una larga intro y el sonido de la selva que desembocó en Eat The Rich y que se completó con la archiconocida Cryin’. Cerraron el bloque principal del concierto con Dude (Looks Like A Lady) antes de retirarse para los bises.

Sorprendió que cuando salió Steven Tyler la audiencia se quedase un tanto fría y tuviera que ser el propio cantante quien comenzara a pedir una ovación para la banda. El vocalista se sentó en un piano blanco que habían colocado en la pasarela y que tenía una escalera incorporada. Dream On fue un auténtico regalo para muchos fans de Aerosmith que consideran esta canción como uno de los mayores estandartes de la banda de Boston. Tanto Joe Perry como Steven Tyler se subieron al piano en los momentos álgidos del tema. La despedida final llegó con un Walk This Way que rubricó el extraordinario concierto de los americanos.

Es verdad que la banda promedia una edad de 66 años, que la vida tiene unos límites que apuntan a un final que no puede estar demasiado lejos. Pero también es verdad que Aerosmith siguen estando en plena forma y que son capaces, como se comprobó en este broche de Rock Fest Barcelona, de poder estirar mucho más esta despedida.

Numerosos fans enfilaron el camino hacia la salida mientras en el Stage Rock actuaba God Save The Queen, una banda de tributo a Queen. Afortunadamente todavía quedan muchas leyendas vivas del hard rock y del heavy metal, como se ha podido comprobar en esta extraordinaria cuarta edición de Rock Fest Barcelona, coronada con pioneros del calibre de Deep Purple, Alice Cooper y Aerosmith.

AEROSMITH –  SETLIST                                                                           

Let The Music Do The Talking
Nine Lives
Love In An Elevator
Livin’ On The Edge
Rag Doll
Falling In Love (Is Hard On The Knees)
Stop Messin’ Around
Oh Well
Remember (Walking In The Sand)
Chip Away The Stone
I Don’t Want To Miss A Thing
Come Together
Sweet Emotion
Eat The Rich
Cryin’
Dude (Looks Like A Lady)

Dream On
Walk This Way

aerosmith - rock fest 2017 pic 4

aerosmith - rock fest 2017 pic 9

aerosmith - rock fest 2017 pic 8

aerosmith - rock fest 2017 pic 12

aerosmith - rock fest 2017 pic 1

aerosmith - rock fest 2017 pic 6

aerosmith - rock fest 2017 pic 10

aerosmith - rock fest 2017 pic 5

aerosmith - rock fest 2017 pic 2

aerosmith - rock fest 2017 pic 11

21
fb-share-icon0
0