SU TA GAR, Lata de Zinc, Oviedo

 

metaljournal-sutagar foto 1 copia

SU TA GAR
Lata de Zinc, Oviedo

Muy vivos en Asturias

Tras muchos años de distancia, la banda puntera del metal euskadun, Su Ta Gar, recalaba en tierras asturianas, apenas una semana después de haber actuado en Berlín. Promovido por la asociación eusko-astur Ixuxú Elkartea, los eibarreses acudían a Oviedo cerrando un año en el que se han dedicado a presentar su hasta ahora último trabajo, Bizirik Gaude, editado en 2013.

metaljournal-sutagar foto 4
Su Ta Gar

Lata de Zinc es un nuevo local ubicado en pleno barrio ovetense de Otero. Con una estética alternativa, dispone de una pequeña sala de conciertos en el sótano independiente del bar situado en la planta superior. Esto les permite combinar actividades como conciertos o proyecciones con el normal funcionamiento del pub. Además, preparan cenas a base de hamburguesas vegetarianas y pizzas en un ambiente acogedor.

Sin teloneros de por medio, Su Ta Gar se hicieron con el escenario de Lata de Zinc ante un centenar de espectadores de estética heterogénea. Aunque había heavies, se echó de menos una mayor afluencia de público metalero. El precio de la entrada a 8 euros, prácticamente testimonial para un grupo del calibre de los guipuzcoanos, y la entidad musical de los mismos tenía que haber sido un reclamo mayor para la legión heavy astur. Sin embargo, la facción de fans de Otero dio color y calor al concierto llenando prácticamente tres cuartos del aforo.

Los de Eibar fueron de menos a más con un Ametsak Pilatzen de entrada y un par de cortes nuevos; Nazkatu Naiz y Zure Baitan. Las hostilidades comenzaron con los clásicos de la primera época: Etsi Gabe y David Eta Goliath que los ovetenses comenzaron a recibir con júbilo.

Imperó el buen ambiente con un Aitor Gorosabel que presentaba los temas en castellano y asturiano y una audiencia que coreaba en euskera y cantaba ‘jo ta ke, irabazi arte’ desde los albores del show.

metaljournal-sutagar foto5
Aitor Gorosabel y Xabi Bastida

Su Ta Gar están acostumbrados a los mayores escenarios de Euskal Herria en una trayectoria que suma 27 años. Sin embargo, no se les cayeron los anillos por volver a la arena de las pequeñas salas y sudar hasta la última gota ante varias decenas de acólitos. La entrega de los más veteranos Aitor Gorosabel y Xabi Bastida fue absoluta. Sus guitarras, a veces gemelas, volvieron a demostrar por qué han sido imbatibles en el metal euskaldun. Además, tienen el respaldo de una base rítmica de lujo con un Galder Arrillaga que machacaba su luminosa batería blanca y el más nuevo Igor Diez, marcando los ritmos con su bajo.

Entre los temas actuales que mejor acogida tuvieron destacó Txakurrak Solte, en la que Aitor recordó a Iñigo Cabacas, el aficionado del Athletic Club que murió a consecuencia de una carga de la Ertzaintza.

Tras Hitz Margotuak, la actuación alcanzó una de sus mejores fases con Azkar Zuregana y Nazka, dos de los grandes clásicos del Hortzak Estuturik. Los fans se agitaban en las primeras filas mientras Aitor les agradecía en asturiano; “¡Gracies Asturies!” El cantante/guitarrista saludó a su hermana que vive en Gijón, que fue quien le regaló su primera guitarra cuando tenía quince años, y presumió de sobrinos asturianos vasco-parlantes.

metaljournal-sutagar foto 2
Aitor Gorosabel y Xabi Bastida

Aunque gotearon temas de casi toda su discografía como Jainko Hilen Uhartean o Piztia, en Oviedo Su Ta Gar repasaron con profusión sus dos primeros lanzamientos tocando la friolera de once canciones y cubriendo con ellas casi la mitad del concierto. Con Mari se desató la locura, comenzaron los moshes y hasta hubo un circle pit. “Esta va para los familiares y los amigos que se quedaron en el camino”, adelantó Gorosabel al presentar la balada Itxaropena. Los fans habían insistido mucho y por fin consiguieron su premio con Jo Ta Ke, que los guipuzcoanos interpretaron con énfasis ante una afición muy alterada. Tras Rotaflexa Garraxika llegó el parón de los bises que se alargó demasiado por unos problemas técnicos. Las hordas de Otero amenizaron el tiempo muerto con sus cánticos y consignas. Su Ta Gar hicieron una reentrada potente en la que destacaron Begira  y Zure Atzetik.

Hubo una segunda parada en la que Ixuxú Elkartea hizo una rifa en la que sortearon el Bizirik Gaude y alguna entrada para próximos conciertos. “¡Que no hemos acabado todavía!”, gritó Aitor, reanudando el concierto con No Somos Nada de La Polla Records, muy coreada por los ovetenses. El riff demoledor de Arbasoen Mendekua sonó metálico a más no poder, paso previo a la despedida con Haika Mutil.

Más de dos horas de concierto pusieron de manifiesto la profesionalidad de una banda grande que no tiene reparos en tocar en escenarios pequeños. Su Ta Gar lo dieron todo en su cita con Asturias demostrando que, como bien dice el título de su último trabajo, siguen muy vivos.

metaljournal-sutagar foto 8
Xabi Bastida
metaljournal-sutagar foto 10
Aitor Gorosabel

 

 

 

 


 

 

 

 

 

SU TA GAR SET LIST

Ametsak Pilatzen
Nazkatu Naiz
Zure Baitan
Etsi Gabe
David Eta Goliath
Azken Gurutzada
Txakurrak Solte
Hitz Margotuak
Azkar Zuregana
Nazka
Jainko Hilen Uhartean
Piztia
Mari
Itxaropena
Geroaren Hazi Heziak
Jo Ta Ke
Rotaflexa Garraxika

 Zure Argia
Begira
Gau Iluna Amaitu Da
Zure Atzetik

No Somos Nada
Arbasoen Mendekua
Haika Mutil

more recommended stories

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }