KAMELOT – SILVERTHORN LISTENING SESSION

KAMELOT – Silverthorn
Edita: SPV
HANNOVER – ALEMANIA
Enviado especial: Pedro Alonso

El resto de 2012 se presenta como un semestre crucial en la dilatada carrera de Kamelot, la banda germinada en Florida pero con un gran arraigo en tierras europeas. Tras la marcha en abril de 2011 del emblemático vocalista noruego Roy Khan, después de 13 años al servicio del grupo y siete discos de estudio, el futuro parecía incierto para el conjunto de power metal sinfónico y progresivo que lidera el guitarrista Thomas Youngblood.

En muy poco tiempo se han ido despejando las incógnitas que aturdían a los fans de Kamelot clarificando su futuro. La vuelta de nuevo al redil de la escudería SPV, tras su anterior escarceo con Edel en Poetry For The Poisoned, ha encauzado el camino del grupo americano. La noticia más esperada saltó hace escasas semanas cuando anunciaron el nombre del nuevo vocalista dispuesto a asumir la difícil tarea de sustituir a Khan. El elegido ha sido Tommy Karevik, un nombre relativamente desconocido en la escena internacional. Sueco, 30 años y cantante de la banda progresiva Seventh Wonder, ha sido una de las voces que ayudó junto con Fabio Lione (Rhapsody Of Fire) a completar la gira Pandemonium World Tour 2011 tras la repentina marcha de Khan.

Para cuando se hizo público el fichaje de Karevik, el grupo ya había avanzado notablemente en el trabajo de lo que será el décimo disco de estudio; Silverthorn, cuya fecha de salida en Europa está estipulada para finales de octubre. La compañía alemana SPV ha echado el resto en promocionar un lanzamiento de sumo interés para sus filas ahora que han superado todos los problemas económicos que les atenazaron hace tres años.

El sello reunió a periodistas llegados de diferentes países europeos en las impresionantes instalaciones de los estudios Peppermint Park, situados en la zona ferial de la antigua Expo de Hannover, a las afueras de la ciudad. Allí han grabado músicos de la talla de Tom Jones, Simple Red, Zucchero…. y como no podía ser de otra manera, los grandísimos héroes locales; Scorpions. La banda de Klaus Meine y Rudolf Schenker registró el disco Unbreakable, además de utilizar los estudios como lugar de ensayo para cada una de las giras que realizan.

En Peppermint Park nos esperaban los cinco componentes de Kamelot, que estaban preparando su desembarco en los festivales europeos para presentar por primera vez en directo y de forma oficial al vocalista Tommy Karevik. Tan sólo dos días después debutaban con el cantante sueco en el festival checo Masters Of Rock, cita previa a otros grandes eventos como Bang Your Head o Wacken. La gira de presentación de Silverthorn arrancará incluso antes de la salida del disco en Norteamérica como teloneros de Nightwish y se completará con un tour como cabezas de cartel en Europa el mes de noviembre.

Junto a la banda destacaba la presencia del productor Sascha Paeth (ex Heavens Gate), cuyo idilio con el grupo comenzó allá por 1999 con su cuarto disco, The Fourth Legacy. Desde entonces ha sido una pieza clave en el sonido de Kamelot. Lo primero era escuchar el nuevo disco, aunque no se tratara de la versión final, puesto que faltaban las mezclas y la masterización.

Evidentemente todos los oídos se centraron en el crucial papel de Tommy Karevik, que se destapa como un excelente descubrimiento, cuyo tono melódico no le impide alcanzar muy diversos registros y modular melodías de voz complejas. Es evidente que tendrá difícil conseguir escaparse de la sombra de Roy Khan y es posible que una sección de los fans le vean todavía como un clon del noruego, tanto por motivos vocales como por su propia imagen.

Silverthorn se aleja mucho del tono agresivo y oscuro que mostraron en el anterior CD, Poetry For The Poisoned, y vuelve a terrenos más melódicos. Numerosas orquestaciones, canciones con continuos cambios de ritmo, coros, voces femeninas y el aporte sensible de Karevik son común denominador en Silverthorn.

Es sin duda un disco difícil de asimilar a la primera escucha, seguramente por la falta de singles claros. Quizás el primer tema, Sacrimony (Angel Of Afterlife), podría ejercer ese papel. Compensan los medios tiempos con canciones potentes, y no se olvidan de una emotiva balada (Song For Jolee) y de un extenso tema con tres partes y un continuo in crescendo, titulado ∞.

Algunos destellos retrotraen a discos como The Black Halo y alguna pincelada hasta el mismísimo Epica. Han contado con las colaboraciones de cantantes y músicos invitados como Elize Ryd (Amaranthe), Eklipse, Alissa White-Gluz (The Agonist), Amanda Sommerville o el propio Sascha Paeth. Grabado nuevamente en los Gate Studio de Alemania y en los Morrisound de Tampa (Florida), tanto la producción como las mezclas han corrido por cuenta de Sascha Paeth.

Tras la audición la comitiva entera acudió a una de las salas de ensayo de estos imponentes estudios para escuchar una versión en directo de voz y piano de la balada Song For Jolee. La música del teclista Oliver Palotai dio la entrada a una extraordinaria y emotiva interpretación vocal de Tommy Karevik, que demostró sobreponerse perfectamente a estas situaciones nuevas para él. A partir de ese momento comenzó la rueda de entrevistas.

ENTREVISTA – THOMAS YOUNGBLOOD – TOMMY KAREVIK

 ¿Escuchaste todos y cada uno de los 800 candidatos que intentaron suceder a Roy Khan en Kamelot?
Thomas Younblood (TY) Aunque fue una tarea ardua claro que lo hice. Es un modo de respeto hacia todos los que se han interesado en formar parte de nuestra banda. Es verdad que en muchos de los casos apenas necesitaba unos segundos para descartar a los candidatos. Buena parte de los que se ofrecieron ni siquiera sabían cantar en condiciones.

¿Cuántos llegaron a la última criba?
(TY) Fueron unos cinco. La verdad es que no sólo estaba buscando un cantante que encajase en Kamelot, también quería alguien que tuviera la capacidad de escribir música y pudiese entrar en el equipo de composición del grupo. Esto descartó a muchos de los aspirantes.

En realidad a Tommy Karevik le conociste a través de Youtube, una herramienta muy válida para este tipo de selecciones. ¿Quién te recomendó a Tommy?
(TY) Fue más bien de forma circunstancial y fui yo quien di con él. Tras la marcha de Khan teníamos que hacer frente a una actuación muy importante en el Progpower Fest de Atlanta. Se me ocurrió escuchar a los cantantes del resto de bandas que participaban para ver si había alguno que nos pudiese ayudar. Como Seventh Wonder, el grupo de Tommy, también tocaba allí fue así como le descubrí. Contamos con su apoyo y con el de otros vocalistas en esa gira, como Fabio Lione, Simone Simons, Snowy Shaw, Attle Petersen…

Tommy, ¿eras seguidor de Kamelot desde hace mucho tiempo?
Tommy Karevik (TK). Tengo que aclarar que no provengo del mundo del metal, por lo que no estoy muy metido en esta escena. Evidentemente conocía a Kamelot porque habíamos compartido algunos festivales con mi otra banda, Seventh Wonder. Nosotros estábamos en las primeras posiciones y ellos en las más altas de los carteles. Por eso igual Thomas ni se había percatado de mí.

¿Fue Fabio Lione una opción clara a convertirse en el nuevo vocalista de Kamelot?
(TY) Evidentemente se trató de una de las opciones, pero él tenía compromisos con Rhapsody Of Fire que no podía eludir.

¿Qué forzó la marcha de Roy Khan? ¿Mantienes contacto con él?
(TY) Fueron motivos de índole personal, no hay problemas entre nosotros. Estuve en contacto con él por e-mail un poco antes de que anunciáramos a Tommy Karevik como nuevo vocalista.

Tras escuchar Silverthorn es evidente que habéis dado un giro radical en relación con vuestro anterior lanzamiento: Poetry For The Poisoned. ¿No estabais contentos con la tesitura más oscura que asumisteis en aquel disco?
(TY) Por supuesto que no reniego de lo que presentamos con Poetry For The Poisoned, pero es evidente que en esta ocasión buscábamos una orientación más melódica.

¿A qué discos de Kamelot podrías asemejar el nuevo lanzamiento; Silverthorn?
(TY) Aunque es difícil equipararlo claramente con algunos de los discos anteriores sí hay detalles que en cierto modo pueden recordar a “The Black Halo” e incluso a “Karma”.

¿Cuál ha sido el papel de Tommy en la composición de este disco?
(TK) Me he encargado de buena parte de las letras y de las melodías de voz.

¿Encajaba bien la composición de Tommy en el sonido de Kamelot?
(TY) Conectamos a la perfección en cuestión de composición. Nos estuvimos mandando ideas constantemente hasta que posteriormente pusimos todo en común.

¿Tommy, cómo afrontas tus primeros conciertos como vocalista de Kamelot?
(TK) Tengo unas ganas tremendas de tocar en directo, estoy muy excitado al respeto. Aunque también debo ser sincero y reconocer ciertos nervios ante lo que se me avecina.

¿Cómo se acopla tu voz a las viejas canciones de Roy Khan?
(TK) No he tenido ningún problema, me he amoldado a la perfección a los temas clásicos de la banda.

La gira americana con Nightwish y el posterior tour europeo serán claves en cuanto a la nueva etapa de Kamelot se refiere.
(TY) Para la gira prepararemos cuatro o cinco temas nuevos de Silverthorn, queremos dar mucho protagonismo al disco. Evidentemente tocaremos todos los clásicos, como Center Of The Universe, Forever… que son las canciones que siempre quieren escuchar nuestros fans.

SILVERTHORN TEMA A TEMA

Manus Dei: Introducción ampulosa que comienza con pianos y partes orquestadas sucedidas por numerosos coros. Una voz en off anticipa una explosión final. Puede ser una introducción perfecta para iniciar los conciertos en la próxima gira.

Sacrimony (Angel Of Afterlife): Sin duda una de las canciones clave del disco, ideal para comenzar y romper hostilidades. El inicio es potente y orquestado hasta que Tommy Karevik debuta con voces suaves, que ya de entrada recuerdan ineludiblemente a Roy Khan. Es uno de los temas más heavies del disco con un estribillo rematado por coros bombásticos y voces femeninas. Un solo de guitarra y teclado corona una de las canciones que más gustará de este disco.

Ashes To Ashes: Otra demostración del sonido heavy marca de la casa Kamelot. La fuerza de un inicio muy potente choca con la melodía de un Karevik que no va a defraudar a los seguidores. Un tema potente y pegadizo que encauza muy bien los primeros compases.

Torn: Primer medio tiempo claro en el que dominan las constantes progresiones, una entrada con reminiscencias árabes y un estribillo muy pegadizo. La voz eminentemente melódica de Karevik demuestra alcanzar amplios registros.

Song For Jolee: Emotiva balada en la línea habitual de Kamelot, donde destaca un soberbio Tommy Karevik capaz de modular diferentes sensaciones en unas melodías de voz muy complicadas. El inicio con piano e instrumentos de viento contrasta con la explosión final de fuerza.

Veritas: Un violín de entrada es la antesala a un clásico tema de Kamelot bañado en orquestaciones. El estribillo es a base de coros, además de contar con la intervención de una voz femenina.

My Confession: Medio tiempo melódico que contrasta con un potente riff de guitarra. Aunque es un tema suave no carece de in crescendos. Especial atención al solo de Thomas Youngblood, un apartado que ha cuidado mucho en este trabajo.

Silverthorn: Un inicio con toques árabes y partes de banda sonora desemboca en uno de los temas más heavies. Power metal progresivo en onda clásica en el que las partes instrumentales son potentes y los estribillos melódicos. Un interludio con voces femeninas y un buen solo coronan el tema título del disco.

Falling Like The Fahrenheit: Nuevo medio tiempo melódico con muchas progresiones y la voz suave de Karevik volviendo a convertirse en protagonista.

Solitaire: Power metal progresivo con toques épicos. Muchos cambios de ritmos que contrastan las partes más suaves con las más potentes. Otra vez mención especial para el solo de guitarra.


Part I – Funerale
Part II – Burden Of Guilt (The Branding)
Part III – The Journey
El tema más extenso y complejo del disco, dividido en tres partes. Comienza con una ambientación de música eclesial y campanas. Tommy Karevik realiza un alarde vocal rematado por coros de iglesia y guitarras acústicas. A continuación, un solo de guitarra desemboca en partes progresivas y melódicas. El final es un in crescendo con toques de power progresivo y un clímax acelerado.

Cotinuum: Outro del disco que comienza con una voz femenina. Un tema orquestal con reminiscencias de banda sonora y con un interludio de piano.

KAMELOT 2012:

Thomas Youngblood (guitarra)
Tommy Karevik (voz)
Sean Tibbetts (bajo)
Oliver Palotai (teclista)
Casey Grillo (batería)

HANNOVER, LA CUNA DE SCORPIONS

Hannover es una de las ciudades más importantes de Alemania, especialmente en lo que a su actividad ferial y económica se refiere. Situada al norte del país, es la capital de Baja Sajonia. Sin embargo, para el mundo del rock siempre será la ciudad de Scorpions, la banda más grande que ha exportado Alemania en cuanto a hard rock y heavy metal se refiere. Asimismo, es la sede de la compañía SPV, fundada en 1984.

Desde la estación central ferroviaria (Hauptbahnhof), se puede iniciar un recorrido turístico siguiendo una línea roja trazada en el suelo. En ese trayecto de aproximadamente dos horas se visitan algunas de las zonas más atractivas del centro de la ciudad; como el Palacio de la Ópera o la Iglesia de San Gil (Aegidienkirche), edificada en el siglo XIV y destruida en los bombardeos de la Segunda Guerra Mundial. Las ruinas se han mantenido a modo de memorial. La iglesia luterana Marktkirche es otro de los numerosos puntos de interés en el centro de la ciudad.

Los seguidores del rock también tienen otro lugar de peregrinaje; la tienda de discos Hot Shot Records, situada en la calle Normannpassage, 1. Cuenta con una amplia sección de CD’s y vinilos de heavy metal y hard rock. Asimismo, dispone de un apartado con música de Hannover, desde las bandas más modestas hasta los inigualables Scorpions.
Publicado en la revista LA HEAVY Nº6
Texto y fotos: Pedro Alonso