Blackie Lawless publica un emotivo homenaje a Frankie Banali, su amigo y compañero en W.A.S.P.

wasp lawless banali

Blackie Lawless ha publicado un extenso y emotivo homenaje al que ha sido su amigo durante más de 40 años y compañero en parte de su legado en W.A.S.P.: el batería Frankie Banali (Quiet Riot), que falleció el jueves a consecuencia de un cáncer de páncreas.

Lawless ha recordado el inicio de su amistad y ha elogiado la gran capacidad de Banali como músico asegurando que era muy superior a él. Asimismo, ha subrayado la importancia que tuvo Quiet Riot y su éxito con Metal Health en el devenir del rock y el heavy metal a partir de los años ochenta.

Lawless también ha compartido el último y emotivo mensaje que le envió a Banali, que el batería pudo leer y contestar.

BLACKIE LAWLESS:

“Frankie Banali y la lucha que ha soportado contra el cáncer durante más de un año, que ha pasado factura física, emocional y espiritualmente, ha terminado. Mi amigo se ha ido.

Lo conocí el 17 de julio de 1975. Fue mi primera noche en Hollywood. Estaba muerto de miedo y no tenía idea de lo que me esperaba en esta “Fábrica de Sueños” que tanto prometía, pero al mismo tiempo tenía una reputación que la precedía de ser asombrosamente cruel con sus ingenuos soñadores. Él estaba afuera apoyado contra la pared en el Roxy en el Strip. Arthur Kane lo había conocido en el último viaje de N.Y. Dolls a Los Ángeles y me lo presentó. Recuerdo que pensé: “Ni siquiera me importa si este tipo puede tocar. Este tipo es una auténtica estrella del rock y nadie lo sabe todavía”. Quería estar en una banda con él…

A lo largo de los años, nuestras vidas se cruzaron de muchas maneras, tanto a nivel personal como profesional, y yo iba a ver las bandas en las que él tocaba y se destacaba en todas ellas. Su talento lo separó de todos los demás con los que estaba en el escenario.

Una noche de 1979 me lo encontré en una hamburguesería y le puse una maqueta de las canciones que acababa de terminar. Nos sentamos en mi coche y las escuchamos, y fue en ese momento cuando comenzamos a desarrollar una amistad que nos duraría toda la vida. Esas canciones que escuchamos esa noche en mi coche se convertirían más tarde en la base que tanto él como yo construiríamos desde cero 11 años después. El disco se llamaría “The Crimson Idol”.

A lo largo de los años, nos conocimos bien. Su amor por la música y su historia nos llevaría a incontables horas de romance con la música y las bandas que idolatramos. Una de las cosas que me impresionó fue la cantidad de detalles que conocía sobre otros instrumentos. Pequeñas cosas que, por lo general, solo saben los músicos que usan esos instrumentos, sin embargo Frankie podía discutir con ellos, y siempre llamaba la atención de esos músicos que un batería podría tener ese tipo de conocimiento detallado. Pero él no era un batería promedio. Lo demostraría una y otra vez a todos los que emocionó con su grandeza musical.

Siendo niños de Nueva York, naturalmente teníamos un amor por el béisbol. Durante el ’89 Headless Tour en los días libres íbamos a todos los estadios de las Grandes Ligas que podíamos. Un día estábamos en Cincinnati y los Reds estaban en la ciudad. Teníamos un concierto esa noche, pero pensamos que podríamos ver la primera mitad del partido y luego ir a la sala. Bueno, el juego se estaba volviendo realmente bueno, y sabíamos que se suponía que teníamos que ponernos en marcha o llegaríamos tarde al show. Estábamos sentados hablando, y él dijo: ‘Toda esa gente está en la sala emocionada y pensando, “¡Oh, la banda está detrás del escenario preparándose para salir y será una locura!”. Pero ahí estábamos, sentados en un estadio de béisbol viendo el partido, comiendo cacahuetes y riéndonos, y pasándolo bien. Finalmente, sabíamos que estábamos en problemas, así que nos levantamos y llegamos al concierto, y llegamos media hora tarde al escenario. Me daba la vuelta durante el concierto y lo miraba, y los dos nos soltábamos a reír, como un par de niños pequeños que faltan a la escuela. Fue uno de esos momentos que solo los dos conoceremos.

Pasamos momentos increíblemente divertidos juntos y realmente lo echaré de menos. Podía hacerme reír más que casi nadie. Era uno de esos tipos que era realmente divertido. En serio, Frankie podría hacer reír a un perro. Podría seguir y seguir, pero esas historias serán mías y solo mías, y por eso, soy egoístamente desvergonzado.

Pero juntos también experimentamos dolor. Hace años, él y yo nos sentamos solos en una habitación para el velatorio de su madre. Me dolió mucho por él y no pude quitarle el dolor. Son ese tipo de momentos los que te ponen “apretado”.

Como cristianos, se nos dice que “no dejemos que la mano izquierda sepa lo que hace la derecha”, es decir, cualquier obra buena que hagas en este mundo, no la hagas por el reconocimiento de los hombres para que el mundo te alabe. A lo largo de los años, apoyó a muchos niños huérfanos en diferentes países y ayudó a esos niños hasta la edad adulta. De vez en cuando me mostraba fotos de estos niños … niños que nunca podría conocer. Nunca habló públicamente sobre eso. Ese era Frankie Banali.

Quiero tomarme un momento, para poner en perspectiva, las contribuciones que este hombre ha hecho al género rock que ahora todos damos por sentado. Desvergonzadamente llamado… ¡Heavy Metal!

Para bien o para mal, la industria del entretenimiento intenta emular sus propios éxitos.

Rara vez una compañía cinematográfica, televisiva o discográfica se adentrará en territorios inexplorados por temor al fracaso. En 1983, cuando Quiet Riot lanzó el álbum innovador “Metal Health”, el negocio de la música como lo conocemos cambió. No hay forma de que pueda exagerar demasiado este hecho. Ese álbum dio a luz a todo un movimiento, del que más tarde yo y muchos otros nos beneficiaríamos.

“Metal Health” llegaría a vender más de 10 millones de copias en los Estados Unidos y mucho más en todo el mundo. Esto nunca antes lo había hecho ninguna banda de “Hard Rock” o “Heavy Metal” en la historia del negocio de la música. Voló las puertas de todo el pensamiento convencional de lo que una banda de Rock era capaz de hacer. Cada banda de Rock, y me refiero a TODAS las bandas de Rock que vinieron después de Quiet Riot, tienen una deuda con ellos que nunca podrán pagar. Sin esa banda, el género que conocemos y amamos hoy simplemente no existiría como lo hace ahora. Creó un efecto dominó que mostró a MTV, a todas las compañías discográficas, a los promotores de música en vivo, a los agentes de contratación y a todos los demás grupos de Rock incipientes y emergentes que esta música no solo no desaparecería, sino que por el contrario, ¡se estaba volviendo masiva!

Por mi parte, no hay forma de que pueda exagerar la importancia de su talento en mi carrera. De los muchos, muchos discos que hicimos juntos, lo que fue más memorable para mí fue verlo encontrar la manera de interpretar mi visión de las cosas que estaba escuchando. Como músico, era muy superior a mí y lo sabía, pero lo que hizo que nuestra colaboración funcionara fue su respeto por las canciones. Debido a que solo estábamos nosotros dos en el estudio, yo lo usaba a él como instrumento principal. Le presionaba para que llevara los arreglos de una manera que generalmente está reservada solo para voces principales o guitarras principales. Fue extraordinario ver trabajar su mente. Le lanzaba ideas y luego las veía pasar a través de este extraordinario filtro de batería.

Es imposible resumir la totalidad de la vida de un hombre en unas pocas palabras. Lo único que realmente tenemos en este mundo es lo que dejamos atrás. Fue el gran educador Horace Mann quien dijo: “Siéntete avergonzado de morir hasta que hayas obtenido alguna victoria para la humanidad”. Frankie Banali no tiene nada de qué avergonzarse. Fue una gran parte de esa banda que ganó esa victoria por la música que todos amamos.

Mi amigo se ha ido.

Pero en cada corazón hay una Verdad que late.

Él era un creyente en el Señor Jesucristo. Así que tengo la seguridad de que volveré a verlo algún día.

Hace unos días lo último que le escribí fue: “Hace un tiempo, tú y yo hicimos una canción llamada” Hold On To My Heart “, … agárrate al mío … me aferraré al tuyo”. Él respondió: “Te amo hermano”.

Buena suerte Frankie Banali…. Mi amigo”.

 

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }