EXODUS – BLOOD IN, BLOOD OUT

exodus

 

EXODUS
Blood In, Blood Out
Nuclear Blast
Fecha de edición: 10 de octubre (2014)

Décimo disco de estos auténticos pilares del sonido thrash de la Bay Area, un álbum que supone la vuelta del clásico vocalista Steve ‘Zetro’ Souza. Durante los nueve años en los que Rob Dukes manejó el timón de las voces la banda se escoró ligeramente hacia esos terrenos del hardcore en los que mejor navegaba el cantante. Con Souza iniciando su tercera etapa a bordo de Exodus, el thrash más clásico emerge de nuevo con toda la fuerza del mundo en Blood In, Blood Out.

Producido por Andy Sneap (Accept, Kreator, Megadeth…), han conseguido un sonido limpio y demoledor, donde se acomodan once trallazos de thrash metal clásico y explosivo. Sin duda es un álbum que podría competir con cualquiera de las joyas de su catálogo y una confirmación de que las bandas veteranas del estilo siguen tocadas por la varita de la inspiración. Y, además, una nueva prueba de que el guitarrista Gary Holt no se olvida de su grupo a pesar de estar en nómina de Slayer.

El disco se inicia con Black 13, que comienza con una intro del productor de música electrónica Dan The Automotor (Gorillaz, Mike Patton, Deltron 3030), y que desemboca en una trallazo extenso, cadente y pleno de fuerza. Pero la verdadera explosión thrash llega con el corte título; Blood In, Blood Out. Todo un lujo de riffs bestiales, baterías atronadoras, coros marca de la casa y velocidad a destajo.

Destapada la caja de los truenos, Collateral Damage es una bomba de neutrones, todo un arquetipo de cómo debe sonar este estilo. Un riff certero inicia otro temazo, Salt The Wound, cuyo solo de guitarra es obra ni más ni menos que de Kirk Hammet (Metallica). Hay que recordar que Kirk ya militó en Exodus en los comienzos e incluso grabó una demo con ellos. Sin embargo, hasta ahora nunca había aparecido en una grabación oficial de la banda.

Más leña al fuego con un Body Harvest, cuyos coros son incisivos mientras Steve ‘Zetro’ Souza se desgañita como un poseso. Atención a BTK porque contiene la colaboración de lujo de Chuck Billy, cantante de Testament. No hay descanso con Wrapped In The Arms Of Rage  y con la más extensa y cadenciosa My Last Nerve.

La ira se enciende de nuevo en Numb y en Honor Killings, uno de los temas más rápidos de todo el disco. Pero hasta esto parece poco cuando estalla el último corte; Food For The Worms, con un inicio a velocidad ultrasónica. Gran colofón para un álbum que no tiene desperdicio desde la portada del sueco Par Olofsson hasta el final. Toda una bomba de thrash metal.

exodus

more recommended stories