SONATA ARCTICA – THE NINTH HOUR

sonata arctica - the ninth hour

SONATA ARCTICA
The Ninth Hour
Nuclear Blast

Los finlandeses Sonata Arctica jamás se despegarán de la etiqueta power metal, el estilo que les puso en el mapa en la segunda mitad de los años noventa. Sin embargo, hay pocas bandas encasilladas en esta tendencia cuyo viaje haya sido tan libre e incierto. Quienes solo les conocen de oídas piensan que se ajustan a los patrones claros del doble bombo y las melodías pegadizas. Sus fans, en cambio, saben que no pueden tener una certeza de lo que se van a encontrar en cada nuevo disco.

La previsión del propio Tony Kakko cuando se enfrentó a la composición de The Ninth Hour, el noveno álbum de Sonata Arctica, es que fuera uno de los trabajos más heavies de su carrera. El resultado no le podría haber salido más diferente. En líneas generales este disco descubre la cara más melódica de una banda que ni siquiera se ha molestado en maquillarlo incluyendo temas potentes a modo de recurso. La inspiración ha llegado de esta manera y así se queda un trabajo que a muchos decepcionará pero que a otros acabará gustando por algunas canciones de gran calidad y por muchos detalles de personalidad. Eso sí, en líneas generales peca de irregularidad alternando temas muy significativos con otros más prescindibles.

Con una temática en la que subrayan sus preocupaciones por el difícil matrimonio entre tecnología y medioambiente, los fineses buscan que le gente sea proactiva a la hora de tomar medidas que mejoren las perspectivas futuras. En cuanto al sonido, han vuelto a ser los componentes de Sonata Arctica los encargados de la producción, mientras que las mezclas las ha realizado Pasi Kauppinen.

Closer To An Animal no solo es la carta de presentación de The Ninth Hour, también es uno de los mejores temas. Un claro escaparate de una banda que prefiere definirse a través de un medio tiempo con muchos cambios de ritmo, melodías y teclados envolventes. Con un profundo mensaje Life se erige en otro de los capítulos más memorables de esta obra, coronada por un estribillo fácil de corear.

Fairytale es un enérgico medio tiempo que precede a We Are What We Are, una de las primeras composiciones del disco, que comienza con una intro en la que colabora Troy Donockley de Nightwish. Se trata de un in crescendo sensacional que muestra claramente la mejor cara de esta obra.

En Till Death’s Done Us Apart reaparece su vena más histriónica en una canción con un tiempo mucho más vivo e infinidad de cambios de ritmo. La melodía domina Among The Shooting Stars mientras que Rise A Night es quizás la única representante del power metal en sentido estricto.

Una de las canciones más sorprendentes del disco es Fly, Navigate, Communicate, que a priori estaba destinada para un álbum en solitario que Tony Kakko tiene planeado editar dentro de unos años. Sin salirse totalmente del estilo de Sonata Arctica deja ver otros ángulos musicales de la banda.

La recta final llega con Candle Lawns, otro tema melódico, la extensa White Pearl, Black Oceans Part II – By The Grace Of The Ocean y con On The Faultline (Closure To An Animal), un pieza de voz y teclados.

Sonata Arctica vuelven a demostrar que son espíritus libres y que no se ciñen ni a patrones preconcebidos ni buscan anticipar las expectativas de sus fans. Los fineses con Tony Kakko a la cabeza han encontrado un camino que en The Ninth Hour ha resultado mucho más melódico de lo esperado.

sonata-arctica-ninth-hour-pic-4

sonata-arctica-ninth-hour-pic-2

21
fb-share-icon0
0

more recommended stories