W.A.S.P. recupera el crédito perdido ante un millar de espectadores en Bilbao

wasp-metal journal 2015 pic 1

Bilbao vivió anoche una de las grandes citas en la sala Santana 27. Más de un millar de aficionados al heavy metal clásico se reunieron en Bolueta para presenciar la descarga de los americanos W.A.S.P., que venían con la vitola de presentar un nuevo disco de gran calidad, Golgotha, pero con la incertidumbre que generan sus actuaciones debido a sus visitas precedentes. Algunos fans veteranos no olvidan un concierto de infausto recuerdo en la sala Jam de Bergara, que prácticamente no duró ni una hora.

Sin embargo, Blackie Lawless y sus W.A.S.P. se reconciliaron anoche con buena parte de la afición y recuperaron el crédito que habían perdido en otras tentativas fallidas. En total una hora y veintitrés minutos de concierto, con unos cuantos parones de por medio, que sació a una afición que hizo comunión con los angelinos.

Junto a los esperados Blackie Lawless (voz y guitarra), Doug Blair (guitarra) y Mike Duda (bajo), sorprendió la presencia del contundente batería Randy Black (Annihilator, Primal Fear…). El concierto siguió un patrón claro con introducción, nudo y desenlace. Comenzaron tocando los clásicos de los ochenta, posteriormente se centraron en la nueva obra, Golgotha, y en The Crimson Idol, para concluir con más clásicos. Destacó una escena en la que las pantallas reproducían imágenes en consonancia con cada canción.

Blackie Lawless se mostró más cercano y cómodo que lo habitual y supo tirar de carisma sin necesidad de desplegar sus poses amenazantes habituales. Cerraron con Wild Child y I Wanna Be Somebody. A partir de entonces la fiesta se trasladó al bar de Santana 27, que había organizado una velada de heavy clásico en las habituales sesiones con DJ.

En breve crónica completa del concierto de W.A.S.P. en Santana 27 en METAL JOURNAL

wasp-metal journal 2015 pic 2

wasp-metal journal 2015 pic 3