ROCK FEST BARCELONA 2016 – CRÓNICA DE LA PRIMERA JORNADA

king diamond rock fest metal journal pic 5

VIERNES, 15 DE JULIO

NONSENSE – ORPHANED LAND – GRAVE DIGGER – MOONSPELL – DRAGONFORCE – CORONER – TYKETTO – HEAVEN SHALL BURN – MÄGO DE OZ – KREATOR – MICHAEL SCHENKER – BLIND GUARDIAN – KING DIAMOND

 

Ya es tradición en el festival incorporar al menos una banda local. En esta ocasión el premio recayó en el jovencísimo grupo Nonsense de Santa Coloma De Gramenet. Presentaron su EP de debut, Another Way To Escape, en los escasos 20 minutos que tenían asignados congregando a unos cientos de asistentes, a pesar de que en esos momentos la gente todavía hacía cola para acceder al recinto. Propusieron un heavy con toques modernos, metalcore y melódicos y supieron aprovechar la oportunidad.

ORPHANED LAND

 

Seguían entrando los aficionados cuando los israelíes Orphaned Land comparecían en el escenario encabezados por un Kobi Farhi, que encarna de pies a cabeza la imagen de Jesucristo. Muy habituales en los escenarios españoles, la banda de Oriente Medio dispuso de cincuenta minutos para desplegar su peculiar propuesta en la que entrelazan un aroma multicultural con influencias propias de su región, trazos de metal, rock progresivo, folk… Una coctelera sonora que abandera un mensaje de paz y que entretuvo por lo diferente a los valientes que desafiaban el sol de primera hora de la tarde. Se concentraron básicamente en el material de sus dos últimos discos; The Never Ending Way Of ORWarrioR y All Is One.

orphaned land rock fest metal journal pic 3

orphaned land rock fest metal journal pic 4

GRAVE DIGGER

 

Grave Digger son unos auténticos supervivientes que formaron parte de los albores del metal alemán de los ochenta, se auparon a la cresta de la ola del power metal de los noventa y han conseguido mantenerse a flote en todo lo que va de siglo. Evidentemente su popularidad actual dista mucho de la de hace 15 años por lo que verles en sus giras ya no es tan fácil como antaño. Los fans tienen que aprovechar la oportunidad de los festivales, como en Rock Fest Barcelona, para mantener el contacto con una banda que desborda heavy metal.

Pasadas las dos de la tarde y con un calor de justicia, el conjunto germano salió a por todas con Headbanging Man, uno de los temas con los que se abrieron camino gracias a su debut, Heavy Metal Breakdown. El año pasado regrabaron buena parte de su material antiguo en el disco Exhumation – The Early Years que todavía siguen presentando.

Pero en Barcelona no solo iban a rebuscar en el baúl de los ochenta, la banda encabezada por el vocalista Chris Boltendahl realizó una retrospectiva seleccionada de sus diferentes etapas. Por eso no faltaron canciones como The Dark Of The Sun, de Tunes Of War, Ballad Of A Hangman del disco del mismo título, o Season Of The Witch, del más reciente Return Of The Reaper.

El estatismo del contundente bajista Jens Becker (ex Running Wild) se compensaba con un Axel Ritt que se retorcía con su guitarra y con la pegada del batería Stefan Arnold. Boltendahl buscaba la complicidad de los fans con su particular forma de dirigir a la banda. Entre los momentos álgidos destacaron temas como Excalibur, Rebellion (The Clans Are Marching) y Heavy Metal Breakdown.

grave digger rock fest metal journal pic 2

grave digger rock fest metal journal pic 5

MOONSPELL

 

A las 15:15 cuando los rayos del sol alcanzaban las mayores cotas de intensidad, salieron Moonspell, un conjunto que siempre ha transitado por los caminos más oscuros del metal. Parecía una ironía, pero los lusitanos sabían que tenían que bregar ante las adversidades y así lo hicieron en un concierto en el que realizaron una retrospectiva de sus orígenes.

Al comando de la banda portuguesa estaba un Fernando Ribeiro que marcó constantemente el camino que debían seguir sus músicos. Apenas hubo un pequeño reconocimiento a su última obra, Extinct (2015), el resto de su paso por Rock Fest Barcelona estuvo dedicado a sus dos primeros y añorados discos; Wolfheart e Irreligious. Sin duda fue toda una alegría para los fans más veteranos que pudieron escuchar temas emblemáticos como Opium, Vampiria o Ataegina.

Evidentemente la actuación de unos Moonspell que pretendían poner su vena oscura en un mar de luz fue un tanto surrealista, aunque ellos intentaron no perder la compostura. El mismo Ribeiro reconoció que no era el momento más idóneo al presentar el último tema; Full Moon Madness.

moonspell rock fest metal journal pic 5

moonspell rock fest metal journal pic 4

DRAGONFORCE

 

Turno para el power metal acelerado de los británicos Dragonforce, una banda que medró en los años de decadencia del estilo y que consiguió estabilizarse a pesar de las dificultades. 17 años y seis discos en el mercado avalan una trayectoria que al principio no parecía que llegara a ser tan consistente.

En Rock Fest Barcelona erigieron su show sobre el pilar la de las guitarras de Herman Li y Sam Totman, ambos componentes originales y artífices del estilo de la banda radicada en Londres. El vocalista Marc Hudson lucía poses clásicas siempre bien compenetrado con unos músicos con mucha movilidad y que en ocasiones ocupaban su espacio. En las filas de Dragonforce también llama la atención la presencia del bajista francés Frédéric Leclercq, conocido por su pasado en Heavenly, y el llamativo sonido del teclista Vadim Pruzhanov.

En Can Zam realizaron un repaso a su discografía interpretando temas como My Spirit Will Go On, Heroes Of Our Time, Operation Ground And Pound, que conjugaron con Symphony Of The Night, perteneciente a su último disco, Maximun Overload (2014). El tramo final destacó por canciones como Cry Thunder o Through The Fire And Flames con un Herman Li desatado que lo mismo tocaba la guitarra con la lengua que ejercitaba solos veloces. Aunque no salten ni sean tan vertiginosos como en sus primeros años todavía siguen realizando shows muy dinámicos y entretenidos.

dragonforce rock fest metal journal pic 9

dragonforce rock fest metal journal pic 4

CORONER

 

Junto con Armored Saint e Impellitteri, Coroner era una de las bandas de la presente edición de Rock Fest Barcelona más difíciles de ver, por lo que no extrañó la expectación creciente que se estaba generando minutos antes de su actuación. Los suizos estuvieron cerca de 15 años en el limbo desde que decidieron separarse en 1996 hasta su reunión en 2010.

Representantes de un thrash metal técnico y elaborado, comenzaron completamente volcados en la interpretación y prácticamente evadidos de su entorno. Musicalmente sobresalientes, parecían abstraídos de lo que les rodeaba transmitiendo una frialdad excesiva. Sorprendió la inclusión de un teclista, mientras Ron Broder (Ron Royce) compartía las tareas vocales con el bajo. En contadas ocasiones el guitarrista Tommy Vetterli (Tommy T. Baron) se acercaba al filo del escenario de forma tímida.

Pusieron énfasis en discos como Grin, del que tocaron Serpent Moves e Internal Conflicts, o Mental Vortex, del que sonó Son Of Lilith y Semtex Revolution. La actuación de Coroner en Rock Fest Barcelona fue claramente de menos a más en cuanto a sonido y entrega se refiere logrando sus mejores cotas en la parte final.

Ron dedicó el clásico Masked Jackal, del Punishment For Decadence, a Donald Trump, un tema con el que consiguieron los mayores picos de intensidad. Se despidieron con Grin (Nails Hurt) en honor a sus compañeros Kreator, que pisarían el mismo escenario cuatro horas más tarde y con quienes habían girado en los ochenta, como reconoció el cantante.

coroner rock fest metal journal pic 6

coroner rock fest metal journal pic 5

TYKETTO

 

Después del thrash metal técnico de Coroner llegaba el turno para una de las bandas punteras del hard rock melódico; Tyketto. Encabezados por un Danny Vaughn que, a tenor de su aspecto juvenil, parece haberse imbuido en el espíritu de su mayor himno; Forever Young (joven para siempre).

La banda con sede en Nueva York se encuentra celebrando, según explicó Vaughn en Rock Fest Barcelona, el vigésimo quinto aniversario de su disco debut, Don’t Come Easy. Para la ocasión lo están interpretando de forma íntegra y en Can Zam no sería una excepción. Debido al tiempo limitado que permiten los festivales, Tyketto se ciñó en exclusiva a Don’t Come Easy sin llegar a tocar ningún tema de otros discos.

Danny Vaughn salió con muchos bríos y portando una guitarra acústica para comenzar a desgranar una de las obras más laureadas del rock melódico. Comenzaron con Sail Away y continuaron con Strip Me Down, Nothing But Love y Walk On Fire. Curiosamente realizaron el repaso a Don’t Come Easy en un orden estrictamente inverso al que aparece en el disco.

Danny Vaughn mostró la versatilidad de su voz y se reivindicó como un frontman completo. Tras Lay Your Body Down relajaron la tensión con Standing Alone. “No sé si es un buen evento para un tema lento”, se justificó el vocalista. Seasons y sobre todo Burning Down Inside insuflaron energías renovadas en la parte final del concierto.

Tras Wings solo quedaba el himno que abría el álbum Don’t Come Easy y que cerró la actuación de Tyketto en Rock Fest Barcelona: Forever Young. Antes de despedirse Danny Vaughn recordó que lanzarán un nuevo disco el 15 de octubre.

tyketto rock fest metal journal pic 6

tyketto rock fest metal journal pic 5

HEAVEN SHALL BURN

 

A apenas dos meses de editar su nuevo disco, Wanderer, los alemanes Heaven Shall Burn se presentaban ante un Rock Fest Barcelona y una audiencia bastante dispar a la de su estilo musical. Practicantes de un potente metalcore en el que funden sus claras influencia de death metal con temas con ribetes melódicos, los germanos son unos veteranos en la escena europea después de 20 años de trayectoria.

En Can Zam lo tuvieron muy claro y fueron a por todas desde el minuto uno acelerando al máximo y trenzando canciones a gran velocidad. La agresividad se reflejaba en el rostro de su vocalista, Marcus Bischoff, que literalmente se desgañitaba bien secundado por una banda enérgica. En Barcelona no olvidaron los temas de su hasta la fecha último lanzamiento, Veto, y completaron una hora de actuación que convenció incluso a muchos de los asistentes que desconocían su propuesta.

heaven shall burn rock fest metal journal pic 7

heaven shall burn rock fest metal journal pic 2

MÄGO DE OZ

 

Turno para unos Mägo De Oz que llegaban a Rock Fest Barcelona para poner el tono festivo con un escenario decorado y la pléyade de músicos que conforman la banda madrileña. El año pasado editaron Finisterra Ópera Rock, un disco en el que recreaban el trabajo que les propulsó a la cima; Finisterra (2000), por lo que no extrañó que su hora estuviera dedicada a aquellos temas que cuajaron el éxito de una banda que a pesar de generar opiniones contrapuestas ha conseguido mantenerse y sobreponerse a las dos caras que tiene la fama.

mago de oz rock fest metal journal pic 2

mago de oz rock fest metal journal pic 6

KREATOR

 

Ya habían actuado en Santa Coloma De Gramenet en 2014 y aunque son omnipresentes en los escenarios españoles los seguidores del thrash metal alemán nunca se cansan de ver a Kreator, auténticos abanderados del género en el viejo continente. Era la primera banda de Rock Fest Barcelona en beneficiarse de la caída de la noche, que trajo una bajada del intenso calor y les permitió jugar con las luces para dar más empaque a su actuación.

A la espera de un ansiado nuevo disco, los alemanes siguen inmersos en la interminable gira de presentación de Phantom Antichrist, su último álbum editado en 2012. Con una formación inalterable desde 2001, es fácil comprender que la cohesión de Kreator es milimétrica, como se volvió a ver en Barcelona desde los primeros compases del concierto con temas como Enemy Of God, Terrible Certainty y Phobia. Tres canciones pertenecientes a tres décadas diferentes, lo que da idea de la importancia que Kreator concede a todas sus etapas. A diferencia de muchos grupos veteranos, la banda comandada por Mille Petrozza puede presumir de entremezclar los temas de sus últimos discos con los clásicos y mantener plenamente el listón de calidad.

En Rock Fest Barcelona usaron pirotecnia y situaron en varias ocasiones a dos roadies con antorchas en sendos lados del escenario. La fusión de Awakening The Gods con Endless Pain ahondó en la historia de la banda hasta prácticamente los albores de su carrera.

Petrozza asumía el liderazgo con esas miradas desafiantes que le caracterizan volcado en la interpretación y en un headbanging constante. El bajista Christian Giesler y el guitarrista Sami Yli-Sirniö flanquean y siguen el paso firme que dicta su líder al tiempo que el impulso de Kreator proviene de la batería de Ventor.

La prueba de la fe inquebrantable que tienen los de Essen en su material más reciente llegó en el siguiente bloque de su actuación totalmente dedicado a los dos últimos discos. Enlazaron Warcurse, Phantom Antichrist, From Flood Into Fire, Hordes Of Chaos (A Necrologue For The Elite) y Civilization Collapse. Muy pocos grupos podrían ceder el bloque central de su intervención en un festival a dos discos editados a partir de 2009, lo que da idea de la calidad del material más reciente de los alemanes.

Culminaron con Violent Revolution y Pleasure To Kill, una de las pocas concesiones a su legado de los ochenta, quizá un dato negativo para los fans más veteranos, y se despidieron con una explosión que propulsó tiras blancas como si fueran confeti. Kreator es un valor seguro y estable, una apuesta ganadora para cualquier festival que les contrate.

kreator rock fest metal journal pic 4

kreator rock fest metal journal pic 3

MICHAEL SCHENKER

 

El rubio guitarrista alemán Michael Schenker es tan genial como impredecible. Cuando llevaba tiempo asentado con su banda Temple Of Rock junto con el vocalista Doogie White, el teclista y guitarrista Wayne Findlay y los ex Scorpions Francis Buchholz (bajo) y Herman Rarebell (batería), de buenas a primeras anunció una gira de festivales de verano simplemente como Michael Schenker desmarcándose de Temple Of Rock.

El pasado mes de junio realizó un show soñado para sus fans en Sweden Rock juntando en el mismo escenario a tres de los vocalistas más importantes de su carrera: Gary Barden, Graham Bonnet y Robin McAuley. En Barcelona sería Barden, el original de MSG, quien asumiría el micrófono en la banda del guitarrista teutón. Pero no iba a ser el único aliciente para la nostalgia. La formación de Michael Schenker en Rock Fest Barcelona estaba plagada de viejas glorias de MSG: Chris Glen al bajo, Ted McKenna a la batería y Steve Mann a la segunda guitarra y teclados.

Desde los primeros compases la banda introdujo a la audiencia en una nave para viajar en el tiempo con destino a las primera mitad de los años ochenta. Como era previsible se centraron en los tres discos de MSG en los que cantaba Gary Barden; The Michael Schenker Group (1980), MSG (1981) y Built To Destroy (1983), saltándose el Assault Attack (1982) en el que cantaba Graham Bonnet.

Aquellos álbumes contienen algunas de las mejores canciones de la historia del heavy rock, como se pudo comprobar en Parc de Can Zam. Tras la instrumental Into The Arena, enlazaron Attack Of The Mad Axeman, Victim Of Illusion y Rock My Nights Away. A Gary Barden le costó bastante calentar y sufrió muchos altibajos en los primeros temas, pero luego fue mejorando de forma notable.

Schenker, siempre a lo suyo. Encorvado, sonriente y eficaz, como de costumbre. On And On, Cry For The Nations, Let Sleeping Dogs Lie o Armed And Ready fueron todo un regalo para los seguidores de un Michael Schenker que en sus últimas giras mira más al pasado de UFO o Scorpions que al de MSG, por lo que escuchar hasta ocho temas seguidos de la banda que porta su nombre fue especialmente gratificante.

Apenas dos semanas después de la gira española de Scorpions, Michael Schenker también interpretó la instrumental Coast To Coast, al igual que había hecho el grupo de su hermano. La recta final tenía que ser para UFO y no hubo sorpresas: Doctor Doctor y un Rock Bottom en el que destacó un largo solo de guitarra de Michael Schenker. El viaje al pasado había durado una hora pero mereció totalmente la pena.

michael schenker rock fest metal journal pic 1

michael schenker rock fest metal journal pic 4

BLIND GUARDIAN

 

Al filo de la medianoche y tras la actuación de Michael Schenker, llegaba el turno a unos de los grandes clásicos de los festivales veraniegos. Los alemanes Blind Guardian subieron al escenario al ritmo de The Ninth Wave, una opus perteneciente a su último disco de estudio, Beyond The Red Mirror (2015). Con un rápido movimiento estratégico contentaron a sus seguidores acérrimos con The Script For My Requiem, del añorado Imaginations From The Other Side.

El peso del show recae prácticamente en exclusiva en el vocalista Hansi Kürsch, que tira más de cercanía y simpatía distanciándose de las poses y recursos de los frontmen de libro. A ambos flancos se sitúan los dos guitarristas; André Olbrich y Marcus Siepen, garantes absolutos del sonido de Blind Guardian.

La decisión de apostar por un bajista y un teclista que ejercen de invitados, situados en la parte trasera del escenario y sin interactuar con sus compañeros, refleja un sentimiento un tanto artificial en la actuación de los alemanes. El grupo se completa con la potente pegada del batería Frederik Ehmke.

Time Stands Still (At The Iron Hill) fue una nueva mirada hacia su época de apogeo en los años noventa; cuando refrendaron el éxito de Imaginations From The Other Side (1995) con Nightfall In Middle-Earth (1998). Tanelorn (Into The Void), por su parte, sirvió para revalorizar su anteúltimo disco; At The Edge Of Time. El momento de inflexión claro en el concierto de los de Krefeld llegó con The Last Candle y su sonido más power metal perteneciente a Tales From The Twilight World (1990).

Como nota negativa cabe reseñar los excesivos parones entre algunas de las canciones, que ralentizaban en demasía el ritmo del concierto. Con Twilight Of The Gods repescaron su último disco, antes de conseguir el respaldo de los fans cuando interpretaron Imaginations From The Other Side.

Quizás sonó excesiva Sacred Worlds, una de las canciones más largas del set perteneciente a At The Edge Of Time. La recta final fue de lo más destacado de la incursión de Blind Guardian en Rock Fest Barcelona. Los fans corearon Bright Eyes y se sumaron a las melodías de los bardos en The Bard’s Song (In The Forest). Valhalla fue el fin de fiesta para la banda alemana, consciente de la difícil papeleta de tener que preceder a King Diamond.

blind guardian rock fest metal journal pic 9

blind guardian rock fest metal journal pic 5

KING DIAMOND

 

A algunos les podrá parecer maligno y terrorífico, a otros quizás hilarante o pueril, pero la verdad es que detrás del icónico maquillaje de King Diamond se encuentra Kim Bendix Petersen, un auténtico orfebre del heavy metal que ha sido capaz de acuñar un estilo personal y prácticamente irrepetible.

Pasada la una de la mañana llegaba el reencuentro con el maestro del terror y el verdadero plato fuerte de la primera jornada de Rock Fest Barcelona. A finales de 2010 la vida le mostró su vertiginoso filo al vocalista danés, que después de varios infartos tuvo que afrontar una seria intervención en su corazón. Se vio obligado a aparcar su carrera, reemprender el camino y reinventar su estilo de vida.

Poco a poco King Diamond fue recuperando su esencia hasta lograr una plenitud de la que Can Zam estaba a punto de ser testigo. Con un escenario perfectamente ornamentado presidido por dos escaleras laterales y una pasarela elevada, la tensión se cortaba cuando comenzó a sonar el clásico The Wizard de Uriah Heep a un volumen ensordecedor.

La tétrica abuela del Them salió en su silla de ruedas mientras sonaba la intro Out From The Asylum. Los seguidores acérrimos ya sabían lo que venía después: Welcome Home con un enorme King Diamond luciendo una apariencia y un estado de voz extraordinarios. No faltaba ni su emblemático maquillaje ni el micrófono unido a dos tibias. El teatro del horror había comenzado por todo lo alto. A partir de ahí los seguidores se embarcaron en un viaje de más de una hora en la que el heavy metal y la interpretación fueron de la mano, siempre bajo la batuta del maestro de ceremonias.

Sleepless Nights, del Conspiracy, y Halloween, del Fatal Portrait, encendieron más si cabe los ánimos de los fans enfervorecidos. No busca el protagonismo sobre el escenario, pero sí lo hace su guitarra. Andy LaRocque comandó la artillería de unas seis cuerdas que sonaron absolutamente demoledoras.

El inquietante sonido de las teclas dio paso a la pegadiza Eye Of The Witch, paso previo al recuerdo de la banda con la que Diamond germinó su leyenda: Mercyful Fate. Enlazaron Melissa con la interpretación de una actriz con Come To The Sabbath para el júbilo de los fans más veteranos.

En los últimos tiempos los shows de King Diamond son especiales por la interpretación íntegra del disco Abigail y Barcelona no iba a ser una excepción. La segunda parte del show comenzó con la intro Funeral y prosiguió con la sucesión en orden de los grandes emblemas que contiene el que fue su segundo disco en 1987; Arrival con un riff brutal, A Mansion In Darkness, The Family Ghost, The 7th Day Of July 1777, Omens, The Possession… Todos los temas venían acompañados por una cuidada escenografía e interpretación teatral. Abigail y Black Horsemen culminaron una actuación estelar que coronó a lo grande la primera jornada de Rock Fest Barcelona.

King Diamond demostró que está al 100% de sus facultades y evidenció que su leyenda podrá extenderse mucho más allá. De momento sus fans ya esperan un nuevo disco de estudio y mucha más actividad por parte del icono danés del heavy metal.

king diamond rock fest metal journal pic 4

king diamond rock fest metal journal pic 2

king diamond rock fest metal journal pic 8

 

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }