ROCK FEST BARCELONA 2016 – CRÓNICA DE LA SEGUNDA JORNADA

iron maiden - metal journal barcelona 16 pic 20

SÁBADO, 16 DE JULIO

WILD LIES – THE RAVEN AGE – BATTLE BEAST – LEIZE – ARMORED SAINT – UNISONIC – OVERKILL – BARÓN ROJO – IRON MAIDEN – LOUDNESS – RATA BLANCA – DORO

 

Tras la actuación de Wild Lies, salieron a la palestra los británicos The Raven Age, que están teloneando a Iron Maiden por todo el mundo en la gira ‘The Book Of Souls’. La razón de tal privilegio es fácil de adivinar. En el grupo milita el guitarrista George Harris, que no es ni más ni menos que el hijo de Steve Harris. Al igual que hizo hace una década con otra de sus hijas, Lauren Harris, el bajista de Iron Maiden intenta allanar el camino de sus vástagos en el mundo de la música.

Dicho esto, George Harris no podía ser más diferente a su padre en cuanto a estilo y tipo de música. The Raven Age sorprendió con un metal de corte moderno y toques melódicos. Presentaron los temas de su único EP homónimo, editado en 2014, y salieron más que airosos gracias a unas buenas canciones y a una potente puesta en escena. En Barcelona sonaron temas como Eye Among The Blind, The Merciful One, Salem’s Fate o Angel In Disgrace.

the raven age - metal journal barcelona 16 pic 3

the raven age - metal journal barcelona 16 pic 4

BATTLE BEAST

 

Al igual que Loudness o Twisted Sister, los finlandeses Battle Beast repetían actuación en Rock Fest Barcelona tras su paso por el festival en la edición anterior. Asimismo, también fueron protagonistas de una gira por España a finales de 2015, por lo que la presencia de la banda de heavy/power metal de Helsinki se ha multiplicado desde que editaron Unholy Savior hace un año.

El joven conjunto nórdico no alteró el guión de sus actuaciones derrochando energía desde el minuto uno y dejando que el foco se centrara en la vocalista Noora Lohuimo, quien paso a paso se ha convertido en una de las mejores frontwomen del metal gracias a su voz y una presencia escénica arrolladora.

En la primera parte del concierto sobresalieron temas potentes como I Want The World… And Everything In It o Out On The Streets. El bajista Eero Sipilä y el guitarrista Juuso Soinio eran los que más se agitaban y corrían por el escenario. La fuerza de Black Ninja, uno de los temas mejor recibidos por los fans, contrastó con la melodía de la balada Sea Of Dreams.

El metal de Iron Hand chocó con las influencias disco, como reconoció el bajista, de Touch In The Night. Y aceleraron para completar su set con Enter The Metal World y Out Of Control. Battle Beast se han convertido sin duda en una de las mejores bandas europeas formadas esta década. No dejan de conquistar nuevas metas gracias a una notable composición y a unos músicos encabezados por la sensacional Noora Lohuimo.

battle beast - metal journal barcelona 16 pic 7

battle beast - metal journal barcelona 16 pic 9

LEIZE

 

Según reconocía el programa oficial de Rock Fest Barcelona, Leize era una de las bandas que más habían solicitado los fans a través de las redes sociales. La petición popular se había hecho realidad y los guipuzcoanos se disponían a aprovechar una oportunidad de oro al ser uno de los pocos grupos estatales en tocar en Can Zam.

Tras solventar algunas pequeñas deficiencias de sonido, Leize fue entrando en calor, nunca mejor dicho por el sol que caía a plomo a las tres y media de la tarde. Los seguidores incondicionales tampoco se arredraron fundiéndose en una buena comunión con los músicos.

Alternaron canciones de sus discos clásicos, como Futuro Para Mí, Acosándome o Volveré A Salir con un bloque del último álbum, Cuando Te Muerden, del que tocaron A Fuego, Sospechoso y Hundiéndome En La Noche. Félix Lasa desveló que era el cumpleaños del guitarrista Patxi Carrasco, al que dedicó uno de los temas.

El heavy rock con tintes urbanos de Leize alcanzó su apogeo con Buscando, Mirando, uno de sus mayores emblemas. La traca final se concentró en el elepé Devorando Las Calles con el tema homónimo y Muros. Los fans de Leize habían visto compensadas sus aspiraciones gracias a la meritoria actuación de los guipuzcoanos.

leize - metal journal barcelona 16 pic 2

leize - metal journal barcelona 16 pic 1

ARMORED SAINT

 

Oportunidad prácticamente única de ver por estos lares a la banda americana de heavy metal de culto Armored Saint. El grupo de los hermanos Sandoval no solo conserva el núcleo de su formación de los años ochenta, sino que sigue editando discos, como realizaron el año pasado con Win Hands Down.

Heavy metal clásico facturado en Los Ángeles en el que convergen las tradiciones europeas y americanas en un cóctel muy personal pero no apto para todos los públicos. Al mando de Armored Saint venía el vocalista John Bush, recordado por los numerosos años en los que militó en Anthrax cubriendo el puesto de Joey Belladonna. Curiosamente sus ex compañeros actuarían en el mismo escenario de Can Zam tan solo un día después.

En Barcelona comenzaron reivindicando su nuevo disco con el tema homónimo, Win Hands Down, y acto seguido pasaron a seleccionar material de su extensa discografía. Volvieron a los orígenes con March Of The Saint, se adentraron en los comienzos de los noventa con Tribal Dance y regresaron a su nueva obra con An Exercise In Debauchery. Desde las primeras estribaciones del show fue John Bush quien asumió el peso de la actuación totalmente enchufado en la interpretación.

Long Before I Die reincidió en sus primeros años mientras Pay Dirt rescató el disco Revelation, que significó su reunión en el año 2000. Junto con Bush, también el bajista Joey Vera buscaba un dinamismo del que acabaron contagiándose los guitarristas Phil Sandoval y Jeff Duncan.

Repasaron su discografía con Chemical Euphoria, Last Train Home y Left Hook From Right Field, para emprender la recta final con Reign Of Fire del Symbol Of Salvation. La guinda fue para March Of The Saint con Can U Deliver y Mad House y un John Bush que llegó a lanzarse hasta la primera fila para cantar prácticamente entre el público.

Buena actuación de unos Armored Saint que convencieron a sus fans, pero cuyo estilo dejó bastante fríos a quienes desconocían su particular modo de entender el heavy metal.

armored saint - metal journal barcelona 16 pic 4

armored saint - metal journal barcelona 16 pic 7

UNISONIC

 

Cuando el repicar de campanas de una posible reunión de los Helloween de los ‘Keepers’ nunca deja de sonar en la rumorología metálica, los fans tenían una nueva oportunidad de revivir la nostalgia viendo juntos a Michael Kiske y Kai Hansen sobre el mismo escenario. A pesar de la infinidad de proyectos y su papel crucial en el seno de Avantasia, ha sido Unisonic quien le ha permitido a Kiske recuperar una dinámica de banda de la que rehuyó durante muchos años.

Junto a los dos ex Helloween venían los otros pilares de Unisonic: los componentes de Pink Cream 69: Dennis Ward (bajo) y Kosta Zafiriou (batería), y el guitarrista Mandy Meyer, quien repitió el año pasado en el mismo escenario de Rock Fest Barcelona, entonces con Krokus.

Comenzaron poniendo en valor el material de su último disco, Light Of Dawn (2014), con temas como For The Kingdom o Exceptional para volver al debut homónimo con King For A Day. En Unisonic Kiske se convierte en epicentro de todas las miradas superando incluso a Kai Hansen. Destacó tanto por una voz extraordinaria como por una pasividad asombrosa a la hora de ejercer de frontman. En la gira española de Unisonic de diciembre de 2014 actuó con una pierna lesionada. Ahora, totalmente recuperado, no parecía tener mucha más movilidad. Tampoco hay que pedirle que se mueva como Dee Snider o David Coverdale, pero un poco más de ímpetu aportaría un plus a una voz que muy pocos pueden rivalizar en el heavy metal.

Enlazaron Your Time Has Come con la balada When The Deed Is Done y con la épica Star Rider. Capaces de compatibilizar el power metal con el rock melódico, Unisonic han demostrado que son mucho más que un proyecto y que han acuñado un sonido personal.

En la recta final Kiske buscó la complicidad de Kai Hansen para sorprender con un March Of Time que rejuveneció de inmediato a los seguidores veteranos de Helloween. Era de esperar y no falló la interpretación de un I Want Out que espoleó a todo el recinto de Rock Fest Barcelona. Cerraron con Unisonic, su tema estandarte.

Después de ver a Unisonic dan ganas de que se animen con un nuevo disco de estudio, pero también llama el morbo de al menos una gira esporádica de los Helloween de los Keepers, aunque jamás podrá ser completa sin la presencia del fallecido batería Ingo Schwichtenberg. Eso sí, Kiske debería reforzar su papel como frontman para completar su voz magistral.

unisonic - metal journal barcelona 16 pic 3

unisonic - metal journal barcelona 16 pic 4

OVERKILL

 

Inmersos en las grabaciones del nuevo disco que sucederá a White Devil Armory (2014), Overkill tuvo tiempo para hacer un alto en el camino y ser el único representante del thrash metal en la jornada del sábado de Rock Fest Barcelona. Al igual que sus congéneres del otro lado del Atlántico, Kreator, los americanos son un seguro para cualquier festival que les contrate. Habían coincidido también con la banda de Mille Petrozza en Leyendas Del Rock del año pasado y en ambas ocasiones Overkill salió de día y Kreator de noche.

Cuando el sol vespertino no tenía ninguna intención de abandonar Can Zam, los de Nueva Jersey comenzaron su incursión con la intro XDM y Armorist, una de las canciones más representativas de White Devil Armory. El primer clásico no se hizo esperar; los fans pudieron corear a pleno pulmón un Rotten To The Core, todo un emblema para los thrashers de la costa este.

Con Electric Rattlesnake revalidaron la vigencia del anterior trabajo, The Electric Age, antes de sumergirse de lleno en el material de sus comienzos. Bobby ‘Blitz’ Ellsworth se mantuvo fiel a su papel de dinamizador retorciéndose literalmente ante el pie de micro y realizando sus míticas carreras de ida y vuelta hacia la parte trasera del escenario. A pesar de lo consolidada que está la formación, el único que busca llevar el timón además de Bobby es el bajista D.D. Verni, ambos socios inseparables desde hace más de 35 años.

Hello From The Gutter fue una nueva concesión a sus fans veteranos, paso previo a una labor de arqueología musical que les llevó hasta su debut con Hammerhead y Feel The Fire. Saltaron hasta el Horroscope para recrear Coma e Infectious y se metieron de lleno en la recta final con Ironbound, una prueba de que los discos que están editando estos años mantienen el nivel de los clásicos.

Los guitarristas Dave Linsk y Derek ‘The Skull’ Tailer se concentraban  en la interpretación sin buscar mayores cuotas de protagonismo dejando que Bobby campara a sus anchas. No podían despedirse sin Elimination y un rotundo Fuck You tras una hora de intenso thrash metal.

overkill - metal journal barcelona 16 pic 4

overkill - metal journal barcelona 16 pic 12

BARÓN ROJO

 

Barón Rojo se beneficiaron de actuar en la que seguramente fue la mejor posición de todo el festival; justo antes de Iron Maiden. Los miles de aficionados ya habían elegido el emplazamiento para poder presenciar a los cabezas de cartel de Rock Fest Barcelona. Por lo tanto, los madrileños salieron a tocar ante un mar de gente y a una hora más que idónea.

En el repertorio de Barón Rojo pesaron los clásicos prácticamente desde el principio con temas como El Malo o Hermano Del Rock & Roll. No venían a realizar un set exclusivo de los ochenta, como evidenciaron con Cueste Lo Que Cueste. Sorprendieron con la inclusión de toda una declaración de intenciones: Seguimos Vivos.

La voz de Carlos De Castro tuvo muchos altibajos a lo largo de la actuación y el grupo pecó de estático dejando que fuera el guitarrista Armando De Castro quien se acercara, pocas veces, al filo del escenario. La segunda parte de su concierto destacó por una buena selección de clásicos como Las Flores Del Mal, Resistiré, Los Rockeros Van Al Infierno y Cuerdas De Acero.

baron rojo - metal journal barcelona 16 pic 1

baron rojo - metal journal barcelona 16 pic 3

IRON MAIDEN

 

Desde las primeras horas de la mañana se podía atisbar que la afluencia de espectadores era considerablemente mayor que la de la jornada anterior. Las camisetas con el emblemático logo de Iron Maiden florecían de forma constante en los terrenos yermos de Parc De Can Zam y la expectación crecía a medida que los grupos iban sucediéndose en la segunda jornada de Rock Fest Barcelona.

En la actuación de Barón Rojo todo el mundo ya había tomado posiciones configurando un mar humano que se extendía hasta el fondo del recinto. Era evidente que un porcentaje más que considerable de los espectadores habían acudido a Santa Coloma De Gramenet con dos palabras en mente: Iron Maiden.

Tras el paso de los británicos por Resurrection Fest, Madrid y Sevilla se habían suscitado opiniones de diversa índole y por fin llegaba el turno para que Barcelona fuera testigo del desembarco de la gira mundial ‘The Book Of Souls’, que arrancó en Fort Lauderdale (Florida) el pasado mes de febrero.

El guión de los conciertos de Iron Maiden es inalterable. Por eso los miles de espectadores anticiparon la emoción en cuanto escucharon el Doctor Doctor de UFO con el que los ingleses ponen a rodar la maquinaria. Tras el tema grabado las pantallas del festival emitieron el vídeo de algo más de un minuto que han preparado para la gira y comenzaron a sonar las notas iniciales de If Eternity Should Fail, el primero de los seis temas de The Book Of Souls que tocarían en Barcelona.

Bruce Dickinson empezó a cantar desde la pasarela elevada hasta que una explosión con su consiguiente estallido de luz desató las hostilidades por parte de los seis componentes de la banda. Bruce no escatimó ni sus habituales saltos ni su derroche de energía. Steve Harris, por su parte, se aferraba al bajo al filo del escenario ofreciendo esas poses tan conocidas para los amantes del heavy metal. Los tres guitarristas se mostraron fieles a su forma de desenvolverse en directo. Janick Gers, en la parte derecha para los fans, totalmente por libre y corriendo como un poseso, Dave Murray, transmitiendo su habitual simpatía y ejercitando algunas posturas complicadas, y Adrian Smith más en un segundo plano y concentrado en la interpretación. Tras los parches se adivinaba la colosal figura de Nicko McBrain.

Speed Of Light fue el segundo tema en sonar en Barcelona, paso previo al primer clásico de la doncella; Children Of The Damned, recibido con una gran ovación. Es más que evidente que Iron Maiden apuesta por su nuevo disco y así lo demostró al enlazar Tears Of A Clown con la extensa The Red And The Black consiguiendo reacciones encontradas. Muchos fans han acogido The Book Of Souls con los brazos abiertos y otros o no lo han escuchado o no lo han recibido con tanto entusiasmo.

En lo que todos coincidieron fue en corear The Trooper y en ensalzar otro de los grandes hitos de la banda británica; Powerslave. Había dudas por conocer el estado de la voz de un Bruce Dickinson que el año pasado tuvo que afrontar un cáncer de lengua del que salió afortunadamente victorioso. Esas dudas se disiparon al comprobar que el cantante mantiene claramente el nivel previo a la enfermedad.

Death Or Glory y The Book Of Souls completaron el repaso a su nuevo disco, que en total se cifró en seis temas y más de 45 minutos de concierto. En The Book Of Souls Bruce luchó con un Eddie al que acabó arrancándole el corazón. Para muchos una de las mejores fases del concierto llegó con la sucesión de Hallowed Be Thy Name, Fear Of The Dark y Iron Maiden con la enorme cabeza de Eddie presidiendo el escenario. El espectáculo fue, como es habitual en el grupo, otro de los puntos fuertes del show cuajado en una gran iluminación y atrezzo.

Había llegado el momento de los bises que inauguraron The Number Of The Beast en la que contaron con un enorme diablo que divisaba a la audiencia con sus brazos cruzados. Bruce realizó un alegato contra las fronteras, la política y la religión en la presentación de Blood Brothers, otro de los momentos más emotivos del concierto. Con Wasted Years completaron su set dejando un gran sabor de boca en buena parte de la afición.

Evidentemente hubo un sector del público decepcionado especialmente por un setlist que se basó en buena medida en su última obra, The Book Of Souls. Pero es verdad que Iron Maiden ya ha realizado numerosas giras dedicadas en exclusiva a la nostalgia. En esta ocasión han apostado por un tour de presente y su decisión es más que respetable.

Como informó el propio Bruce Dickinson desde el escenario había un total de 20.000 fans en Can Zam, una cifra impresionante teniendo en cuenta los otros tres conciertos que habían dado en España esa misma semana. Iron Maiden evidenció por enésima vez que no están dispuestos a abandonar un pedestal ganado durante décadas en la cima del heavy metal.

iron maiden - metal journal barcelona 16 pic 14

iron maiden - metal journal barcelona 16 pic 11

iron maiden - metal journal barcelona 16 pic 3

iron maiden - metal journal barcelona 16 pic 21

iron maiden - metal journal barcelona 16 pic 25

iron maiden - metal journal barcelona 16 pic 28

LOUDNESS

 

Fueron la sensación de la edición anterior, lo que servía de aliciente tanto para quienes les habían visto como para quienes no. Salir después de la montaña rusa de sensaciones que había provocado el paso de Iron Maiden por Can Zam tampoco debía de ser tarea fácil. Pero para un momento tan crucial seguramente no se podía haber elegido una banda más apropiada.

Los japoneses Loudness salieron sin demasiadas ostentaciones, enchufaron los instrumentos y volcaron su clase al servicio de uno de sus mayores estandartes; Crazy Nights. A pesar de algunos problemas técnicos que perturbaron la interpretación del vocalista Minoru Niihara, los nipones prácticamente ni se inmutaron y fueron claramente a más.

Sin dejar el mítico disco Thunder In The East se volcaron en Heavy Chains, un verdadero patrimonio universal del heavy metal. Tan solo habían tocado dos temas y ya había emergido la colosal figura de un Akira Takasaki cuya guitarra sonaba de forma monumental dominando todo el terreno con su clase, técnica y potencia sin límites.

Loudness no ancla sus actuaciones exclusivamente en el pasado y valora también el material más reciente, como el de su último disco, The Sun Will Rise Again, del que interpretaron el corte homónimo, Got To Be Strong y en la parte final del set, Mortality. Todo ello diseminado con clásicos como el Let It Go, del Lightning Strikes, o la canción que daba título a su tercer disco, The Law Of Devil’s Land. El bajista Masayoshi Yamashita completaba la terna de componentes veteranos, a los que se une el batería Masayuki Suzuki.

En Barcelona también sonó The Power Of Truth, de su álbum de 2011, Eve To Dawn. En clara línea ascendente llegaron a una recta final coronada por Crazy Doctor y culminada con S.D.I. Al igual que en 2015, Loudness volvió a rubricar por qué Japón puede arrogarse el contar con uno de los mayores emblemas del heavy metal. Entre los testigos de su gran actuación había varios compatriotas que no quisieron perderse la actuación de sus ídolos a miles de kilómetros de casa.

loudness - metal journal barcelona 16 pic 1

loudness - metal journal barcelona 16 pic 3

RATA BLANCA

 

Pasada la medianoche del sábado y después del carrusel de emociones que había originado Iron Maiden, además de la rúbrica de los japoneses Loudness, llegaba otro momento esperado para los seguidores del hard rock. Si el año pasado Rock Fest Barcelona fletó a los añorados Ángeles Del Infierno desde el otro lado del Atlántico, en esta ocasión habían hecho lo propio con los argentinos Rata Blanca, sin duda uno de los nombres más importantes del rock latinoamericano.

Hacía mucho tiempo desde que no actuaban por estos lares, por lo que había una gran expectación por presenciar su directo. Además, Rata Blanca venía con el aval de un nuevo disco de estudio bajo el brazo, Tormenta Eléctrica, editado el año pasado.

Con un escenario austero pero bien armado con una pared de amplificadores, los argentinos salieron a escena para interpretar precisamente el corte homónimo de su último disco. Enlazaron con Los Chicos Quieren Rock, una canción con título clásico pero también perteneciente a Tormenta Eléctrica.

Rata Blanca habían salido con ímpetu y sin especular ni un minuto, sabían que disponían de una hora para reencontrarse con su afición y no podían perder la oportunidad. Con Sólo Para Amarte dieron un salto en el tiempo hasta su debut homónimo de 1988.

La figura imponente del guitarrista Walter Giardino se erigía en un lateral del escenario mientras el vocalista Adrián Barilari comandaba la actuación con su habitual desparpajo. Musicalmente ofrecieron un gran nivel conjugando su hard rock de libro con esa influencia neoclásica que siempre les ha emparentado con los Rainbow de Ritchie Blackmore.

El Círculo De Fuego de El Reino Olvidado y Volviendo A Casa de El Camino Del Fuego sirvieron para mostrar la esencia de los Rata Blanca de la primera década de este siglo. Volvieron a sus albores con El Beso De La Bruja y recuperaron su nuevo disco con Rock And Roll Hotel.

Walter derrochaba su maestría en el manejo de las seis cuerdas elaborando solos y marcando la pauta del sonido de la banda. En apenas dos horas los espectadores habían visto a dos guitarristas estelares, Takasaki y Giardino, de estilos completamente distintos, y de confines del mundo tan alejados como Japón y Argentina.

Tras Aún Estás En Mis Sueños llegó la hora del cierre anhelado por todo seguidor de Rata Blanca: Guerrero Del Arco Iris, la emotiva Mujer Amante y La Leyenda Del Hada Y El Mago. La hora se había pasado en un abrir y cerrar de ojos, todo un reflejo del buen hacer de los argentinos. Su actuación en Barcelona ojalá allane el camino para que los renacidos Rainbow de Ritchie Blackmore pisen el mismo escenario en la edición del año que viene.

rata blanca - metal journal barcelona 16 pic 3

rata blanca - metal journal barcelona 16 pic 11

DORO

 

Doro al igual que bandas como Saxon o Kreator, habituales de giras y festivales, nunca llega a saturar. Aunque los fans sepan a la perfección cuáles son los patrones de sus actuaciones, la capacidad de entrega y sacrificio y la honestidad sin límites de la rubia vocalista alemana siempre superan las expectativas de su nutrida legión de seguidores.

Apenas tres semanas después de la edición del DVD Strong And Proud – 30 Years Of Rock And Metal, la cantante de Düsseldorf sigue conmemorando su trigésimo aniversario en el mundo de la música en esta gira de festivales.

A pesar de la hora, la 1:20 de la mañana, Doro Pesch derrochó energía en un comienzo explosivo en el que llegaron a enlazar hasta cuatro clásicos de Warlock: Earthshaker Rock, I Rule The Ruins, Burning The Witches y Fight For Rock. Un póquer que pesó sobre la mesa y que consiguió ganarse a la audiencia desde las primeras estribaciones del concierto.

Pero Doro no estaba sola, se apoya en una banda enérgica y lo suficientemente estable como para conocerse a la perfección. A su vera siempre se sitúa el bajista Nick Douglas, el miembro más veterano del conjunto de Doro, quien no se ha separado de ella desde 1990. Hacen headbanging juntos y llevan buena parte del peso del show, perfectamente respaldados por los guitarristas Bas Maas y Luca Princiotta. La banda la completa otro de los componentes clásicos; el batería Johnny Dee.

Raise Your Fist In The Air fue el primer tema de Doro que sonó en Barcelona, todo un himno perteneciente al que todavía es su último disco de estudio. Warlock volvió a ser el epicentro de la actuación con Metal Racer y la sempiterna balada Für Immer. La cantante alemana presentó la canción dedicada a Wacken pero extensible a todos los festivales; Wacken Hymne (We Are The Metalheads).

Llegaba la recta final con la fuerza de Revenge y la comunión de All We Are que Doro dedicó a los ídolos fallecidos, como Ronnie James Dio y Lemmy Kilmister. Barcelona a coro cantó su tema más emblemático.

Cuando parecía que el show había llegado a su fin, volvieron a escena para interpretar Burn It Up. Sin duda fue una de las actuaciones más intensas de la jornada con una Doro que nuevamente se exprimió al máximo para contentar a su legión de fans.

doro - metal journal barcelona 16 pic 5

doro - metal journal barcelona 16 pic 3

'); var MainContentW = 1000; var LeftBannerW = 120; var RightBannerW = 120; var LeftAdjust = 10; var RightAdjust = 10; var TopAdjust = 80; ShowAdDiv(); window.onresize=ShowAdDiv; }