Tres de los ganadores del sorteo de METAL JOURNAL cuentan su experiencia en el concierto de Korpiklaani y Moonsorrow

KORPIKLAANI & MOONSORROW – Madrid y Barcelona

angela fisac pic 1

Ángela F. (concierto de Madrid): El bolo estuvo brutal. Korpiklaani levantaron la sala entera que acabó convirtiéndose en una fiesta. Moonsorrow, por su parte, nos transportaron a otra época. ¡La piel de gallina!

iván olmo pic 1

Iván Olmo (concierto de Barcelona): Fue un concierto brutal, mezclando la oscuridad y profundidad de Moonsorrow con una fiesta enorme por parte de Korpiklaani. Pese a que el sonido del micrófono por parte de los vocalistas iba y venía, las dos agrupaciones finlandesas dieron un grandísimo espectáculo.

iván olmo pic 2

César Medrano Carbajo (concierto de Madrid)

Una muy buena ocasión de ver dos maneras de acercar el folk y la música tradicional del norte de Europa con el metal el miércoles en la sala Arena de Madrid. Buenísima entrada conociendo cómo es España con el fútbol y habiendo un Atlético de Madrid – Barcelona durante el concierto. Mucha gente se la veía consultando sus móviles para seguir también el resultado del partido.

Abrieron la noche, pero no por ello fueron unos teloneros ya que cada grupo toco más de hora y media, Moonsorrow que venían con su nuevo Jumalten Aika salido apenas una semana antes. Abrieron el concierto con el tema homónimo, además de dejarnos otros 3 temas (Solo se dejaron un tema de los 5 que tiene el disco). Los dos guitarras Henri y Mitja pusieron los coros totalmente pagan a la voz blackmetalera principal de Ville, que nos contó un cuento del verdadero invierno finlandés en los 20 minutos de Jotunheim. El teclista Markus fue quien sustituyó todos los instrumentos tradicionales a través de su instrumento. Una muy buena puesta en escena repasando temas de casi todos sus discos y con la sorpresa por poder cantar cumpleaños feliz en tono black al rubio cantante del grupo previo a su Ukkosenjumalan Poika. Además contaron con la colaboración de Jonne de Korpiklaani durante las partes más ambientales de Ruttolehto. Perfecta actuación para un grupo cuyos temas no son nada sencillos de tocar y con el plus de que además son realmente extensos ya que rara vez estos bajan de los diez minutos.

En otro estilo Korpiklaani pusieron el tono festivo y desenfadado al viking metal de Moonsorrow con mucha diversión. Daba la sensación de que había más gente esperando al segundo grupo de la noche y además dado el tono de su actuación se notó mucho más animada. Como primera sorpresa vimos que Tuomas no estaba como violinista. En su lugar había una mujer que lo hizo de maravilla que por la forma de moverse y por la indumentaria que llevaba era la viva imagen que me imaginaría de la parte tradicional del grupo. Repasaron temas de cada unos de sus discos sin faltar una importante presencia de sus dos últimos; Noita y Manala de los cuales tocaron 7 y 3 temas respectivamente. Realmente se organizó una buena en las canciones más fiesteras del grupo como Beer Beer, Vodka, Metasamies, Sahti o Rauta, que fue el tema que más me gustó de Korpiklaani junto con Kypumylly. Me sorprendió la poca comunicación del grupo con el público y que básicamente se dedicasen a tocar y tocar hasta cerrar el show con Wooden Pints de su disco debut, y primer tema que escuché del grupo allá por el 2004.

Hace semanas leí a Gene Simmons decir la tontería de que el rock ha muerto porque ya no hay grandes grupos ni giras que puedan sustituir a las vacas sagradas que todos conocemos. Sin embargo yo estoy totalmente en desacuerdo. Tengo 37 años y no recuerdo cuándo empecé a escuchar esta música. Hace 24 años que no solo un grupo sino dos pudieran compartir gira en España cantando en finlandés hubiera sido algo impensable. Seguramente ni Moonsorrow ni Korpiklaani nunca llenen el Vicente Calderón pero mientras sigan existiendo grupos así veo difícil que esta música nunca muera.